Domicilio fiscal y social: la principal amenaza para las sociedades de capital

Hoy nos vamos a centrar en los términos domicilio fiscal y domicilio Social. A pesar de estar formados por la misma palabra, ambos disponen de una serie de diferencias. Así pues hoy vamos a ver las características de cada uno.

Es obligatorio informar a la Agencia Tributaria para solicitar el Número de Identificación Fiscal

Como ya sabemos, existen dos tipos de domicilio: el domicilio social y el fiscal. A pesar de tener la misma palabra no disponen del mismo significado, su principal diferencia es que viene siendo algo que afecta a las sociedades de capital y que en la mayoría de los casos no cuenta con toda la información necesaria.

En el momento en que se crea una sociedad mercantil es muy importante e imprescindible disponer de un domicilio social, el cual debe figurar en la escritura otorgada firmada por un notario. Así pues, en el momento en que ya disponemos de esta inscrita en el Registro Mercantil el domicilio social ya será público, por tanto cualquier usuario que este interesado en ella ya puede localizar a la compañía.

El domicilio social no es aleatorio, con lo cual es necesario que haya una  relación entre el domicilio social y el incremento de la actividad empresarial. En los centros de administración es donde se almacenan toda documentación de la empresa, por este motivo lo más lógico es destinarlo como el lugar donde realizar todas las reuniones de la compañía.

Si se nos diera el caso de que el domicilio social publicado a través del Registro Mercantil no estuviera a favor de esta idea, deberíamos destinar al domicilio fiscal como tal. Uno de los aspectos más importantes viene siendo el domicilio social, ya que es el encargado de destinar el Registro Mercantil en el cual se inscribir la sociedad, así como la Delegación Tributaria, las normativas local o autonómicas y  los Juzgados competentes para asuntos legales.

Por otra parte la función del domicilio fiscal es la de determinar la adscripción a una oficina tributaria o a otra. Es el lugar en donde se deben realizar todas los procesos de notificaciones. Si nos encontráramos en la situación de que un organismo manda una denuncia  al domicilio fiscal, el contribuyente será notificado en el momento antes de no recogerlo. Este proceso únicamente podría variar si hubiese un error en la dirección imputable a la administración, ya que en este caso no aparecería en escritura pública.

Así pues, los dos domicilios tienen la obligación de ponerse en contacto con la Agencia Tributaria para solicitar el Número de Identificación Fiscal. También existe la opción de modificar el domicilio fiscal si se desea, a través del modelo censal 036o a través de un cambio de datos a la Seguridad Social.

Foto: Portal del Sures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...