Volvemos a la casilla de salida

Distintas gestoras de fondos inmobiliarios vuelven a invertir en viviendas y propiedades inmobiliarias en España e Italia.

Se vende

El estallido de las conocidas como hipotecas «subprime» en los Estados Unidos fue el pistoletazo de salida para una de las crisis inmobiliarias más prolongadas de la historia reciente. Inmediatamente, entre los años 2008 y 2009, el mercado inmobiliario internacional pasó de récords de ventas y precios a desplomarse por completo. Una situación mucho más acusada en países como España, Italia u Holanda (este último estado trató de ocultar su problema hasta bien entrado el año 2013). Si tomamos por tanto como fecha simbólica del inicio de la crisis el comienzo del vía crucis inmobiliario, aceptamos tácitamente que la mejora de este sector anticipará una futura recuperación económica global.

La mejora de la credibilidad exterior de España, avalada por la caída y estabilización de la prima de riesgo y por los datos positivos de las exportaciones, ha motivado que distintos grupos inversores vuelvan a interesarse por el mercado inmobiliario español. Evidentemente, el notable descenso de los precios de la vivienda es otro factor que juega en favor de la llegada de capitales extranjeros. El propio Gobierno de España demostró ser consciente de esta situación cuando ofreció beneficios fiscales a los extranjeros que adquiriesen una vivienda. En este sentido, Axa Real Estate Investment Managers (gestor de fondos inmobiliarios) ha adquirido distintos inmuebles propiedad de la Generalitat de Cataluña por valor de 172 millones de euros. Desde la propia gestora se ha reconocido que la compra se había consumado por la mejora de distintos parámetros económicos españoles claves.

Dichas adquisiciones se enmarcan en un programa más amplio que incluye otros inmuebles en Roma o Milán, patrón seguido por otras entidades financieras. Allianz, el gigante asegurador alemán, también se ha interesado por distintas propiedades en España, reconociendo que hace solamente un año ni siquiera se habrían planteado la idea. Por otro lado, la polémica medida de concentrar la mayor parte de activos tóxicos de la banca en el Sareb parece cada día más acertada. Los bajos precios de los numerosos inmuebles disponibles en el banco malo constituyen una atractiva oportunidad de negocio para los inversores.

Fuente: elEconomista.es

Foto / Daquella Manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...