¿Qué características hacen que una vivienda no sea vendible?

Repasamos algunos de los factores que llevan a que las casas y viviendas sean difíciles de vender.

casa vieja

El mercado inmobiliario es una constante batalla encarnizada para conseguir vender la mayor cantidad de propiedades. No siempre es fácil conseguirlo, sobre todo porque hay una importante cantidad de factores adversos que pueden jugar en nuestra cuenta. Desde Business Insider nos hemos encontrado con una serie de recomendaciones que profundizan en aquellos factores más negativos que derivan en que las casas se puedan convertir en valores complicados de comercializar. ¿Qué es lo que resta puntos a la hora de vender una propiedad?

Como primer factor en contra se menciona que la vivienda esté en una localización poco deseable. Y esto es fácil de deducir a qué se refiere, dado que nos imaginamos una casa que esté pegada a un aeropuerto, lo que significa un ruido constante de despegues y aterrizajes. Otro lugar que resulta poco atractivo para la venta de propiedades es que estas se encuentren cerca de fraternidades (un problema principal de Estados Unidos), así como de otros lugares que suelan implicar mucho ruido, como discotecas o clubs de moda. ¿Cómo poder solucionar el problema de la localización? Los expertos lo único que recomiendan es bajar el precio.

Otro problema común son los precios demasiado altos que habitualmente se ponen a las viviendas y que después se decide rebajar cuando comienzan las negociaciones. Pero se recomienda no partir de esta idea, dado que lo que provoca es que haya menos interesados y menos negociaciones posteriores.

Los malos olores que hay en algunas casas cuando se están enseñando tampoco son buenos. Muchos agentes dicen que a los clientes se les cambia la cara en el momento en el que huelen y ven que el ambiente es demasiado pesado. Los principales olores que molestan son el del tabaco y el de la antigua presencia de gatos en la vivienda. Esto echa hacia atrás tanto a los clientes como que en la casa no haya demasiada luz natural. Abrir las ventanas y que los rayos del sol entren con fuerza lleva a que los clientes sientan la energía que desprende esa instancia. Pero si ocurre lo contrario también se reducirán las ganas por adquirir esa casa, porque como dicen algunos especialistas, no hay nadie que quiera vivir dentro de una cueva.

Los motivos para que una casa tenga problemas de venta siguen con algunas obviedades, como que alguien haya fallecido en la vivienda o que la vivienda tenga mucho espacio, pero se encuentre tan mal distribuido que sea imposible disfrutar de sus estancias (muchos pasillos, formas extrañas, pilares, columnas, etc). Lo mismo se puede decir de que la casa tenga problemas sanitarios, como la presencia de moho en las paredes o que no se hayan realizado reparaciones y haya partes de la vivienda que estén en tan mal estado que puedan derruirse en cualquier momento.

Para terminar hay tres aspectos más a destacar. El primero: que la decoración y el estilo de la casa esté desfasado y sea poco atractivo. Segundo: que la vivienda no haya sido preparada o puesta “bonita” para su venta. Y en último lugar, que los propios agentes encargados de la venta no se esfuercen ni ayuden al posible comprador a sentirse a gusto en el lugar.

Vía: Business Insider

Foto: LLBartlett

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...