Los contratos de renta antigua desaparecerán a final de año

Los contratos firmados antes de 1985 pasarán a pagar los mismos alquileres que el resto tras casi treinta años de discriminación legal y agravio comparativo.

renta antigua

A la conclusión de 2014, los contratos de renta antigua serán historia en España. Dentro de esta categoría se engloban todos aquellos contratos firmados antes de 1985 y se caracterizan por su larga duración (algunos superan incluso los cien años) y los bajos alquileres que establecen. Precisamente por ello, la renovada Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) pone coto a estos privilegios y obliga a los arrendatarios a firmar nuevos contratos acordes con la realidad actual, lo que provocará un notable encarecimiento de los pagos.

Ciertamente, la cuantía de los alquileres de muchos de los locales afectados resulta risible en la actualidad, encontrando por ejemplo bares que pagan menos de cincuenta euros de alquiler al mes. En algunos casos, estos pagos apenas permiten compensar el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBE), lo que supone una situación claramente desfavorable para los propietarios. Sea como sea, en España existen más de 200.000 negocios que se benefician de estos contratos. En el sector de la hostelería, el 19,5% de los establecimientos cuentan con este tipo de contrato.

Ante esta situación, muchos se preguntan cómo es posible que todos los gobiernos y todas las normativas aprobadas en las últimas décadas hayan hecho la vista gorda con estos arrendamientos. Su motivación inicial era proteger a los arrendatarios en un contexto de grandes dificultades económicas y en el que las autoridades querían facilitar la actividad económica. Con el paso del tiempo, la brecha entre estos alquileres y el resto se ha ido agrandando hasta límites grotescos, generando un agravio legal criticado por la competencia.

En cualquier caso, los negocios afectados pueden tener bastantes problemas a la hora de rentabilizar su actividad. Tradicionalmente, estos locales antiguos acogen establecimientos igualmente longevos, en los que se ofrecen productos y servicios bastante específicos. Se trata por lo general de comercios con escaso volumen de negocio a los que probablemente no les salga a cuenta pagar los alquileres que actualmente marca el mercado. Es bastante plausible por tanto que muchos de estos locales cesen su actividad o cambien notablemente su orientación comercial.

Vía: elEconomista

Foto: Emily May

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...