La vivienda como activo refugio: pros y contras

La inversión inmobiliaria se perfila como una alternativa interesante a productos como la renta fija o la variable. Dispone de un recorrido potencial del 15% hasta 2021.

Family room with wood and stone fireplace

El ‘boom’ inmobiliario español ha quedado para los anales como uno de los episodios más irresponsables que ha padecido nuestro país en su historia de reciente. De manera premeditada y, aparentemente, irracional, bancos, promotores e inversores llevaron al mercado inmobiliario a una espiral alcista que acabó saltando por los aires. Los precios de la vivienda se desplomaron y el sector se convirtió en el más afectado por la crisis económica. Ahora, la inversión empieza a regresar a los activos inmobiliarios al considerarlos una suerte de refugio por encontrarse en una fase de clara recuperación. Veamos qué hay de acertado y de equivocado en ello.

¿Qué recorrido tiene la inversión inmobiliaria?

Si efectuamos una proyección de cinco años, el precio medio de la vivienda presenta un potencial de crecimiento en torno al 15%, de acuerdo con la opinión del consenso del mercado. Tal sería el pronóstico con el que trabajan la mayoría de inversores, que contemplan que, tras una primera fase en la que los precios han repuntado en las grandes urbes, ahora vaya extendiéndose la recuperación a todo el sector. BBVA Research perfila un poco más sus previsiones y asegura que el precio crecerá un 2,8% este año y un 3,3% el próximo.

De confirmarse estos augurios, el mercado inmobiliario no regresaría a los niveles previos al crac de 2008 pero sí que experimentaría un crecimiento sostenido y de gran intensidad. Conviene tener presente que los ciclos económicos en este sector son algo diferentes del resto de la economía, ya que los inversores acostumbran a trabajar con intervalos de dos años. Este es el tiempo que puede transcurrir entre la presentación de las nuevas promociones y la finalización de las obras, motivo por el cual los efectos de la recuperación empezaron a notarse con posterioridad a otros sectores.

¿Qué factores externos juegan a favor de la inversión inmobiliaria?

Al igual que sucede con cualquier otro valor considerado seguro, quienes invierten en viviendas lo hacen para obtener rentabilidades superiores a otros productos de inversión clásicos. Con la renta fija por los suelos, los depósitos bancarios bordeando el 0% y la renta variable con un recorrido difícil de precisar, la vivienda recobra protagonismo. A todo lo anterior hay que sumar un contexto de fuerte crecimiento del PIB en el caso español, lo que es sintomático de una mejora de la economía en general.

¿Cuáles son los principales riesgos que entraña la inversión inmobiliaria?

Por desgracia, los riesgos de abusar de la especulación en el mercado inmobiliario son de sobra conocidos en nuestro país. Lo más crítico que podría suceder sería una nueva burbuja que inflara los precios artificialmente y que volviera a llevarse por detrás a numerosas empresas y negocios indirectamente relacionados con la actividad inmobiliaria. Por el momento, se trata de una eventualidad totalmente descartada, en tanto el mercado no presenta indicios de sobrecalentamiento.

Otra posibilidad, mucho más difícil de anticipar, son los cambios normativos que afecten de algún modo a la rentabilidad de las inversiones. En este sentido, uno de los ejemplos más destacados que suelen utilizarse es el endurecimiento de las condiciones para alquilar un piso turístico en Barcelona. Con todo, este no se trataría de un asunto que afecte de manera directa a la inversión sino solo a aquellos que hubieran adquirido un inmueble con dicha finalidad. Sea como sea, es un riesgo que conviene tener presente en un entorno de cierta incertidumbre legislativa.

¿En qué zonas resulta más interesante invertir?

Como avanzábamos al comienzo, las grandes ciudades, y particularmente el centro de estas, son las zonas en las que más rápidamente se están revalorizando los inmuebles. Madrid y Barcelona son los epicentros más relevantes pero el litoral mediterráneo (incluyendo Baleares) y la Costa del Sol también están subiendo de manera consistente. Tal vez resulte más interesante optar por alguna zona intermedia y que todavía se haya encarecido en exceso.

¿Qué modalidades de inversión inmobiliaria alternativa se están desarrollando?

La compra de viviendas para su posterior explotación o venta en condiciones más ventajosas se está abriendo a nuevos actores al margen de los grandes fondos. Los inversores particulares se sirven de instrumentos similares al ‘crowdfunding’, con el que cofinancian inversiones inmobiliarias. Es un sistema novedoso en nuestro país pero que goza de gran predicamento en Europa, con la posibilidad de que los particulares inviertan cantidades desde los 50 hasta los 10.000 euros.

Vía: elEconomista.

Foto: © lmphot

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...