El mercado inmobiliario se recupera sin burbuja a la vista

El sector de la construcción aporta hoy a la economía española menos de la mitad que hace diez años, al tiempo que también crece a un ritmo mucho menor.

ladrillo

Los ecos de la burbuja inmobiliaria seguirán oyéndose durante bastantes años. O, al menos, así debería suceder para recordarnos a todos que los excesos se pagan (vaya si se pagan). No obstante, para cualquiera que siga con cierto interés la evolución del mercado inmobiliario español es evidente que el sector ha recuperado buena parte del terreno perdido. Por consiguiente, resulta perfectamente lícito plantearse la duda de si estamos incubando una nueva burbuja o si esta vez el crecimiento puede calificarse de sostenible.

El primer dato que conviene destacar es que la economía española no es hoy tan dependiente del ‘ladrillo’ como lo era, por ejemplo, en 2006. En aquel año, el sector de la construcción generó el 10,4% del PIB español. En 2015, la aportación se ha reducido hasta el 5,1%, cifra que se espera que no haya variado demasiado en 2016 (ejercicio del que no se disponen todavía de datos definitivos). Conviene tener presente que fue precisamente esta gran dependencia la que motivó que los problemas del sector afectaran en tan gran medida al país.

Otra tendencia que nos sitúa frente a una realidad distinta es el propio ritmo de avance de los precios. Entre 1998 y 2007, no era difícil encontrarnos con incrementos de dos dígitos en el precio de la vivienda, así lo mostraba el Índice General de Precios de la Vivienda (IPV). De acuerdo con este mismo indicador, en 2016 el IPV se situaba en el 4,5%, esto es, menos de la mitad de las cifras registradas durante el ‘boom’ de comienzos de siglo.

Por supuesto, no queremos decir con esto que esté descartada por completo una nueva burbuja. Sencillamente, constatamos que el mercado todavía no está maduro y que por lo tanto podría seguir creciendo en los próximos años sin que ello suponga una sobrevaloración de los activos inmobiliarios. En este sentido, aportaremos por último los datos referentes a la firma de hipotecas. En 2007 se rebasaron los 1,3 millones de nuevas hipotecas mientras que en 2016 se firmaron menos de 0,3 millones. Hay margen.

Vía: ElBlogSalmón.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...