Comprar un piso

En este pequeño artículo te ofrecemos los distintos pasos que hay que seguir para comprar un piso: lo primero es encontrar un piso o casa que te guste, elegir la hipoteca que vamos a contratar, tasar el piso, negociar las condiciones, pedir la provisión de gastos, elegir la mejor oferta, pedir copia del contrato hipotecario, firmar en la notaría y echarte una siestecita en tu piso nuevo.

No cabe duda de que antes de comprar un piso, es importante que encontremos un piso, una casa o un chalet que nos guste. En este sentido os recomiendo patear calles en busca de zonas y pisos con carteles de “Se Vende”. Otra opción consiste en preguntar en inmobiliarias, en este caso te enseñarán diferentes pisos para compra sin compromiso. Aunque también te digo que no dejan de ser comerciales y que debes ir con las ideas claras. ¿Has encontrado ya tu piso ideal?

Si la respuesta es positiva debes formalizar el contrato de arras, en este contrato tanto vendedor como comprador se obligan a realizar la transacción de compraventa, para ello se fija la entrega inicial (en concepto de reserva), el precio final y el plazo de validez de dicho contrato.

Euribor

Euribor

Lo siguiente es ver qué tipo de hipoteca te interesa contratar. A veces, los compradores de un piso se precipitan a la hora de buscar hipoteca, tened en cuenta que no toda la oferta es variable. Se puede elegir una hipoteca a tipo fijo, a tipo variable, divisas… Lo mejor es que tengas claro cual es la mejor opción para ti. Eso sí, antes de ir a negociar con distintos bancos, tasa el valor del piso por tu cuenta, asegurándote que los bancos con los que vayas a negociar la nueva hipoteca asuman a dicha empresa tasadora. Con la tasación en la mano, se puede negociar con mejores probabilidades.

Lo mejor es pedir una oferta inicial a diferentes entidades bancarias, con el resto debes negociar las condiciones que se adapten a tus necesidades. Un error común consiste en tener en cuenta exclusivamente el diferencial cuando se va a variable, ten en cuenta que las comisiones son importantes. También debes tener mucho cuidado con las vinculaciones, por ejemplo, muchas hipotecas llevan asociadas un seguro de vida. Echa cuentas porque igual te sale más caro que otra que a priori es peor pero que no te obliga a vincularte con el banco de ninguna manera.



Que no se te olvide pedir la provisión de gastos. En la misma se debe incorporar el impuesto de transmisiones, los gastos de notaría y gestoría, el impuesto de actos jurídicos documentados y algún documento más. Pide que sea lo más ajustada posible ya que las entidades financieras (ya sea caja o banco) pagan en tu nombre los impuesto0s en función del riesgo que ellas asumen contigo. Hay entidades que trabajan a un 140% y otras hasta un 200%. La provisión de gastos puede ser muy diferente en un banco y otro.

Una vez que tengas en cuenta estos elementos, es el momento de elegir la mejor oferta. Todos los trámites los hace el gestor de la entidad, que se encargará de ponerse en contacto con la notaría, la gestoría y quien haga falta. Que no se te olvide pedir copia del contrato hipotecario. Revísalo junto al gestor y pregunta todas las dudas que se te vengan a la mente al leerlo detenidamente. Este documento te ligará durante muchos años.

Comprar un piso

Comprar un piso

Lo siguiente es ir a la notaría a firmar, el notario lee las escrituras, tanto la de compraventa como la del contrato hipotecario. La de compra venta es estándar, luego no puedes afectarla, la del hipotecario ha de ser igual a la que leíste con tu gestor, lleva una copia a la notaría y puntea lo que lea el notario, verifica que no haya ninguna cláusula diferente a las que has leído en el banco.

En pocos días tendrás la copia simple de la escritura de tu piso recién comprado. Y es que, comprar un piso no es tan complicado. ¿O sí?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...