X

Netflix necesitará anuncios si quiere continuar creciendo

El estreno de nuevas plataformas de vídeo en streaming, como Disney+, hará que Netflix tenga que replantearse muchas cosas. Aunque en el pasado han repetido por activa y por pasiva que no tienen ninguna intención de introducir anuncios en su servicio como forma de habilitar una versión gratuita del mismo, es posible que tengan que replantearse su decisión original para tratar de mantener el proceso de crecimiento. O al menos es lo que opinan distintos analistas que no ven otra opción para que Netflix mantenga su liderazgo en un mercado que pronto estará colapsado y acercándose a la situación de burbuja más peligrosa.

');

Las cifras del año 2018 fueron muy positivas para Netflix, que cerró el ejercicio con un aumento del 26% en cuanto a cantidad de suscriptores. El problema es que se avecinan tiempos revueltos debido a los nuevos rivales. Son muchas las personas que ya han amenazado con cambiar de Netflix a Disney+ salvo si la plataforma de la que hoy hablamos no mejora sus contenidos y su propuesta. No se puede decir que Netflix no esté esforzándose para mejorar, pero también es verdad que su contenido resulta demasiado irregular, y que si bien cuenta con algunos estrenos imprescindibles, hay muchas producciones que resultan totalmente olvidables.

En contraposición a esto, el servicio de Disney debutará con las películas clásicas de la compañía, sus series, Star Wars, Marvel, Los Simpson y muchos otros contenidos que son imprescindibles. Por ello Netflix tiene que aceptar que quizá, solo quizá, haya llegado el momento del cambio.

Saber ajustarse a una nueva situación es lo que hace que una especie evolucione y que un individuo pueda sobrevivir. La vida está llena de imprevistos y para Netflix no se puede decir que la crisis que podría avecinarse es algo inesperado, dado que hasta las previsiones más optimistas dentro de la compañía contemplan el problema que puede suponer la llegada de nuevos rivales de peso.

La solución que se plantea de forma generalizada es la utilización de anuncios. Si Netflix decide dar su brazo a torcer podría estrenar una versión Lite de su servicio que tuviera anuncios, pero que permitiera a los usuarios disfrutar de la plataforma y los contenidos de manera gratuita. Esta sería una jugada que ayudaría mucho a que Netflix siguiera manteniéndose como líder. Por un lado, ganaría muchos más suscriptores, por mucho que estos no llegasen a pagar directamente por el servicio. Por otro lado, se estaría asegurando de que sus contenidos alcanzan unos niveles de reproducción más elevados. Y eso es lo que al fin y al cabo les interesa a los creadores de contenido que trabajan para ellos y también a la propia Netflix, dado que más visualizaciones significará más exposición y más exposición implicará que habrá más posibilidades de ganar suscriptores de pago.

La fórmula de combinar una suscripción de pago con un servicio gratuito con anuncios les ha ido muy bien a todo tipo de plataformas que trabajan con streaming. Ahí tenemos a Spotify, que lidera en el mercado de la música metiéndose en el bolsillo con su cuenta gratuita a personas que no pagarían nunca por lo que ofrecen porque invertir en este tipo de soporte no se encuentra, ahora o nunca, entre sus inquietudes. ¿Habría suscriptores de Netflix que dejarían de pagar la cuota para saltar a la versión gratuita con anuncios? Sin ninguna duda, los habría. Pero si hablamos en cifras generalizadas, la caída de suscriptores terminaría por no notarse. Además, lo que estaría logrando al mismo tiempo es un aumento de usuarios realmente positivo con el cual la compañía llegaría más lejos y asentaría con más fuerza la posición de liderazgo.

Otra de las opciones que se podrían valorar es que Netflix lanzase una versión más económica, con un precio simbólico, que incluyera los anuncios. Esto le permitiría a la empresa seguir recaudando por cada uno de sus suscriptores por mucho que lo hiciera en menor medida. Y como extra, por supuesto, tendría todos los ingresos que se consiguen por medio de la visualización de los anuncios. Pero quizá esta opción generase polémica y debate, sobre todo a la vista de los constantes bailes de precio a los que nos tiene acostumbrados Netflix. Es posible que dentro de unos años esa cuenta económica con anuncios terminara costando lo mismo que ahora cuesta la normal sin publicidad.

De una u otra manera vemos muy claro que en Netflix necesitan expandir sus vías de actuación porque están acercándose a un camino sin salida en el cual van a tener problemas. Necesitan hacer cambios urgentes de forma que establezcan un nuevo status quo más sólido y protegido ante la llegada de esos rivales que amenazan con quitarles usuarios en los próximos meses. El año 2020 será crucial para saber si Netflix tomará las decisiones adecuadas para mantener el liderazgo.

Foto: mohamed_hassanafra32

Categorías: Marketing