Los cines Regal prueban una nueva idea con tarifa plana

La cadena de cines Regal introduce un modelo de suscripción para los más cinéfilos que quieran ir a las salas cuando quieran.

tarifa plana cine

No son los primeros que prueban suerte con esta filosofía y no hay duda de que no serán los últimos. Pero todo es viable en el mercado del cine, donde cada vez se tiende más a buscar la supervivencia que intentar hacer caja con fortunas millonarias. Ahora Regal Cinemas se une a la filosofía de la tarifa plana con la introducción en el mercado norteamericano de Regal Unlimited, una suscripción que permite a los clientes ver todas las películas que quieran sin letra pequeña de por medio.

Cuando decimos que no hay letra pequeña nos referimos a que no hay fechas bloqueadas en las que los espectadores no puedan beneficiarse de la tarifa plana o que tampoco hay reglas como las que en otros servicios impiden ver ciertos estrenos en su llegada a los cines.

Eso sí, la suscripción que proporciona Regal Cinemas no es mensual como en otros casos, sino que se ofrece en un servicio de facturación anual. Eso significa que los espectadores van a tener que hacer un desembolso serio y que para la cadena de cines significará un buen ingreso inmediato.

Con el pago del precio de la suscripción tendremos beneficios variados, como la oportunidad de reservar asiento con mayor antelación de lo habitual o disponer de un 10% de descuento en las compras que hagamos en el bar. Aunque no es nada que vaya a hacer que se vendan más suscripciones, desde Regal también han querido definir que los suscriptores tengan palomitas grandes y un refresco de forma gratuita siempre que asistan al cine en el día de su cumpleaños.

cines

¿Pero cuánto hay que pagar? Hay tres posibles suscripciones dependiendo de si nos interesa acceder a una cobertura de cines superior o inferior. El coste más económico es de 18 dólares, siguiéndole una tarifa media de 21 dólares y terminando con la más cara que tiene un precio de 23,50 dólares al mes. Los precios se tienen que multiplicar por los doce meses cuando vamos a hacer la contratación. Por la tarifa más económica podemos ver todas las películas que queramos en 200 cines en formato estándar (no incluyéndose las 3D). La tarifa media aumenta la cifra a 400 cines, mientras que la última de ellas da acceso a todos los cines de Regal en Estados Unidos, una cantidad superior a los 550. No nos queda claro si las emisiones 3D están incluidas con la tarifa más cara, pero sería una idea lógica.

Si alguna vez queremos ver películas en un cine que no entre en la cobertura de nuestra cuenta, lo que habrá que hacer será pagar entre 1.50 y 3 dólares por entrada. Esto mismo se aplica a las emisiones que se queden por encima de nuestro tipo de cuenta, como las 3D o el cine IMAX y el más moderno 4DX que cada vez se encuentra más extendido en el mundo entero.

Hay varios motivos por los que Regal Cinemas ha planteado esta nueva estrategia para conseguir fidelizar clientes. Uno de ellos se encuentra en el vacío que ha dejado la desaparición de la tarifa plana de MoviePass, la cual llegó a su final en 2018 después de varios años sufriendo todo tipo de problemas. En ese momento lo que ofrecía MoviePass era una tarifa plana por 10 dólares mensuales que funcionaba en todo tipo de cines, pero que tenía una larga lista de factores planteados a modo de letra pequeña que impedían disfrutar de la gran pantalla sin límites. Por su lado, otra de las propuestas recientes en el circuito cinematográfico la ha puesto en marcha recientemente AMC, y esto ha llevado a que Regal quiera reaccionar con rapidez. Lo que ha hecho AMC ha sido estrenar un servicio por el cual proporciona tres entradas semanales a cada suscriptor por un coste mensual de 20 dólares.

En todos los casos estas estrategias de marketing tienen el mismo tipo de objetivo: llegar a un público que está interesado en asistir al cine repetidamente, pero que no suele pasar de un gasto medio por el cual solo llega a ver una o dos películas. Para esas personas que de verdad tengan intención de ir al cine a menudo este tipo de ideas funcionan y resultan muy interesantes, pero en el resto de los casos no siempre es la mejor recomendación. Por eso la cantidad de suscripciones no suele ser aplastante. En cierto modo algo positivo, dado que de otra manera se podría producir una masificación generalizada que no beneficiaría a los cines.

Como oportunidad para salvar los cines es una idea que no está funcionando mal. Parte de las suscripciones terminan por no aprovecharse debido a que son personas que en realidad no tienen tanto tiempo como querrían para ir al cine. Eso le aporta una ventaja a los cines, en especial si como Regal cobran la suscripción de manera anual. Otras veces la afluencia al cine con estas tarifas planes permite obtener ingresos indirectos de la venta de palomitas y refrescos, por lo que se sigue ganando dinero incluso si las entradas se entregan “gratis”.

Foto: funnytoolsigorovsyannykov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...