Consejos para conseguir que nuestra idea termine siendo viral

Alcanzar la viralidad no es sencillo, pero hay muchos métodos por los que podemos llegar a conseguirlo.

Obtener viralidad

La palabra viral se ha vuelto una constante en nuestras vidas. Cada dos segundos algo o alguien se ha hecho viral y es conocido en prácticamente todo el mundo. Cuando hablamos de algo viral nos estamos refiriendo a la difusión masiva de un producto, servicio, idea, persona, cualquier cosa. Es decir, se crea algo y esto fascina tanto que en poco tiempo es replicado por personas del mundo entero. Aunque pienses que esto del viral se hace por arte de magia, en realidad no es así. Aunque en muchas ocasiones todo se trata de un golpe de suerte, viendo cómo un producto triunfa de forma inesperada, lo habitual es que se utilicen técnicas de viralidad para lograr el objetivo establecido en un primer momento, que no es otro que darse a conocer en todos los rincones del mundo y atraer a millones de usuarios.

¿Por qué piensas que Facebook o YouTube son un referente hoy en día?, ¿en qué momento Dropbox, Skype o LinkedIn se han vuelto tan populares? Todas estas plataformas son virales y su posición actual en el mercado la han conseguido gracias a la utilización de esos métodos de viralidad. ¿En qué consiste cada uno de ellos? Aunque pensamos que existen muchas más técnicas que podemos utilizar, hemos agrupado en este artículo las ocho que creemos que son las más usadas y las que dan mejores resultados.

Una viralidad colaborativa

Este tipo de técnica se centra en la colaboración entre personas. Es decir, alguien obtiene un beneficio por hacer uso de un producto, pero puede llegar a obtener un valor añadido si otras personas colaboran con ella y también utilizan ese producto. Para conseguir tu objetivo invita a otros usuarios a probarlo. Sin ir más lejos un buen ejemplo de ello es Dropbox, que permite compartir archivos con otros usuarios y obtener un mayor espacio de almacenamiento.

Incrustando viralidad

La viralidad incrustada se refiere a poder colocar cualquier contenido dentro de una web mediante un código embed añadiendo un enlace a la página web original. Así, nos aseguraremos que millones de usuarios verán nuestro producto o servicio y se interesarán por él más allá del contacto inicial que hayan tenido. Las mayores plataformas que han hecho uso de esta técnica a día de hoy son Slideshare y por supuesto YouTube.

La comunicación para hacerse viral

La comunicación es un factor muy importante si queremos hacernos virales, siendo por ello que con este método utilizamos el producto para poder contactar con otros usuarios. Por tanto, si hacemos uso de este producto para comunicarnos el mismo se expande y llega a un mayor número de personas. Un buen ejemplo es el utilizado por Apple en las firmas de los correos electrónicos. Así, los correos enviados desde dispositivos de la empresa incluyen el mensaje de “enviado desde mi iPhone / iPad”, lo que ayuda a aumentar la viralidad.

Ser viral

Viralidad inherente

Es el método que todo el mundo desea, puesto que la viralidad se consigue si hacemos que los usuarios atraigan a otros usuarios en busca de un valor añadido. Se trata de una técnica eficaz y rentable, pero es algo complicada al principio, ya que los beneficios no llegarán hasta pasado un tiempo a la vista de que no es fácil captar a ese primer grupo de personas.

Llegar a ser viral a través de incentivos

Los incentivos siempre han dado buenos resultados para conseguir beneficios y en el tema de la viralidad no iba a ser para menos. Aunque estos premios suelen utilizarse en mayor medida en términos de comercialización offline, también se hace uso de ellos online. Aquí lo que se hace es ofrecer un incentivo, que puede ser en efectivo o aportando cualquier otro beneficio a las personas para que inviten a otras a probar el producto correspondiente. El ejemplo de Dropbox que antes comentábamos de aumentar el espacio sería bueno en este caso, al igual que lo que hace Gilt Group, que premia con 25 dólares a los usuarios que traen a otros nuevos.

Viralidad gracias a la firma

Esta técnica se basa en la firma que nos encontramos en una web. Los usuarios que utilizan nuestro producto pueden ver en su propio portal la firma de nuestra tecnología, la cual redirigirá hacia una página específica para que puedan hacer uso del producto en cuestión. A medida que más usuarios van entrando en la web, la firma se hace más popular y, en muy poco tiempo, nuestro producto se habrá hecho viral.

Viral por las redes sociales

Las redes sociales es una de las mejores herramientas con la que contamos en la actualidad para hacerse viral. Podemos aprovechar su potencial para difundir nuestro producto o servicio como hace por ejemplo Spotify con Facebook, que se integra perfectamente para que los demás usuarios puedan ver lo que escuchamos en cada momento.

El boca a boca, método infalible

Si hay una técnica que nunca falla es la del boca a boca. Conseguiremos hacer viral nuestro producto si muchas personas lo utilizan y han quedado satisfechas con el resultado. Así irán invitando a otras a que lo prueben. Para conseguirlo debemos crear un producto o servicio que sea innovador y muy especial que llame la atención de los usuarios.

Foto: fietzfotosthisismyurl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...