El día en el que un emprendedor derrotó a Batman, Spider-Man y los Vengadores

comics de superheroes

Ocurrió en 2016, pero sigue siendo una de esas historias que inspiran y que nos demuestran que no importa cuán pequeños nos veamos si tenemos convicción por algo. La historia de David contra Goliath sigue muy vigente en la actualidad gracias a casos como el del emprendedor Graham Jules, que hace unos años se encontró con una petición de Marvel y DC a través de la cual le pedían que le cambiara el nombre a su libro: Business Zero to Superhero. ¿El motivo? El registro del término “superhero” es propiedad de una acción combinada de Marvel y DC Comics que data del lejano año 1979.

A final de los años 70 los abogados de las dos editoriales de cómics más importantes de Estados Unidos vieron que el uso del término superhéroe se estaba yendo de las manos. No solo lo usaban otras editoriales que creaban personajes como los suyos, sino que también florecían muchos negocios en las calles norteamericanas cuyos nombres o acciones publicitarias se aprovechaban de esta popularidad creciente.

Por ello se realizó esa combinación y alianza tan extraña que con los años ha tenido otros encuentros amistosos a fin de intentar proteger su negocio en la medida de lo posible. Marvel y DC Comics registraron la palabra superhéroe y se creyeron que todo había terminado.

Pero llega el día de hoy, los años en los que sabemos que todos tenemos voz y que como seres individuales somos capaces de grandes cosas si le ponemos empeño, y el castillo de naipes construido por las editoriales se viene abajo de una manera catastrófica. Cuando las editoriales le ofrecen a Jules una suma de dinero generosa por cambiar el título a su libro y que así cesen las hostilidades es posible que sea cuando se imagina que eso pinta bien para él y fatal para las editoriales. Ni Marvel ni DC Comics quieren marear la perdiz, porque saben que todo esto puede derivar en mayores problemas que la existencia de un libro que hace uso del término superhéroe.

Así que con su afición por las leyes y sus conocimientos de las mismas, Jules se decide ir a juicio el solito sin ayuda de nadie enfrentándose a algunos de los mejores abogados de Estados Unidos. Y curiosamente o no curiosamente, sale ganador, obteniendo el derecho a utilizar el término superheroe en su libro y llevando a que se forme un complicado precedente para las editoriales, que saben que décadas después del registro la situación se complica.

Para nosotros es una fantástica historia de lucha contra poderes superiores que nos lleva a ver cómo con esfuerzo y un poco de cabezonería es posible conseguir cualquier cosa.

Foto: lisistent

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...