Trucos para mejorar la señal que llega a tu móvil

Os damos algunos consejos que os podrían venir bien si os encontráis con que vuestro móvil no os proporciona una señal suficientemente buena.

Seguro que, en alguna ocasión, os habéis encontrado en ese tipo de momento en el cual vuestro móvil no recibe tanta señal como necesitáis. Los mensajes de WhatsApp se os quedan en proceso de envío, el correo no descarga o no manda algún archivo que tengáis que enviar, o es posible que no podáis navegar de forma correcta. No es que os hayan cortado la red o que se haya caído alguna torre de telefonía, sino que vuestro móvil simplemente está recibiendo menos señal.

Por suerte, hay formas en las que podemos actuar para intentar solucionar este problema de señal y que el teléfono vuelva a funcionar al máximo nivel. Algunas de ellas son clásicas, tanto que quizá ya no las estéis usando. Otras son extrañas y es posible que no os hayáis planteado usarlas. Pero si seguimos teniendo problemas de red al aplicarlas, no hay nada que nos impida seguir probando y probando hasta dar con una solución conveniente.

Cambia la red a la que estás conectado

El pensamiento más lógico al que llegamos cuando estamos usando tecnología avanzada como una red 5G es que, si tenemos el 5G activado, es como mejor vamos a navegar y usar Internet. En el 99% de los casos esto es así, pero puede haber excepciones en las que nos encontremos con la excepción a la regla. Al fin y al cabo, las instalaciones y torres 5G son distintas a las que usan las redes antiguas, de forma que nunca se sabe si una de estas redes actuales puede estar sufriendo un problema que solo afecte a su rendimiento. Por lo tanto, lo que recomendamos es que, ante una situación de problemas con la red 5G, lo que hagamos sea probar la red 4G o incluso la 3G. Esto nos permitirá exprimir ese potencial que está quedando abandonado y que tampoco tiene por qué funcionar tan mal como nos podríamos imaginar. Lo más posible es que una conexión 4G al 100% de su rendimiento nos proporcione mejores resultados que una conexión a una red 5G que se encuentre funcionando con muchos problemas.

Activa el modo Avión

Nuestro móvil se puede quedar colgado en algún momento y que se confunda de forma sensible con la elección de red o incluso con la detección de las mismas. Una de las formas más sencillas de hacer que el teléfono entre en razón es activando el modo Avión y luego desactivándolo. Ese “golpe” que le daremos al terminal para que se ponga a trabajar de forma adecuada, hará que recupere la normalidad y que encuentre todas las redes disponibles o que vuelva a funcionar de manera adecuada.

¿Qué hacer si el modo Avión no nos arregla nada? En ese caso tendremos que tomar medidas más drásticas y llevar a cabo un reinicio del móvil. No hablamos de un reinicio de fábrica, por supuesto, sino de simplemente reiniciar el teléfono. A veces no lo hacemos durante mucho tiempo porque nos da pereza esperar esos segundos que necesita para reiniciarse, pero es algo que, como a todo producto tecnológico, le viene muy bien. Lo más probable es que al reiniciar todo se consiga solucionar.

Cambia la tarjeta SIM

¿Cuántas veces habéis cambiado la tarjeta SIM de vuestro operador? Lo más probable es que no sea algo que soláis tener en mente. Teniendo en cuenta que es habitual que los proveedores cobren por la emisión de una tarjeta SIM, resulta lógico que optemos por no pasar por este proceso. Pero si solemos tener problemas de cobertura y conexión, sería algo que nos deberíamos plantear de manera seria.

Puede haber dos tipos de problema asociados a las tarjetas SIM. El primero de ellos es que se encuentre sucia o que haya sufrido algún tipo de daño. Esto podría estar haciendo que funcione de manera incorrecta. Por ello, lo primero que deberíais hacer es intentar limpiarla, siempre con mucho cuidado, utilizando un bastoncillo de algodón y un poco de alcohol. Si después de eso sigue sin funcionar, deberíais hablar con vuestra operadora para que os mande una nueva SIM y que así podáis recuperar el funcionamiento.

El segundo de los problemas es que la tarjeta SIM se encuentre mal configurada. No por un error precedente, sino porque con el paso del tiempo la tarjeta no haya recibido la última información de torres de conexión, servidores y otros elementos que se ocupan de garantizar el mejor rendimiento en tu móvil. Este puede ser el motivo, por ejemplo, de que la tarjeta haya dejado de funcionar bien en los últimos años. En esta situación no sirve una limpieza, sino que tenéis que conseguir una nueva de forma obligatoria.

Conéctate a las redes Wi-Fi

Si tenemos conexión de datos… ¿Para qué necesitamos conectarnos a una red Wi-Fi? Eso es algo que seguro que nos hemos preguntado en algunas ocasiones. Y es una pregunta que tiene mucha lógica, pero que acaba siendo muy factible en el momento en el que volvemos a lo que decíamos antes: que cada tipo de conexión tiene un funcionamiento independiente.

Por lo tanto, es posible que por algún motivo la red 5G o 4G no esté funcionando de manera adecuada, pero que si probáis a conectaros a una red Wi-Fi logréis usar el móvil sin ningún obstáculo. Por supuesto, es conveniente que esa conexión Wi-Fi no dependa de la propia red 5G que no esté funcionando bien. Debería ser una red independiente o algún otro tipo de conexión a la que tengáis acceso. Un ejemplo es, por ejemplo, que la red 5G de los datos de nuestro móvil no esté funcionando bien, pero que cuando probemos a conectarnos al Wi-Fi de nuestra red doméstica (la conexión de router que usamos para ordenadores y otros dispositivos), sí que funcione correctamente.

Comprueba cómo sujetas el teléfono

Este es uno de los consejos aparentemente más absurdos que podamos daros, pero al mismo tiempo también es uno de los que os va a proporcionar más posibilidades de exclamar “increíble”. Si soléis tener problemas de red desde hace tiempo, o incluso desde que estrenasteis ese teléfono, quizá sea porque lo estáis sujetando de una manera en la que estáis bloqueando la señal de recepción de la antena.

¿Cómo saberlo? Es difícil, porque las antenas no se ven. Además, cada móvil tiene el sistema de codificación de la antena situado en un lugar distinto, por lo que no hay una norma a la que podamos agarrarnos. ¿Podría ser algo que nos estuviera pasando? Lo mejor es comprobarlo. La manera más rápida de hacerlo es sujetando el móvil con dos dedos, uno a cada lado del terminal, para ver si la señal de conexión mejora en esos momentos. La posición es como si estuvierais sujetando un calcetín que huele muy mal o algo parecido, presionando de forma firme para que el teléfono no caiga al suelo.

Quizá, y solo quizá, os sorprendáis al ver que ese era el problema y que de la forma más absurda habéis logrado solucionar lo que hacía que vuestro teléfono no funcionase como tenía que funcionar.

Hazte con un potenciador de señal

Esto es algo que solo recomendamos a quienes necesitéis mejorar vuestra red más allá de lo que os proporciona el proveedor y lo que puede conseguir el teléfono de manera normal. Este tipo de dispositivos son muy caros, aunque hay que reconocer que los resultados son de primera categoría. Podríais tenerlo siempre a mano para que la capacidad de vuestro móvil alcance un rendimiento excelente con el cual nunca os sintáis como si tuvierais problemas de conexión. Pero, como decimos, solo es recomendable en casos muy concretos.

Cambia de proveedor

Sin duda, esta es otra de las medidas drásticas. Aún así, no hay duda de que es muy probable que sea la solución que necesitáis. El cambio de proveedor os podría llevar a notar un cambio significativo en cuanto a la capacidad que os ofrece el teléfono y en algunos casos os podemos asegurar que la diferencia es extrema. Por ello no es una mala idea que os informéis de lo que ofrece cada proveedor antes de contratar un servicio de datos y que, ante todo, comprobéis cómo funcionan sus conexiones con vuestro tipo de móvil o de red.

En el caso de que los problemas hayan comenzado recientemente y que no encontréis la manera de solucionarlos, no sería mala idea que os planteaseis el cambio tal y como hemos mencionado. Hay muchos proveedores y las posibilidades de que el rendimiento mejoren son elevadas. Además, es posible que en el proceso podáis ahorrar algo de dinero y que os beneficiéis de unas condiciones más satisfactorias en cuanto al servicio que recibís.

Compra un móvil nuevo

Otra decisión un poco extrema, no hay duda de ello. Pero es posible que el terminal que utilizáis se haya quedado un poco desfasado en cuanto al aprovechamiento que hace de las redes. Si no sois de actualizar vuestro terminal de manera frecuente, algo que ahora es cada vez más frecuente al querer invertir menos y menos presupuesto en tecnología móvil, podría darse la situación de que este sea vuestro problema.

¿Estáis seguros de qué tipo de soporte de datos tenéis? ¿3G? ¿4G? ¿5G? No estaría de mal asegurarse para salir de dudas y que seamos capaces de ver, de forma sencilla, si el problema se podría encontrar en esa falta de actualización en la capacidad del terminal. En cualquier caso, no debería ser lo primero en lo que penséis, porque cambiar de móvil no es tan sencillo y, ni mucho menos, tan barato.

Sea lo que sea lo que le esté pasando a vuestro teléfono, esperamos que podáis solucionarlo y que volváis a disfrutar de un buen rendimiento. Quién sabe si una de las soluciones que os hemos dado será la que os solucione el problema.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...