Trucos e ideas que nos ayudarán a evadirnos en la cuarentena

Guía de recomendaciones de actividades y planes entretenidos que podéis aplicar durante el proceso de cuarentena.

Trucos e ideas que nos ayudarán a evadirnos en la cuarentena

Si no somos habituales del teletrabajo posiblemente estemos notando las consecuencias de adoptarlo como nuevo estándar en nuestro día a día. Ya no vamos a la oficina, sino que nos despertamos y comenzamos a trabajar en casa. Este cambio puede ser interesante los primeros días, pero si no tenemos en cuenta varias pautas es posible que acabemos descontrolándonos. Uno de los principales problemas que podemos sufrir es el de enfocarnos demasiado en el trabajo aunque no sea algo que nos corresponda. El riesgo de invertir «una hora más» en el trabajo y de acabar trabajando tanto que no podamos desconectar, es muy real. Y eso es algo que tenemos que evitar a toda costa por medio de la evasión. Y para evadirnos nada mejor que hacer algo divertido, algo que nos permita cambiar el chip y pasar a pensar en otra cosa.

Hoy os vamos a dar algunas ideas y consejos que esperamos que os ayuden a salir adelante en estos días de cuarentena que cada vez son más intensos y que es posible que algunos hayáis acabado de comenzar debido a los ajustes realizados en la política de trabajo de los últimos días.

1. Circo, concierto u otros eventos online

La sociedad es espectacular. La humanidad demuestra con pequeños y grandes gestos que es capaz de lo mejor. En momentos en los que estamos presionados, agobiados, sobrecargados, algo que afecta a todos por igual, hay quienes encuentran la manera de intentar apoyar a los demás. Lo hacen los artistas del mundo de la música, los circenses, los directores, los actores, cualquier persona con algún tipo de talento que sepa que puede entretener al público. En estos días se están llevando a cabo auténticas maravillas y proezas de la humanidad desde el confinamiento, como conciertos a capela, actuaciones circenses, monólogos de comedia y multitud de otros actos que tienen como objetivo entretener.

Hay casos incluso de personas reconocidas, por la televisión o por otros medios, que realmente no tienen una presencia activa en el mundo de las redes sociales, pero que han decidido volcarse en ello como forma de darle algo a sus seguidores, al público al que pueden entretener. Por supuesto, entendemos que ellos también se aburren y que buscan maneras de divertirse y esta es una forma ideal, pero en cualquier caso esto no implica que no haya que agradecérselo. Seguro que podrían encontrar 500 maneras alternativas de pasar los días de la cuarentena sin tener que exponerse públicamente ni comunicarse de una manera directa con sus seguidores.

Os recomendamos que deis un paseo por YouTube, plataforma que mayormente está concentrando todas las iniciativas en vivo, aunque en Instagram también se está cociendo gran parte de la carga de contenidos inesperados que están creando todo tipo de celebridades. A todos ellos hay que darles las gracias.

2. Leer libros

A quien le gusta leer no le hace nada feliz que con el paso de los años, por trabajo, por responsabilidades sociales o familiares, tenga que dejar la lectura a un lado. Pero es algo que nos acaba llegando antes o después salvo que estemos dentro de ese grupo de personas que encuentran en la lectura su única y gran afición. Porque si nos gusta leer, pero también salir al cine, pasear, correr, visitar museos, jugar a videojuegos, ver series, ver películas y mil cosas más, dedicar el tiempo que requiere un libro de forma frecuente se acaba convirtiendo en una misión imposible. Pero ahora tenemos tiempo.

student-849826_1280

Así que busquemos un libro que tuviéramos pendiente en nuestra lista o uno que por gusto nos apetezca releer y con el cual disfrutemos de forma especial, y leamos. Leamos sin parar. Dejémonos llevar por las letras y las palabras, por las historias de fantasía, las novelas de amor o los documentos históricos que nos relatan las vidas de personajes del pasado. No importa qué tipo de historia leamos, pero leamos. Y si nos acabamos un libro del tirón durante el fin de semana, pensemos en la experiencia y en lo bien que nos lo hemos pasado. Reconectemos con la lectura.

Como salir a comprar libros no es posible, podemos leer de manera digital, dado que tenemos miles de libros disponibles de manera digital. Busquemos un buen dispositivo en el que hacerlo, a ser posible si tenemos un iPad o algún tipo de terminal similar con una buena pantalla, y disfrutemos.

3. Haz una Netflix Party

Las fiestas de Netflix se pueden realizar gracias a una extensión que se encuentra disponible para el navegador Chrome de Google. Con ella lo que hacemos es crear una sala en la que se conectarán distintos usuarios de Netflix, cada uno con su cuenta, para disfrutar de la reproducción de una película, serie, documental o similar de manera simultánea. Es como si todos estuviéramos en el sofá y viéramos alguna película juntos tal y como hacíamos en el pasado, cuando alquilábamos un VHS o un DVD y toda la familia se congregaba delante de la televisión. La herramienta tiene botón de pausa, lo cual permite apalabrar esos momentos en los que todos vamos al baño sin que nadie se tenga que perder nada. O el «momento palomitas» en el que todos iremos al microondas a poner una bolsa para que se haga en unos minutos y tengamos un snack irresistible.

Algo que nos encanta de esta extensión de Chrome es que permite hacer uso de un sistema de chat, por lo que vamos a poder ir comentando lo que vemos. Cuando tecleamos se crea un efecto un poco molesto que entorpece la reproducción de la película, pero suponemos que será algo que se mejorará con el tiempo.

4. Videojuegos sin descanso

Los aficionados a los videojuegos no nos podemos resistir cada vez que se pone un nuevo título a la venta que nos interesa. Eso acaba con que tengamos una torre de juegos pendientes que todavía no nos hemos terminado o que ni hemos probado en algunos casos. Principalmente el problema es el tiempo o la pereza que nos da ponernos en ocasiones con juegos que queremos jugar, pero que sabemos que requieren que invirtamos 100 horas para terminarlos. A veces pensamos que «los jugaremos en la jubilación», pero en lo que estamos ahora es, en parte, una jubilación, por lo que es la ocasión ideal para que dejemos el mando de la consola totalmente sudado de todo lo que vamos a jugar.

RPGs, juegos de acción, aventuras… cualquier tipo de experiencia envolvente con una buena historia que nos haga pasar un buen rato durante horas será recomendable. O también podemos dedicarnos al juego online participando en combates, carreras y otros desafíos multijugador con usuarios de todo el mundo. Eso sí, recordemos que los proveedores de Internet han recomendado que dejemos el juego online para las noches, a fin de no entorpecer los servicios y las conexiones del resto de usuarios.

5. Museos con recorridos virtuales

Tanto si vamos a utilizar gafas de realidad virtual como si pensamos movernos por ellos a través del navegador web sin más, los recorridos virtuales por museos son una excelente propuesta. Ya antes de la crisis del coronavirus una gran cantidad de museos habían adaptado sus instalaciones virtualmente con la intención de compartir con personas de todo el mundo un vistazo a lo que ofrecen a los visitantes. Hay decenas de museos repartidos por lo ancho y largo del planeta que tienen estas visitas virtuales, incluidos muchos asentados en España. Es una ocasión ideal para que nos culturicemos y para que descubramos museos a los que nunca hemos ido. En algunos casos seguro que nos encontramos con instalaciones que nos parecerán tan apasionantes que querremos visitarlas en vivo cuando todo haya terminado y recuperemos la normalidad.

6. Haz ejercicio

Las estadísticas dicen que debido a la cuarentena habrá una gran cantidad de personas que tendrá problemas de sobrepeso y que habrá que ponerse en forma después para perder esos kilos que hemos ganado. Resulta comprensible, dado que reducimos nuestro ejercicio al mínimo, dejamos de caminar, de correr, de pasear, de hacer otros esfuerzos y nos limitamos a estar en casa sin sudar. Al mismo tiempo tenemos el factor de la alimentación. Por estar encerrados adoptamos un estilo de vida más sedentario y encontramos en snacks, dulces y grasas una manera de combatir esas sensaciones negativas que vamos acumulando con el paso de los días. Todo ello deriva en que ganemos kilos y que nuestra figura cambie.

yoga-3053487_1280

La solución no tiene porqué venir después de la crisis cuando todo se solucione, sino que podemos adoptar medidas desde ya mismo e incluso apoyarnos en ello como manera de combatir la cuarentena. Para ello podemos buscar en Instagram y YouTube los entrenamientos que publican todo tipo de entrenadores personales y coachs que quieren que el mundo se mantenga sano. Podemos seguir las rutinas de ejercicio que nos proporcionan, participar en sesiones en vivo en las que compartiremos sudor con miles de personas y poner en práctica series de desafíos físicos pensados para hacer en la comodidad del hogar. La intención es que nos ejercitemos y que lo hagamos de una manera en la que nos sintamos arropados incluso en la soledad de nuestro hogar.

7. Déjate arrastrar por Internet

Se dice que Internet es como el agujero por el cual Alicia entra en el país de las maravillas. Si encuentras un túnel interesante te puede llevar a descubrir mil y una cosas distintas que nunca imaginarías. Y no hay duda de que es una afirmación totalmente real. Internet no tiene fin y es difícil que un contenido nos lleve a un camino sin salida. De uno podemos pasar a otro, de web en web, de página en página, de texto en texto, de vídeo en vídeo, aprendiendo millones de cosas, descubriendo curiosidades, sorprendiéndonos y teniendo tantas emociones a flor de piel que nos parecerá una de las mejores experiencias de nuestra vida. Pero para ello tenemos que dejarnos llevar por el agujero del conejo. Y eso significa usar Internet sin un camino definido.

Es decir, no tenemos una búsqueda en mente específica a la que llegar. Vayamos a la portada principal de Google, a la portada principal de Wikipedia o de otros portales. Pinchemos en un artículo, leamos y luego dejemos que otro enlace nos lleve al siguiente paso. De esta manera comenzará un viaje que nos sorprenderá por el lugar al que nos acabará conduciendo. Nunca se sabe lo que vamos a aprender, pero está claro que no olvidaremos esas 5 o 6 horas que hemos pasado dejándonos arrastrar por Internet. Si luego miramos el historial de navegación podremos ver que ha sido un viaje espectacular.

8. Conéctate a las webcam del mundo

Páginas como Skyline Webcams disponen de una enorme cantidad de cámaras conectadas en puntos clave de las ciudades del mundo entero. En España, por ejemplo, hay una gran cantidad de ellas. Podemos conectarnos para tener ese sentimiento de familiaridad con los lugares que echamos de menos y en los que solemos estar. O por curiosidad para ver si hay personas pasando que vayan o vengan de hacer la compra. Nadie nos va a poner una multa por ser un poco voyeurs en estas circunstancias. Si queréis podéis mirar las webcam de otras partes del mundo, quizá de lugares que os gustaría visitar y con los que habéis soñado. Por ejemplo, las webcam que están conectadas a playas paradisíacas tienen mucha fama por las emociones que nos transmiten y por cómo nos permiten desconectar de la situación en la que nos encontramos.

9. Limpia la casa

De esto vais a tener tiempo de sobras. Normalmente estamos habituados a dejar la limpieza para los fines de semana cuando estamos en casa y podemos dedicarle un poco de tiempo al hogar para dejarlo en condiciones. Pero ahora estamos 24 horas en casa y podemos limpiar mucho más a menudo. Sin duda, es el momento de hacer limpieza general. Y podemos hacerlo dedicándonos cada día a una de las habitaciones para que no nos resulte tan excesivo. Al mismo tiempo que limpiamos, ordenemos, cambiemos la decoración, movamos los muebles… hay muchas cosas que hacer. Y si tenemos la oportunidad, también es un buen momento para hacer el cambio de armario. Ya hemos empezado la primavera y al paso que vamos necesitaremos, cuando salgamos la próxima vez, la ropa de verano, por lo que vayamos cambiando el armario y dejando lo correspondiente al invierno en sus respectivos cajones, cajas o donde lo solamos guardar cuando hace calor.

10. Haz manualidades

Seamos realistas. Hay personas que valen para las manualidades y otras que no tienen nada que hacer en este tipo de disciplina y actividad. Seguramente nosotros ya sabemos si es algo que nos guste o no o a lo que le podamos dedicar atención por tener cierta habilidad. Si somos mañosos no estaría de más que nos pusiéramos manos a la obra, dado que las manualidades nos dan mucho juego y la oportunidad de crear todo tipo de cosas. Hay tantas versiones y variantes de las manualidades que lo más complicado en este caso será decidir hacer algo para lo cual tengamos las materias primas o ingredientes necesarios.

11. Aprende a cocinar

Esto se encuentra muy relacionado con el punto anterior, dado que la cocina son como las manualidades. Se dice que se está batiendo récord en España de personas que están aprendiendo a preparar bizcochos. Nos parece genial, salvo por ver cómo las bolsas de harina se están agotando de manera acelerada en los supermercados. Pero es un buen momento para experimentar con la cocina, para intentar replicar aquellos platos que nos gustan más de nuestros restaurantes favoritos o simplemente para intentar hacer algo nuevo, dado que tenemos tiempo y la oportunidad de probar sin miedo al fracaso. Si tenemos personas en casa y no estamos solos el reto será superior, dado que todos nos podrán dar su opinión acerca de lo que hemos preparado.

woman-1979272_1280

12. Escribe un blog

Un blog, una página web, un canal de YouTube, un perfil de Instagram o Twitter. Un medio que podamos compartir públicamente en el que dejemos una impronta de nuestra persona, en el que volquemos nuestras inquietudes, nuestros gustos, aquello que nos interesa, todo lo que se nos pase por la cabeza. Hay muchas posibilidades sin importar el formato que seleccionemos, dado que todas las opciones nos acaban llevando a lo mismo, a tener una forma de exteriorizar nuestro interior y compartirlo con el mundo entero. El medio que usemos dependerá más de nuestros gustos y de nuestra forma preferida de abrirnos a los demás. Si somos de hacer fotos, Instagram será lo mejor, si somos dicharacheros, un canal de YouTube nos permitirá hablar sin parar, y si solo queremos escribir, un blog a la vieja usanza seguro que nos deja muy satisfechos.

13. Intenta inventar algo

Estamos en un medio sobre emprendedores, profesionales, negocios y personas que crean, por lo que no vamos a olvidar recomendaros que intentéis inventar algo. ¿Recordáis ese episodio de Los Simpson en el cual Homer intenta inventar de manera desesperada? Podéis tener uno de esos momentos, darle bien a la cabeza para tratar de dar con una buena idea que os sorprenda no solo a vosotros, sino también a todos los que la conozcan después. No podéis ir a la oficina de patentes, por lo que siempre existe el riesgo de que alguien más tenga la misma idea y que cuando se levante la cuarentena vaya antes a la oficina a registrarla. Pero posiblemente sea algo que requiera un gran nivel de coincidencia. Por lo tanto, podemos ponernos a crear sin pensar en ese tipo de excepciones extrañas que nos romperían todos los esquemas.

14. Piensa en tu próximo negocio

Vinculado al punto anterior os vamos a decir que este es un momento ideal para que penséis en desarrollar vuestro próximo negocio. Establecer las bases, tener en cuenta las ideas principales, aquello que queráis transmitir o explotar. No hay que ponerse fechas, porque tenemos tiempo y hasta que todo pase no vamos a tener que bloquearnos presionándonos con avanzar en el proyecto demasiado deprisa. Hagamos una buena planificación, una estructura, investiguemos, analicemos a la competencia posible, hagamos un estudio profundo que nos prepare el camino para intentar convertir este negocio en uno de los de mayor éxito en nuestra carrera. Podemos tantear contactos, proveedores, clientes, colaboradores, empleados, todo lo que necesitemos, siempre desde una perspectiva relajada, sabiendo que no vamos a lanzar el producto hasta dentro de un tiempo, hasta que llegue el momento justo y apropiado en el que todo, más o menos, vuelva a la normalidad.

Como podéis ver, tenemos mucho a lo que dedicar nuestro tiempo y hay multitud de ideas que nos pueden entretener y hacer que la cuarentena no sea tan triste y desoladora como parece. Siempre hay que mantener la cabeza alta y pensar que nos encontramos en una fase que terminará antes o después.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...