¿Qué es lo que diferencia a las redes 5G de las 4G?

Cuando las redes 5G se instauren como la norma nos beneficiaremos de grandes características a tener en cuenta.

portrait-4246954_1280

Cuando llegaron las redes 4G el mercado se revolucionó y las empresas pudieron afrontar nuevos retos gracias a la mejora tecnológica que suponía. La inserción del 4G en la sociedad dio alas a muchos negocios para ofrecer servicios que hasta el momento no habían sido viables. Así es como se pusieron en circulación servicios totalmente conectados como Uber, en los que la inmediatez y la conexión al Internet de las cosas son cruciales. Y las empresas también se hicieron eco de las posibilidades del 4G, introduciendo nuevas funciones en sus rutinas diarias y dando salida a nuevos proyectos que les impulsaron a llegar más lejos.

Ahora nos encontramos de nuevo en una situación como la que se produjo en el salto del 3G al 4G, dado que estamos ante las puertas de la entrada en escena del 5G. Quizá para algunos negocios el salto generacional no sea tan trascendente como lo fue en el caso previo, pero lo cierto es que si realizamos una buena planificación nos vamos a poder beneficiar de grandes mejoras. Y una vez más, con el cambio en las redes de conexión se van a abrir ante nosotros más posibilidades para mejorar e innovar en nuestro negocio.

Pero antes de comenzar a plantearnos cómo aprovechar las redes 5G, lo primordial es que entendamos en qué consiste el salto generacional y cuáles son las mejoras que se aportan.

Reducción del volumen de congestión

La congestión es uno de los principales problemas que se producen cuando la red de datos que estamos utilizando se encuentra saturada debido a la presencia de demasiadas personas en el mismo espacio. Por ejemplo, nos encontramos en un evento en el cual hay miles de personas que están conectándose a la red y vemos cómo a poco nuestros contenidos comienzan a cargar de una manera más lenta. Este problema es común para todas las personas que se encuentran en el mismo lugar, dado que es como si una habitación se llenara de individuos, llegando a ser complicado moverse por la misma. Lo que hace el salto del 4G al 5G es, explicado siguiendo este ejemplo, crear una habitación más grande, dando más capacidad a la gestión de la red.

iphone-410311_1280

Necesitamos este aumento de capacidad por una razón muy sencilla: cada vez hay más conexiones y todas acaban dependiendo de la misma red, ya sea 4G ahora o 5G en un futuro cercano. A diario se presentan nuevos dispositivos que se benefician de las conexiones a Internet para ofrecer un rendimiento superior. En algunos casos la conexión solo tiene fines estadísticos o de seguimiento, pero sabemos que es inevitable que antes o después todo esté conectado. Hasta el cepillo de dientes se va a conectar al Internet de las Cosas para almacenar la información de la cantidad de veces que nos lavamos los dientes. Ese aumento en conexiones de dispositivos y por otro lado de personas que también se conectan va a necesitar una mayor capacidad para que los niveles de velocidad que se proporcionen sean los adecuados.

Más velocidad

Por supuesto, con el salto de red también tenemos un aumento en el nivel de velocidad y se trata de algo que usuarios y profesionales están esperando con impaciencia. El cambio hacia las redes 5G va a suponer un incremento notable de la velocidad, dado que se indica por parte de los especialistas que la mejora será de una velocidad 100 veces superior a la que tenemos ahora con el 4G. En lo primero en lo que piensan algunas personas es en cómo podrán hacer descargas más rápidas. Pero no olvidemos que nos encaminamos hacia un futuro en el cual la idea de la descarga habrá quedado obsoleta. Por ello el aumento de velocidad lo tenemos que visualizar de una manera distinta en nuestra cabeza.

Para lo que va a servir este crecimiento en la velocidad es para que se puedan poner en marcha servicios más exigentes en términos de conexión. Por ejemplo, circuitos de vigilancia que no solo van a grabar y retransmitir lo que está ocurriendo en un lugar, sino que realizarán análisis exhaustivos de los datos que se proporcionen con las imágenes en cuestión. El incremento de la velocidad facilitará este trabajo y que se puedan realizar este tipo de tareas, aunque todavía habrá mucho que hacer. Por ejemplo en términos de soporte y conectividad. Porque la velocidad no lo es todo.

Una mejor infraestructura

Y hablando de ello es como llegamos al siguiente punto: la infraestructura. De nada sirve tener una red de datos de primera calidad, gran velocidad y prestaciones si no permitimos que los datos circulen con soltura. Y el problema es que por mucho que hagamos siempre habrá lugares que serán paredes para la circulación de la información, como las paredes o diversos elementos de las viviendas o las calles. Cuando por ejemplo nos metemos al metro, esa bajada a las profundidades y estar recluidos por paredes produce un efecto negativo en la estabilidad de la red. Esto es algo con lo que nos hemos encontrado en el uso del 4G y que también se producirá con el 5G, pero las operadoras están trabajando para que se encuentre una solución.

Lo que han comenzado a hacer las empresas de Estados Unidos es instalar unidades de soporte y cobertura 5G en todos los lugares posibles a lo largo y ancho de las calles. El tamaño no es demasiado elevado, asemejándose al de las cajas de las pizzas pequeñas, pero en términos estéticos no sabemos cómo va a ser el resultado. En cualquier caso, estas unidades se están adjuntando a semáforos o paredes de las calles. También se comenta que los edificios de las viviendas tendrán sus propias unidades de 5G para proporcionar la mejor cobertura posible a todos los residentes en el mismo.

woman-3083379_1280

La mejor latencia

Cuando hablamos de latencia nos referimos al volumen de tiempo que separa, por ejemplo, el envío de un archivo a otra persona y la recepción del mismo. Es decir, un espacio de tiempo que se genera a modo de espera entre la comunicación de dos dispositivos. Esta latencia es mínima con las redes 4G, por lo que va a ocurrir en el 5G es que simplemente desaparecerá para que todo sea realmente instantáneo sin ningún tipo de espera incluso por muy pequeña que resulte. La latencia cero sobre todo nos va a venir muy bien cuando controlemos otros dispositivos a distancia o estemos realizando procesos comunicando dos terminales al mismo tiempo. Lo que hagamos en un lado se reflejará de inmediato en el otro sin ninguna excepción.

Un proyecto muy ambicioso

La realidad es que al hablar de la implementación de las redes 5G estamos plantando cara a un proyecto ambicioso, quizá incluso demasiado ambicioso. Todo va a tener que estar en un nivel de organización y despliegue de primera categoría si queremos aprovecharnos al máximo de lo que proporciona el 5G. Por mucho que el estreno de esta tecnología ya esté a tiro de piedra, no creemos que vayamos a poder aprovecharnos de las redes 5G en su esplendor hasta dentro de algunos años. Va a ser un camino largo, pero que tendrá una gran recompensa cuando poco a poco todos los usuarios utilicen esta red y las empresas puedan aplicarla a sus negocios e ideas.

Vía: CNN

Foto: Averyanovphotonastya_geppJESHOOTS-com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...