Power Bank, la herramienta que te podría salvar en un viaje de trabajo

Los power bank nos han salvado de muchas situaciones problemáticas producidas por quedarnos sin batería en el teléfono.

batería externa

Salimos de viaje y por un motivo u otro nos quedamos sin batería en el móvil. Pensar que allá donde vayamos podremos tener enchufes y conectores donde recuperar la batería del teléfono es un pensamiento peligroso. Porque principalmente nunca podemos saber qué ocurrirá a la hora de la verdad. En nuestro caso nos hemos encontrado en muchos aeropuertos internacionales donde de manera incomprensible no hay ninguna clavija para cargar la batería del móvil de manera gratuita. En otros casos no hay Wi-Fi, ¿pero que no haya conector de cable USB o un mísero enchufe? Resulta bastante indefendible.

Otras veces pensamos que será posible recuperar la batería en el hotel, y esto es así en el 99% de los casos, ¿pero y si se produce algún tipo de inconveniente? Más allá de esto el problema es que nos quedemos sin batería en medio de la nada, en un lugar que desconocemos y con la necesidad de usar el teléfono. Hoy día el móvil es nuestro mapa, así que sin teléfono tenemos muy complicado conseguir encontrar el lugar que buscamos. A nosotros nos ha pasado y no es algo que le deseemos a nadie.

Por eso la solución es sencilla: un power bank. Este accesorio ha pasado a ser un imprescindible en nuestra mochila cuando viajamos. Es necesario en todo momento porque se trata de una “segunda oportunidad” (o tercera e incluso cuarta dependiendo del modelo que hayamos comprado).

Si nos quedamos sin batería por un buen motivo (haber estado usando Google Maps como locos todo el día) o por uno malo (nos hemos puesto a jugar al Solitario mientras esperábamos el autobús), el power bank será lo que nos salvará la vida. Lo único que hay que hacer es conectarlo al móvil y este se comenzará a cargar. Pero por supuesto, hay una gran cantidad de modelos de power bank entre los que elegir y no siempre es fácil hacerlo. ¿En qué nos tenemos que fijar?

batería

La elección del mejor power bank

Lo que nos importa es la capacidad de la batería externa, o dicho de otra manera, sus mAh. ¿Cuánta capacidad nos proporciona y hasta qué punto vamos a poder “resucitar” nuestro teléfono de manera milagrosa? Si nuestro móvil tiene una capacidad de 4000 mAh y compramos un power bank de 4000 mAH, esto significará que conseguiremos cargarlo una vez. Si por el contrario hemos adquirido un dispositivo cuya batería es de 4000 mAh y el power bank que tenemos es de 20.000 mAh, podemos asegurar que no habrá de que preocuparse en todo el día por mucho que estemos recurriendo al teléfono en todo momento. Por eso es necesario que sepamos qué capacidad tiene nuestro terminal y en base a eso tomar una decisión sobre cuál es el power bank que podamos necesitar. Cuanta más capacidad tenga también implica que menos veces tendremos que cargarlo por la noche, dado que un power bank muy amplio podría dar de sí dos días sin problemas.

En la línea de la capacidad del power bank se encuentra, nos guste o no, el peso. Por regla general a mayor capacidad del power bank mayor peso tendrá el accesorio de carga. A veces si no queremos llevar un peso extremo en nuestra bolsa es preferible que compremos un power bank que no sea tan potente. En este sentido tenemos que ver qué es lo que mejor encaja con nuestra filosofía e intentar adquirir una batería que no sea tan pesada como para que resulte un problema llevarla todo el día en la mochila o en el bolso.

Otro factor importante es la cantidad de puertos de conexión que tiene el power bank. ¿Por qué motivo? La explicación de esto es que de los puertos disponibles dependerá que podamos recargar la batería en más o menos accesorios de una manera simultánea. Es decir, si no solo es el móvil lo que queremos cargar y el power bank tiene dos conectores, podríamos cargar el móvil y el tablet al mismo tiempo. Estos dispositivos se repartirán la capacidad de carga, pero salvo que el power bank sea muy pequeño no habrá problemas para recuperar la energía en ambos al mismo tiempo.

Hay algunos modelos de power bank de baja calidad de los que debemos huir. Si es demasiado barato, es porque se está ocultando y posiblemente la calidad no sea buena. Recomendamos hacer una media de los precios y observar que la mayor parte de las opciones tienen el mismo tipo de coste. Por ello la elección entre un modelo y otro dependerá más del peso, de la capacidad o incluso del diseño si es algo que nos preocupa. Pero en cuanto comencemos a apoyarnos en el uso de los power bank veremos que no podemos vivir sin ellos a la vista de lo prácticos que resultan y de las muchas situaciones de riesgo de las que nos sacan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...