La atención sanitaria se relajará gracias a los asistentes virtuales

La colaboración entre Amazon y el gobierno de Reino Unido proporciona a los ingleses la oportunidad de acceder a información médica de calidad.

La atención sanitaria se relajará gracias a los asistentes virtuales

Para muchas personas el futuro es aterrador. Para otras, se trata de una imagen idílica en la que todo, por fin, cambiará. En ambos casos el motivo que lleva a un pensamiento y otro es el mismo: la tecnología. Los avances tecnológicos lo han cambiado todo y lo siguen cambiando a pasos de gigante. Con la tecnología de Alexa, el asistente virtual de Amazon, están extendiéndose muchas de las ideas del cambio.

Una de ellas es la que hace referencia a la atención sanitaria. Ahora mismo es frecuente que hagamos una de dos cosas si nos encontramos mal o sufrimos algún tipo de dolor. La primera es recurrir a Internet, buscando en Google respuesta a aquello que nos preocupa. La segunda opción es la tradicional: acudir al médico de cabecera o a Urgencias para que nos hagan una revisión y nos puedan proporcionar atención.

Acudir a Google en busca de respuesta no es precisamente lo más conveniente. En la actualidad se combinan tanto contenidos de baja calidad como aquellos que están escritos en modo nicho por parte de redactores que en muchos casos lo único que hacen es transcribir lo que han leído en otra fuente que posiblemente tampoco se realizó con unos conocimientos sólidos, sino transcribiendo de otra fuente anterior. Por ello la eficacia de la lectura que podemos conseguir desde los resultados de Google es cuanto menos dudosa.

Lo que puede ocurrir cuando nos dejamos llevar por Google es que estemos siguiendo información conveniente, porque por supuesto, esto puede ocurrir, o que nos confundamos con datos que realmente se alejan de la realidad. En cualquier caso, no podemos olvidar que la salud es algo importante y delicado, por lo que no podemos limitarnos a seguir una información no contrastada que hayamos encontrado en Google.

Por esto el cambio que introducen los asistentes virtuales es muy interesante. En el caso de Alexa, Amazon ha conseguido firmar un acuerdo de colaboración mutua con el National Health System de Reino Unido, de manera que la información que utilizará el sistema para informar a sus usuarios procederá de fuentes oficiales. El gobierno británico ha decidido dar acceso a la base de datos de salud del sistema sanitario nacional debido a que creen que será una buena manera de aliviar la carga de trabajo que tienen los médicos del país. Los usuarios podrán preguntarle a Alexa cómo tratar, por ejemplo, un dolor de cabeza, y seguirán indicaciones oficiales aprobadas por el gobierno para actuar en consecuencia.

Especialista sanidad

No se trata de recurrir a Alexa para todo, pero sí que hay muchas consultas que se pueden realizar con el sistema y así evitar tener que recurrir a la visita del doctor de cabecera. Este concepto posiblemente tenga repercusión en otros países y se extienda. En especial en sociedades como la nuestra también sería muy bienvenido, dado que proporcionaría exactamente las mismas ventajas a los ciudadanos y a la propia sanidad. Una gran parte de la sociedad nunca usará esta tecnología porque se encuentra fuera del público objetivo de la misma, pero sí habrá quien le saque partido y ayude a relajar el flujo de la atención sanitaria.

Lo que preocupa en este sentido es la privacidad. No son pocos los casos en los que el público se ha levantado en armas contra Alexa porque se ha confirmado que la herramienta almacena información personal de los usuarios. Y aquí el problema es lo que se haga con esa información, con las conversaciones que tenemos con el asistente y con el uso que le damos a la plataforma. En este caso Alexa descubrirá mucho sobre nosotros, sabrá las enfermedades que podemos tener, conocerá pautas médicas y aquello que nos preocupa o los síntomas que estamos teniendo. No es algo que suene demasiado bien si tenemos en cuenta todo lo que ha estado pasando en los últimos tiempos y las claras y lógicas preocupaciones que tiene la sociedad que está comenzando a adoptar este tipo de tecnología.

Pero si se llegan a unos controles sobre cómo gestionar el uso de las consultas médicas de Alexa, no hay duda de que el soporte que proporcione este asistente virtual y todos los demás, se puede convertir en algo que cambie la sociedad de forma muy positiva. Y dentro de esa misma línea, si el gobierno y otros organismos vinculados al mismo participan de una forma activa, podríamos tener por fin una fuente de información sólida y confiable para todo tipo de dudas. Porque el problema de los contenidos que llenan Internet no es el que los redactores que se esfuerzan crean con propiedad y conocimiento, sino todo el resto que conocemos bien y que nos desinforman con textos que solo buscan generar clicks y comisiones por venta. Al menos en términos médicos parece que hay luz al final del túnel.

Foto: anhngoc1397jarmoluk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...