Estrategias de inversión a medio plazo, creciendo

Los últimos reveses que el mercado ha ido superando sobre todo a partir de la segunda mitad del año 2008, han provocado un cambio en el perfil de los inversores, que en la actualidad han dejado de apostar por las inversiones especulativas a corto plazo y poco a poco van traslandando su interés a inversiones a medio plazo.

Los últimos reveses que el mercado ha ido superando sobre todo a partir de la segunda mitad del año 2008, han provocado un cambio en el perfil de los inversores, que en la actualidad han dejado de apostar por las inversiones especulativas a corto plazo y poco a poco van traslandando su interés a inversiones a medio plazo.

Los expertos consideran muy positivo el cambio de perfil que, durante los últimos meses, se está dando en los inversores de todo el mundo. Durante la segunda mitad de la década de los 90 y en adelante, surgió una nueva generación de inversores, cuyo perfil era muy agresivo y con intereses mayoritariamente especulativos, pretendían hacer dinero rápido sin importarles las formas, de esa manera fomentaron inversiones del tipo fondos de inversión libres o las ya famosas hipotecas subprime.

Sin embargo, a partir de la explosión de la burbuja inmobiliaria y de la crisis de créditos a nivel mundial, los inversores han dejado de confiar su dinero a los hedge fund y cada vez más optan por estrategias de inversión más seguras, tranquilas, y a un mayor plazo.

De esta forma, mientras que en países como Estados Unidos los fondos de inversión a largo plazo están teniendo un fuerte auge, en la Europa Occidental, sobre todo en España, quien más beneficiado se ha visto con la crisis ha sido el Estado, ya que los inversores han realizado una apuesta firme por los bonos de deuda pública emitidos por el gobierno.

A tenor de las cotizaciones que se han ido imponiendo en el IBEX 35 durante los últimos meses, que han delimitado al mismo entre las zonas de 10.000 y 8.400 puntos como máximo y mínimo, algunos expertos recomiendan a los inversores iniciar una gestación de estrategia en dos direcciones hacia el IBEX.


De este modo, la compra a la que se podría acceder sería paralela a una call de máximos y una put de mínimos, con la de máximos orientada hacia una inversión menor relativamente a la de mínimos en relación, todo ello teniendo como vencimiento el primer trimestre del 2009.

Las opciones a las que el inversor accedería no deberían de situarse en ningún momento por encima de los 1.000 puntos, pues de otra manera el riesgo sería relativamente alto, y las consecuencias de pérdidas a las que se expondría el dinero mucho mayores que si la barrera se sitúa por debajo de los 1.000.

La estrategia del inversor sería la de plantear una ruptura de máximo o mínimo, de esta manera – incluso con un cambio relevante -, la volatilidad podría volver a situarse en las cotizaciones.

Sin embargo, apostada y llevada a cabo esta estrategia, el inversor se enfrenta al corto espacio de tiempo en el que pretende llegar a obtener una rentabilidad media favorable. De este modo, el riesgo es incluso a tener muy en cuenta, ya que durante el primer trimestre del año las preferencias podrían caer en picado según se aproxima la fecha del vencimiento.

Así que el colchón sobre el que se sostiene este tipo de inversión se sitúa pues entre los 8.100 y los 10.400 puntos, que quedarían como vencimiento. De cualquier modo, siempre sería cuestión de evitar que ello se llegara a imponer, pues antes de llegar al vencimiento sería necesario realizar algunas operaciones para deshacerse de la inversión, eso ya, habiendo asumido, una pérdida considerable de lo invertido inicialmente.

Pero si los riesgos que supone este tipo de estrategia no le resultan interesantes al inversor, los expertos también disponen de otra alternativa, que durante los últimos meses está resultando ser bastante utilizada sobre todo en las bolsas europeas, en donde ha conseguido que determinados inversores logren salvar sus cuentas a última hora en 2008.

Mediante la estrategia de El Observador, se espera al inicio de las sesiones en bolsa, con la tendencia clara de las mismas de un gap bajista. Pero ¿Qué es un gap? Se denomina así a los huecos en las cotizaciones en los que no se ha cruzado ninguna operación, siempre suelen aparecer cuando, en la sesión anterior, la empresa que cotiza realizó algún tipo de comunicado o surgió un rumor que hizo cuestionarse a los inversores en el último momento sobre sus operaciones. La razón por la que hay que esperar un gap bajista es porque cuando es alcista, los inversores no encuentran a nadie que quiera vender a un precio adecuado y oportuno.

El gap bajista, en principio, debería de lograr que la cotización siempre esté en un nivel inferior al cierre del día anterior, de esta forma, sería más estable a la hora de poder adquirir los valores. En cualquier caso, la cotización nnca debería de estar por encima de aproximadamente la mitad del minimo del día anterior.

Según se acerca la hora de cierre, se debería de comprobar si el gap ha logrado un adobo y de esta manera si la dinámica llegará a fin en esa sesión por encima del inicio del gap, y por tanto también por encima de la mitad de la media en que se ha ido cotizando a lo largo de la sesión. Si la situación es así, el inversor podría entrar de pleno.

A partir de ahí debería de esperar hasta el próximo inicio de sesión, y comprobar si la cotización es mayor o menor, en el caso de que sea menor, debería de abandonar la operación.

Si el inversor tuvo fortuna y se consiguió adquirir un valor en alza, siempre se debería de controlar que la rentabilidad no llegara a superar en ningún momento aproximadamente poco antes de la mitad. En este sentido, el control de la inversión se debería de suceder durante las siguientes cinco sesiones, que en teoría deberían de prolongar el periodo alcista a tenor del método del observador. Es a partir de esas cinco sesiones cuando comienza a disminuir el valor diario y a partir de las siete cae considerablemente.

La salida en todo caso debería de estar fijada por el propio inversor y en función de las cotizaciones que se vayan sucediendo a partir de los siguientes siete días a la adquisición de los valores durante el gap bajista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...