El Ratio de Earning Yield

Earning Yield, es un ratio que nos permite dar una lectura mas informativa sobre la relación entre la rentabilidad, ingresos y tiempo, para algún valor de mercado. Nos da información sobre el comportamiento de estos valores (acciones, títulos, bonos, etc.) en el tiempo, mostrando la existencia de una correlación entre el comportamiento del mercado y el valor que muestra la empresa. En el artículo se menciona como se distingue de otros ratios, y porque es particularmente importante.

El mercado de valores, es un centro de negociación, donde se comercian distintas acciones, títulos, bonos, etc., un lugar donde las cotizaciones suben, bajan o se estancan; aquí suceden múltiples transacciones financieras, se muestran empresas de todos los tamaños, y en distintas situaciones, Sea cual sea el caso, es de vital importancia, saber como analizar dichos valores negociados.

Analizando la rentabilidad en la Bolsa de Caracas – imagen obtenida de Wikimedia, autor: Hugo Lodoño.

Ya sea porque deseamos invertir en alguna empresa, o simplemente conocer como se encuentran negociados sus valores en el mercado financiero; en cualquier caso, debemos hacer uso de distintas herramientas y cocientes financieros que, nos dan pautas del comportamiento de estos valores.

En esta ocasión intentaré mostrarles algunos alcances de uno de estos ratios o cocientes; me refiero al Earning Yield Ratio (etimológicamente, rendimiento e ingresos, respectivamente), que nos brindara información sobre  el comportamiento histórico de los valores que ofrece una organización en el mercado de valores.


Un ratio no es más que un cociente entre dos elementos o magnitudes que están relacionadas y por ello las comparamos. Las ratios tienen normalmente un valor ideal o estándar que nos indica si el resultado que obtenemos de aplicar cada ratio es el deseable o debemos realizar alguna acción para corregirlo. Siempre hemos de tomar con mucho cuidado estos estándares, ya que cada sector, cada empresa tiene características específicas que deben tomarse en cuenta antes de aplicar el análisis de los ratios.

Muchas veces nos vemos inmersos en  análisis complejos sobre la situación de una empresa. Asimismo, esta evaluación viene precedida del respaldo que pueda tener dicha organización; en palabras sencillas, una empresa es interesante siempre que, obtenga ingresos y sea rentable.

Es lo que deseamos obtener siempre que hacemos alguna evaluación, verificar que una u otra empresa, es en cierta medida rentable y segura.

La rentabilidad puede constituir una medida incompleta de los resultados. Los mercados financieros pueden capitalizar la corriente de beneficios de las empresas de forma diferente según sus estructuras de capital. Unas políticas de efecto impulsor y de liquidez diferentes pueden dar lugar a diferentes resultados, sean buenos o malos.

Observando la rentabilidad de las acciones – imagen obtenida de Flickr, autor: Rafael Matsunaga.

Es por esto, que existen gran variedad de ratios, los cuales nos permitirán analizar a las organizaciones, específicamente a sus valores (títulos, acciones, bonos, etc.) Desde siempre, ha sido vital, a la hora de conocer la rentabilidad de una empresa, evaluar el comportamiento de sus valores.

Existe la consideración del ratio entre el valor de mercado de las acciones y sus valores contables. Dado que los valores contables reflejan costos históricos y la retención de beneficios no distribuidos, también reflejan parcialmente la periodicidad de compras de bienes o activos y las políticas de retención de beneficios.

Aunque los ratios de valor de mercado a valor contable fluctúan según la empresa, una empresa bien dirigida debería esperar un valor de mercado comprendido entre una y media y dos veces su valor contable por acción.

Para una empresa en crecimiento estos valores serían superiores. Cabría esperar que el crecimiento de las ganancias por acción fuera superior al 10 % anual. El crecimiento del precio de mercado por acción podría ser del 15 % anual o superior. El ratio precio/beneficio sería de entre 25 y 30 veces, o mejor. Por último, el ratio de valor de mercado a valor contable en el caso de empresas en crecimiento llega a ser de hasta tres veces o más.

También muchas veces se han utilizado ratios como el PER, que significa: ratio del precio de la empresa en relación con su beneficio. Este ratio proviene del inglés Price Earning Ratio.

Mercado de valores – Bolsa mexicana – imagen obtenida de Wikimedia, autor: Rosario A.D (chayito77).

El PER tiene varias lecturas, por ejemplo, nos dice cuántos años harían falta para que se pudiera adquirir una acción con el beneficio generado por la empresa. Nos informa también de las expectativas que tiene el mercado sobre la empresa.

Efectivamente, si el valor del mercado supera el valor del beneficio, significa que el mercado confía en la capacidad para generar un beneficio mayor a medio y largo plazo. Cabe resaltar que debe ser comparado entre empresas de un mismo sector, por ejemplo bancos, químicas, etc.

Ahora bien, existen casos en que el PER, resulta insuficiente para analizar el valor de la empresa; es más, hay casos en que el resultado puede ser sesgado debido a que no se considera el factor tiempo, de manera que, se pueda analizar en base al ritmo de mercado.

Para estos casos es muy conveniente utilizar otro ratio, que si incorpora un análisis más coherente con una curva de cotización histórica. Me refiero al mencionado en el titulo de este artículo, ratio de Earning Yield.

El ratio de Earning Yield, evalúa las ganancias que ha tenido algún valor (acciones, títulos, etc.) en los últimos 12 meses y lo compara con el precio del mercado por acción (beneficios por acción). Lo que nos expresa es la relación de rentabilidad en función de un histórico de las tasas de interés. Es decir, evaluar en base al comportamiento histórico, de dicho valor.

Lo que queremos encontrar con este ratio, no es simplemente un cociente, que como en el PER, nos de un dato presente. Nos interesa saber, como se comportara ese valor en el futuro, y como estuvo creciendo o decreciendo en el pasado.

Esto resulta sumamente interesante, pues existen casos en los que hacer evaluaciones simples como el PER, incurre en grandes errores. Tales casos serian, cuando existen sobre valoraciones o valoraciones ajustadas. En estos casos, el PER podría llevarnos a una lectura inversa o errónea.

Para el caso del ratio earning Yield, existe una variante, denominada dividend Yield ratio, que en vez de utilizar el precio del mercado por acción, hace uso de los dividendos que ha repartido cada una de estas acciones.

Esto último, nos permite evaluar los valores del mercado, en cuanto podemos ver si ha disminuido o aumentado. Ya sea en casos de alza o baja.

En definitiva, el Ratio de Earning Yield, es particularmente útil por los resultados que arroja, en donde podemos encontrar una correlación entre lo que ha ocurrido en el pasado (comportamiento histórico) y lo que esta sucediendo actualmente, permitiéndonos observar que ocurrirá en el futuro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...