Aportaciones de Internet a las Organizaciones Empresariales

Internet ofrece un sin fin de oportunidades a las empresas, y ahora en los tiempos actuales es necesario adaptarse a ella y emplearla en forma adecuada para no caer en falsas espectativas.

Fruto de la interconexión de redes locales y de redes de área más amplia, existe la red Internet. Algo que puede parecer tan complejo a muchos se explica de manera sencilla como un conjunto de ordenadores en todo el mundo conectados entre sí.

El término “Internet” proviene del concepto de “red de redes”. Cuando nació Internet sus creadores se plantearon que ninguna red era lo suficientemente grande para satisfacer a todas las personas que quisieran conectarse. Por ello decidieron conectar redes de distintos tipos y tamaños, pertenecientes a distintas instituciones o empresas. Para el usuario, sin embargo, Internet aparece como una red única.

En su momento se hizo creer a muchas empresas que Internet les iba a permitir “vender más”, ya que estar en Internet es relativamente barato, pero existe un elevado coste de “conectar” con el consumidor para que compre. Es cierto que hay empresas que venden en Internet. Pero la mayoría de las empresas tendrán que aprender a utilizar las posibilidades de la red de otra manera:

Como observatorio de su competencia: qué productos están apareciendo en el mundo, qué nuevas tecnologías se están aplicando.
Como detector de nuevos proveedores: como fuente de información sobre agentes en los que “externalizar” aquellas partes no esenciales de la producción.
Como canal de comunicación constante con sus clientes: estableciendo una “conversación” permanente que les permita saber en cada momento qué les gusta, qué esperan de ellos, qué han hecho mal, e incluso facilitarles el diseño de productos o servicios.

Internet ha modificado la idea de negocio – Foto obtenida de Flickr, Autor Striatic

Redes Empresariales, productos y clientes

Internet ha abierto en algunos la idea de que dejamos atrás la era industrial para adentrarnos en la era de la información. Por lo general, las empresas de la era industrial confeccionaban y vendían productos. A. Cornella sostiene que “quizás las de la era de información venderán sólo servicios, aunque en muchos casos su “soporte” sea un producto, de la misma forma que un fabricante de ascensores ha cambiado su negocio, de vender ascensores a mantenerlos“.

Internet permite a las empresas realizar esta transformación de empresa “fabricante” a “proveedora” de servicios. Y para hacerlo deberá pasar de gestionar sólo procesos de producción a gestionar distintos tipos de redes gracias a las tecnologías de la información:

Las redes de las empresas especializadas en las que externalizará su producción la empresa se concentrará en muchas ocasiones sólo en “gestionar la marca”.
Las propias redes de los productos “portadores” del servicio.
Una red de clientes, de los que puede llegar a conocer y conversar sobre la existencia de un servicio de mantenimiento y un contacto directo.

Estamos diciendo que, gracias a las tecnologías de la información e Internet, la empresa se convertirá en una organización “intensiva en información”, en la cual su función principal será la de gestionar información. Y de su capacidad para gestionar sus redes de agentes, de productos y de clientes, dependerá su éxito futuro.

Internet forma parte de los nuevos negocios – Foto obtenida de Flickr, Autor: Peter Kaminski

Conocimiento Diferencial

Como hemos descrito en el apartado anterior, las empresas se transforman en gestoras de información. De esta manera, en un entorno tan intensivo en información, el mejor rendimiento de esa información se convertirá en una ventaja competitiva en el mercado. Las empresas tenderán a manejar grandes cantidades de información sobre el mercado, sobre sus competidores y sobre sus clientes. Pero no todas sabrán hacer un mismo uso de ella. La competitividad vendrá no de tener información, sino de convertirla en “conocimiento diferencial”, es decir, en ventaja competitiva.

Para convertir toda esa información en un conocimiento diferencial, las empresas deberán disponer de equipos humanos que sepan interpretar la información que les llega del entorno, para generar las respuestas adecuadas. Para poder interpretarlas, el equipo humano deberá disponer de sistemas de información con dos características fundamentales:

Tecnologías que permitan utilizar grandes cantidades de información de calidad, previamente filtrada mediante criterios bien establecidos. Aplicaciones como los Enterprise Resource Planning (ERP) pueden ser un primer paso.
Tecnologías que dispongan de mecanismos de motivación, estimulación, participación y reconocimiento de la aportación de ideas, conocimientos y mejores prácticas, entre los miembros de la organización. La utilización de Foros de Debate, o herramientas de Knowledge Management (KM) fomentan la participación

Las empresas deberán aprender a utilizar Internet para manejar mejor la información que fluye por su interior y por sus “alrededores” (las empresas de “su” red y las experiencias de sus clientes), con el fin de generar un conocimiento diferencial al que otros no puedan acceder. En esta línea, ganará quien sepa utilizar una herramienta de comunicación tan potencialmente rentable, en términos de comunicación, como Internet, para estimular procesos sociales de creatividad en una búsqueda constante de innovación que conecte con las aspiraciones del mercado.

Inventar Procesos Propios de Internet

Pero quizás el cambio más rotundo es uno que no depende directamente de las empresas, sino que debe producirse en un ámbito más global. Para que se produzca un verdadero lanzamiento de Internet debemos inventar procesos que superen las deficiencias actuales de la red. Se trata principalmente de procesos del mundo real que se han adaptado a Internet, como por ejemplo los sistemas de pago y los sistemas logísticos.

Sistemas de Pago

Es muy difícil que el comercio electrónico funcione si no superamos las deficiencias del principal instrumento de pago. La tarjeta de crédito, que fue inventada para un comercio “cara a cara” y no para Internet, donde el anonimato desempeña un papel importante, no es la herramienta de pago ideal para realizar transacciones con cantidades muy pequeñas.

Internet forma parte de los nuevos negocios – Foto obtenida de Flickr, Autor: Guerra994

Sistemas Logísticos

Los esquemas logísticos actuales no son inmediatamente adaptables a las necesidades del comercio electrónico minorista. Están diseñados para mover contenedores de un lugar a otro del planeta pero no están preparados para distribuir millones de pequeños paquetes a millones de personas distintas.

Internet está repleto de adaptaciones de modelos probados en el comercio real que acaban, por lo general, fracasando en Internet porque las reglas de la red son otras. Debemos encontrar el “estilo” propio de la red, definir nuevos procesos e instrumentos que den sentido al comercio electrónico.

Crédito de Imágenes:

Imagen 1 izquierda: foto obtenida de Flirk, Autor: Jason Coates.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...