Twitter decide no aceptar más anuncios de política

La política ya no tiene cabida entre los anuncios publicitarios que se pueden contratar en el servicio de Twitter.

Twitter politica

Una de las polémicas actuales que se están viviendo en el terreno de las redes sociales se encuentra atribuida a la presencia en las mismas de anuncios publicitarios relacionados con la política. ¿Deberían las redes sociales seguir permitiendo que los políticos se anuncien en ellas diciendo lo que quieran incluso si son mentiras? Esa pregunta divide sobre todo a los norteamericanos, que creen que hay implicaciones tanto positivas como negativas en permitir una práctica como esta.

De momento Twitter ha decidido mover ficha y anunciar que por su parte han prohibido los anuncios de política a fin de mantener su red social de una forma más transparente. Instan a los políticos a que trabajen sus cuentas y los mensajes que transmiten para que sea esto lo que lleve a que haya más personas que hablen de ellos, que reciban más likes y Rts a sus publicaciones. Es decir, Twitter apuesta por dejar que todo se produzca de una forma natural y que su red social no sea un mero escaparate de los políticos. Si un político quiere tener repercusión en Twitter a partir de ahora se lo tendrá que currar y encontrar la forma con la que conectar con los usuarios.

Además de bloquear los anuncios relacionados con la política, Twitter también ha prohibido los relacionados con causas que puedan ser utilizadas de una manera política. Es decir, causas como la lucha contra el cambio climático o la inmigración. Todo ello queda fuera de las campañas publicitarias que se pueden hacer en Twitter a partir de ahora, tanto para bien como para mal.

En las oficinas de Twitter creen que esto era algo necesario visto todo lo que ha pasado en los últimos años. En la última elección presidencial de Estados Unidos hubo multitud de anuncios publicitarios que en cierto modo jugaron con la manipulación para ganar votos para un partido u otro. Y a medida que estos anuncios tenían protagonismo, los mensajes de las cuentas oficiales quedaban más diluidos. A Twitter también le preocupa la forma en la que el machine learning está permitiendo a los partidos hacer uso de la tecnología a su favor o incluso cómo están circulando muchos vídeos de deepfake con la intención de manipular la publicidad y la opinión de los usuarios.

Twitter decide no aceptar más anuncios de política

En Twitter creen que no es democrático que se pueda manipular la inversión publicitaria en redes sociales para beneficio de un partido u otro. No quieren coartar la libertad de expresión de nadie porque creen que se trata de dos cuestiones muy diferentes. Su modo de actuar ha gustado entre algunos políticos, aunque los más críticos reconocen que no es suficiente y que ni siquiera así Twitter se convierte en un lugar conveniente para la discusión política. Por su parte, otros políticos, como Hillary Clinton, instan a que Facebook tome una medida similar y que haga lo mismo que ha hecho su gran rival. Pero la empresa de Mark Zuckerberg ya ha dejado claro en varias ocasiones que ellos no tienen ninguna intención de introducir un cambio en su filosofía publicitaria.

En Facebook opinan todo lo contrario a Twitter. Utilizan argumentos radicalmente opuestos, como que si ellos bloquean la posibilidad de que los políticos contraten anuncios publicitarios, habrá partidos que no tendrán ninguna exposición. Creen que los medios prestan mucha atención a ciertos políticos, mientras que otros para tener algo de exposición tienen que recurrir a la publicidad. Y si les niegan la publicidad, ¿quién les ayudará a que su mensaje llegue a las masas? Al mismo tiempo, Facebook usa la carta más sensible al decir que ellos no pueden prohibir que alguien promocione la lucha a favor de causas tan positivas como el cambio climático o el empoderamiento de la mujer.

No hay duda de que en Facebook saben jugar muy bien con este tipo de respuestas y que cuando utilizan esos argumentos son difíciles de replicar. La compañía también ha dicho que los ingresos que tienen procedentes de campañas publicitarias relacionadas con la política están por debajo del 0,5% de sus ganancias, por lo que no se trata de un asunto económico. Y como forma de rematar han usado la típica excusa, menos elaborada que las demás, de “Google y YouTube también lo hacen”. Con ello se quitan de encima toda responsabilidad y dejan tranquilos a los políticos al confirmarles que en Facebook siguen teniendo cabida. No solo eso, sino que ahora que Twitter sale de plano, es posible que Facebook obtenga más campañas publicitarias en el futuro.

Tanto si la medida de Twitter se mantendrá en los próximos años o si será algo que acabe en desuso en 2020 tal y como pronostican algunos expertos, no hay duda de que se están explorando unos aspectos éticos de las redes sociales que darán mucho de lo que hablar en el futuro.

Foto: MIH83 – Free-Photos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...