Recomendaciones para mejorar nuestro flow personal

El flow personal nos puede llevar a crecer de una forma saludable y a echar una mano a otras personas a las que podamos ayudar mucho.

El flow personal nos puede ayudar a desarrollar nuestra carrera profesional de una manera notable, así como a mejorar nuestras relaciones con otras personas, ya sean emprendedores, clientes, socios o cualquier tipo de persona que se relacione con nosotros. La manera simplificada de definir este concepto es reflexionando acerca de cómo todos sabemos que, todo lo que hagamos en nuestro trabajo, no debería que estar relacionado directamente de forma absoluta con la obtención de un beneficio.

O dicho de otra manera, lo que hacemos para mejorar el flow personal es acumular karma positivo a nuestro alrededor, hacer pequeñas o grandes obras que ayuden a otras personas sin buscar un beneficio directo en ello. Pero ¿Cómo podemos conseguirlo? ¿qué hay que hacer para acumular este flow personal positivo que nos proporcione una mejora significativa en nuestra vida?

Compartir contactos

Los jóvenes emprendedores que están comenzando lo hacen tirándose a la piscina prácticamente sin salvavidas y sin ningún tipo de apoyo. Nosotros es posible que llevemos trabajando mucho tiempo y que dispongamos de contactos suficientes para salir adelante y progresar en cualquier iniciativa que hagamos. Lo más probable es que dispongamos de contactos para cualquier tipo de situación o necesidad y que los hayamos acumulado sin necesitar recurrir a ellos, puesto que con el paso de los años no paramos de conocer nuevas personas en terreno profesional.

Si conocemos a alguien que esté comenzando y que no tenga contactos en los que apoyarse o con los que satisfacer algunas de sus necesidades, deberíamos ayudarle y echarle una mano para que pueda comenzar a progresar. No sabemos si en el futuro seremos nosotros quienes necesitaremos algún contacto, pero tampoco deberíamos pensar en esa posibilidad como factor que nos empuje a darle la ayuda a quien la necesite.

Compartir nuestro tiempo

Para un emprendedor, autónomo o profesional no hay nada más valioso que el tiempo. Solemos pensar que «el tiempo es dinero» o «el tiempo es oro» y lo hacemos debido a que un espacio de tiempo determinado podríamos emplearlo con el objetivo de hacer grandes cosas para nuestro negocio. Pero puede haber ocasiones en las que compartamos este tiempo con personas que lo necesiten a las que tengamos que ayudar de una u otra manera. No tiene necesariamente que ser otro emprendedor o profesional, sino que también podemos estar hablando de, por ejemplo, una iniciativa social que requiera hacer trabajo de voluntariado.

No solo vamos a ganar ese karma positivo tan favorable para nosotros, sino que al hacer este tipo de trabajos o colaboraciones vamos a demostrarle al mundo que tenemos unos intereses determinados. Eso es algo que nos podría terminar abriendo más puertas de las que podríamos imaginar.

Compartir nuestros conocimientos

Otra de las posibles necesidades que pueden tener las personas que requieran nuestra ayuda son conocimientos o nuestra propia experiencia. Nunca hay que tener ninguna duda en ayudar en lo máximo posible. Los conocimientos que vamos acumulando a lo largo de la vida podrían ser cruciales para que otra persona dé sus primeros pasos o resuelva un obstáculo complicado con el que se ha encontrado. Al fin y al cabo, pensemos que tenemos una serie de conocimientos que podemos utilizar y que no nos va a resultar problemático hacerlo.

Por ejemplo, aunque hay multitud de posibles situaciones, pongámonos en el lugar de ser un escritor de éxito o un especialista en determinada materia. En ese contexto, tenemos un amigo o conocido que va a publicar un nuevo libro, quizá su primer libro, y al que le vendría bien que la introducción la escribiéramos nosotros. Sería una buena manera de darle un pequeño impulso comercial, puesto que podría utilizar nuestro nombre y conocimientos a modo de reclamo.

Escribir esa introducción no resultaría algo complicado para nosotros, pero el apoyo que le estaríamos dando con ello a la otra persona sería realmente beneficioso para ella. Por este motivo nunca hay que restar importancia a esta forma de apoyo que podemos realizar y que, por otro lado, también nos puede aportar multitud de beneficios a corto y largo plazo.

Hacer felices a los demás

Pero lo que más flow personal positivo nos va a proporcionar es ser amables con los demás y, en la medida de lo posible, intentar hacerles más felices en su día a día. Nos sorprendería lo poco que nos puede costar hacer que otra persona se sienta un poco más feliz con un gesto, unas palabras o cualquier otro tipo de acción. Al extender la felicidad entre otras personas, lo que hacemos es poner en movimiento un fenómeno que puede llevar a que este sentimiento de felicidad y alegría también llegue a otros, puesto que resulta algo contagioso. Cuando nosotros nos esforzamos por hacer feliz a alguien es muy posible que esa persona haga lo mismo después y que así los buenos sentimientos se sigan extendiendo por el mundo sin descanso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...