Operatividad Bancaria en el Comercio Internacional

La banca comercial atiende transacciones de importación y exportacion, siendo la de uso más común al carta de crédito o crédito documentario.

La banca comercial atiende transacciones de importación y exportacion, siendo la de uso más común al carta de crédito o crédito documentario, documentos muy empleados en actividades internacionales y que deben incluir necesariamente un certificado de calidad internacional.

El credito documentario es un compromiso escrito contraido a través de un banco por orden de un camprador / importador, con el fin de comprometerse al pago de una cierta cantidad de dinero a un vendedor / exportador relacionada con los bienes materia de la transacción de comercio exterior. Esto debe cumplirse en un plazo establecido, contra entrega de documentos legales que establezcan el envio de determinada cantidad de mercadería.

Las normas relacionadas con la carte de credito son publicadas por la Camara de Comercio Internacional (CCI) y corrsponden a la publicación CCI No 500 (creada a inicios de 1983), donde se regula los usos uniformes relativos a este tipo de documento. Según la CCI, esta norma “reconocen una serie de reglas que unifican los criterios de manejo de operaciones de comercio internacional definiendo los derechos y obligaciones de las partes y resumiendo las prácticas bancarias internacionales para la emisión y manejo de los créditos comerciales”; ello conlleva a deducir que este documento se constituye en una promesa asumida por un banco o instituto de crédito para pagar una cierta suma de dinero (establecida en un contrato de compra); contra la presentación de documentos que certifican un hecho o acto jurídico en un plazo pre-establecido, todo ello respaldado por un contrato de crédito es el que regula la relación entre el banco emisor y ordenante.

Por la carta de crédito el importador (comprador) solicitará a su banco emisor (avisador), la apertura del crédito documentario que de preferencia debe ser una carta de crédito irrevocable, confirmada y a la vista (de esta manera de constituye en un compromiso del banco y configura la exigibilidad de cobro contra los documentos de embarque) y en la cual intervienen los siguientes sujetos: ordenante, beneficiario, banco emisor y banco pagador. Se incluyen a su vez los siguientes elementos que en si son los que regulan y dan validez al documento: importe del crédito y la condición de compra, lugar y fecha de vencimiento para la negociación de los documentos y la forma en que debe ser avisado al exterior.

La irrevocabilidad de este documento configura y establece que una vez emitido este, ya no hay vuelta atrás en la operación de compra-venta, esto evita que el comprador desista de adquirir el producto y ayuda a que las transacciones de comercio exterior sean serias y confiables. Esto otorga una ventaja fundamental en cuanto confiere a ambas partes un alto grado de seguridad, de que las condiciones previstas serán cumplidas y con ello el importador tendrá la certeza de que la mercancía le será entregada conforme a los términos previstos, además de la posibilidad de obtener un apoyo financiero, en tanto que el exportador puede asegurar su pago.

El pago se efectúa contra los documentos que representan las mercancías y por consiguiente, que posibilitan la transmisión de derechos sobre dichas mercancías. El banco en ningún momento se responsabilizará por la mercancía objeto de la transacción, su responsabilidad se limita a los documentos que la amparan; sin embargo si brinda su asesoramiento en la operación crediticia y acerca del trámite completo de las operaciones e información oportuna sobre el estado de cuenta en créditos comerciales. Por intermedio de este documento puedes además verificar las comisiones y gastos cobrados por este servicio, los mensajes de transmisión al banco corresponsal y los datos de recepción.

Según lo establecido en el CCI No 500 “al comienzo de una carta de crédito, el Importador (comprador) y el Exportador (vendedor) deben firmar un acuerdo comercial, que puede ser un contrato Comercial (de compra/venta) o por servicios, factura pro-forma emitida por el exportador y aceptada por el importador, intercambio de notas (contrato informal)”, se debe considerar la información que debe contener el contrato comercial que incluye lo siguiente:

Descripción de la mercadería, cantidad, precio unitario y condición de venta según Incoterms.
Medio de transporte, lugar y plazo máximo para disponer el embarque de la mercadería y destino final de la misma.
Plazo de pago (post-embarque).
Detalle de la documentación de embarque a ser emitida por el exportador. Dicho requerimiento lo determina el importador en función a las disposiciones aduaneras vigentes en el país donde se procederá a su nacionalización (despacho a plaza).
Instrumentación de pago, fecha máxima de validez para presentar la documentación de embarque y plazo de negociación.
Gastos bancarios, quién asume los mismos, ya sea los originados en el país del importador y del exportador.
El exportador podrá indicar el nombre del Banco a través del cual desea obtener la Carta de Crédito y/o el pago.

Recomendación en función a las normas de la CCI:

Según el art. tercero del documento CCI No 500 se establece que “los créditos son, por su naturaleza, operaciones independientes de las ventas o de cualquier otro contrato en los que puedan estar basados y a los bancos no les afectan ni están vinculados por tales contratos, aún cuando en el crédito se incluya alguna referencia a los mencionados contratos. Por lo tanto, el compromiso por parte del banco de pagar, aceptar y pagar instrumentos de giro o negociar y/o cumplir cualquier otra obligación incluida en el crédito no está sujeto a reclamaciones o excepciones por parte del ordenante, resultantes de sus relaciones con el banco emisor o con el beneficiario”;asimismo se deja claro que el “beneficiario no podrá, en ningún caso, hacer uso de las relaciones contractuales existentes entre los bancos o entre el ordenante y el banco emisor”.

La norma también señala que debemos considerar y tener muy en cuenta que las partes que intervienen en un crédito “negocian con documentos y no con mercancías, servicios y/u otras prestaciones” (art. 4° del CCI No 500), lo que significa que en una carta de crédito los bancos que intervienen efectuarán los pagos a los beneficiarios (exportadores de bienes y/o servicios) en la medida que estos últimos cumplan con las condiciones exigidas en la instrumentación de pago. Los conflictos que se susciten entre comprador y vendedor respecto a cuestiones como la calidad de la mercancía, deben ser solucionados entre ellos fuera de los ámbitos bancarios, haciendo valer los términos del «contrato comercial». Las demandas «comerciales » no se contemplan en las normas de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), por ser materia del derecho internacional.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...