Instrumentos del Comercio Internacional

El comercio internacional es una actividad que implica relaciones entre, obedece a la distribución irregular de los recursos económicos y a la diferencia de precios, la cual a su vez se debe a la posibilidad de producir bienes de acuerdo con las necesidades y gustos del consumidor. Existen instrumentos variados otorgados por los gobiernos que permiten fomentarlo así com riesgos y ventajas.

El comercio internacional es una actividad que conlleva a establecer relaciones amistosas entre los países, obedece a la distribución irregular de los recursos económicos y a la diferencia de precios, la cual a su vez se debe a la posibilidad de producir bienes de acuerdo con las necesidades y gustos del consumidor. Existen para fomentarlo, instrumentos variados que van desde las ayudas comerciales, hasta el apoyo financiero y fiscal por parte de los Gobiernos.

Es bien sabido que los gobiernos prestan apoyo comercial a sus exportadores ofreciéndoles facilidades administrativas, servicios de información y asesoramiento e incluso promocionando directamente los productos originados en el país mediante publicidad, exposiciones y ferias internacionales. Las ayudas financieras a la exportación son principalmente los préstamos y créditos a la exportación, frecuentemente con tipos de interés muy bajos, y los seguros gubernamentales que cubren los riesgos empresariales incluso el riesgo derivado de perturbaciones políticas o bélicas.

El apoyo fiscal se traduce en instrumentos que consisten en las desgravaciones fiscales (reducción de impuestos), la devolución de impuestos a través de convenios o tratamientos especiales a tal o cual actividad productiva exportadora y las subvenciones directas que en tiempos actuales cada vez son menos. Justamente el asutno de las subvenciones directas, ya no es muy aceptado internacionalmente ya que pueden degenerar en situaciones de dumping, generando precios mucho menores en el extranjero a los que se ofrecen en el mercado nacional e incluso precios inferiores a su coste de fabricación.

Si no existieran barreras a las importaciones ni ayudas artificiales a las exportaciones, los movimientos internacionales de bienes y servicios se producirían exclusivamente por razones de precio y calidad. Esa es, en el fondo, la única forma sostenible de mejorar la posición internacional y la relación real de intercambio de un país: conseguir producir con mayor eficacia, más calidad, a menor coste. Y para ello lo que hay que hacer es mejorar la organización productiva, la formación de los trabajadores y la tecnología.

Ventajas.

A través del comercio internacional se obtiene una mayor movilidad de los factores de producción entre países, permitiendo que cada país se especialice en aquellos productos donde tienen una mayor eficacia o experiencia, lo cual le permite utilizar mejor sus recursos productivos y materiales, elevando con ello el nivel de vida de sus ciudadanos. Este tipo de sistema de intercambio permite precios estables, dados por la oferta y demanda y el libre mercado, permitiendo cubrir la demanda insatisfecha de bienes cuya producción interna es insuficiente o en todo caso no sean producidos en el país; asimismo es un medio de distribución de productos que se consideran excedentes en nuestro país y que por lo tanto crearían una sobre oferta degenerando la estabilidad en los precios.

El comercio internacional es el generador de movimientos de entrada y salida de mercancías que dan paso a la balanza en el mercado internacional. Por medio de la balanza de pago se informa que tipos de transacciones internacionales han llevado a cabo los residentes de una nación en un período dado.


Barreras a las importaciones

Existen tres tipos de barreras en el comercio internacional: las barreras contingentes, las cuales son del tipo cuantitativo y son establecidas por los gobiernos a través de licencias y regulaciones orientadas a un determinado producto. Este tipo de barreras establecen límites a la cantidad de producto otorgando licencias de importación de forma restringida.

El segundo tipo son los aranceles, los cuales como podemos deducir son barreras impositivas, una de ellas y la más común esta constituida por las tasas aduaneras, las cuales forman parte del precio de venta final en el mercado donde se importe este producto, ello conlleva al incremento del precio pero permite regular el valor de una producción externa a muy bajo costo contra una producción nacional de costos mucho mayores, evitando con ello que productos de baja calidad pero reducidos costes ingresen al mercado con ventajas.

Un tercer tipo son las barreras administrativas, las cuales se derivan de los trámites aduaneros complejos que retrasan y encarecen los movimientos de mercancías, hasta sofisticadas normas sanitarias y de calidad que, al ser diferentes de las del resto del mundo, impidan la venta en el interior a los productos que no hayan sido fabricados expresamente para el país. Este tipo de barreras, en las economías actuales de libre mercado están siendo eliminadas por los tratados de libre comercio entre naciones.

Riesgos del comercio internacional

Varios son los riesgos que se adoptan con este sistema de intercambio. El primero de ellos esta relacionado con el riesgo de cambio y es una consecuencia directa de la variación en el tipo de cambio de la moneda de pago, la cual puede originar un aumento o una pérdida de valor de la mercancía negociada, existiendo el riesgo de encarecimiento de la compra o de depreciación de la venta realizada.

El riesgo país por su parte, lleva inmerso dos variables, la política estatal y las directrices económicas. La primera se refiere a la capacidad del gobierno de un país para mantener la estabilidad política interna, con una estructura de poder estable y al mismo tiempo con buenas relaciones con los países de su entorno; la variable económica, por su parte, es la obtenida a partir del análisis de sus datos macroeconómicos como son la deuda externa, la balanza de pagos, el crecimiento económico o las directrices de su política interna en relación a esta materia.

El riesgo comercial o riesgo de insolvencia es uno muy importante para las empresas importadoras y exportadoras y esta derivado de la insolvencia del importador, incapaz de hacer frente a la deuda contraída en el plazo establecido por el exportador. Al existir una mayor desconfianza debido al desconocimiento entre las empresas de países distintos, a la vez que unos diferentes usos y costumbres comerciales, el riesgo comercial es mayor en el comercio internacional que en el nacional.

Sabemos que este tipo de sistema implica operaciones de pagos al exterior avaladas por bancos extranjeros, a través de créditos documentarios o garantías bancarias; existe por lo tanto un riesgo de banco, y se traduce en la posibilidad de que dicho banco sea poco solvente y no pueda hacerse cargo del pago que avala, por eso es importante determinar con qué bancos se trabaja en el exterior y conocer su prestigio externo. Asimismo en el caso de que la operación de comercio exterior implique toma de financiación, para el exportador o para el importador, se incurre en un riesgo de tipo de interés, pues un alza en el tipo de financiación incrementará los costes de producción (exportación) o de adquisición de mercancías (importación).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...