6 casos de gobiernos refrendados o tumbados por la austeridad que quizá desconocías

Las políticas de austeridad han encontrado una respuesta dispar por parte de los electores. Thatcher y Merkel la rentabilizaron pero a Carter lo hundieron.

2015 ha sido un ejercicio agotador en lo que a las citas electorales se refiere. Dinamarca, Finlandia, Reino Unido, Portugal, Grecia o España fueron algunos de los países europeos que celebraron elecciones generales durante el pasado año. No pocas de esas votaciones tenían como telón de fondo la ratificación de la política económica seguida por el gobierno de turno. A continuación, mostramos seis ejemplos representativos de cómo han valorado los votantes la austeridad históricamente.

Aprobación

1. Margaret Thatcher (1983 y 1987)

La ‘Dama de hierro’ es el ejemplo por antonomasia de gestión económica ortodoxa y éxito electoral. Prácticamente nada de lo que hizo dejó a nadie indiferente y los analistas se debaten entre la admiración y la crítica más encarnizada. Entre sus medidas más importantes, redujo notablemente la capacidad de influencia de los sindicatos en la política; atajó el desbocado déficit público que heredó en 1979 hasta dejarlo en el 1,7% en 1990; emprendió una decidida política de privatizaciones que afectó a prácticamente todos los sectores económicos con participación estatal; y acometió una inédita reducción de la deuda pública hasta situarla en el 31% del PIB cuando abandonó Downing Street.

tatcher

2. Angela Merkel (2009 y 2013)

La actual canciller alemana llegó al poder poco antes del estallido la mayor crisis económica que ha vivido Europa desde la Gran Depresión. Con fama de pragmática, la líder demócrata-cristiana dio continuidad a las reformas emprendidas por la anterior Administración socialdemócrata, recogiendo, de paso, todos sus éxitos. Ha mantenido el déficit público en niveles muy bajos durante la Gran Recesión y sus cuentas públicas registraron un superávit del 0,3% en 2014 y se espera uno similar para 2015. El fomento de los preexistentes ‘minijobs’ y las facilidades para la contratación han permitido dejar la tasa de paro alemana en el 4,5%.

merkel

3. David Cameron (2015)

Llegó a las elecciones del pasado año empatado con los laboristas y los británicos le dieron una inesperada mayoría absoluta. No es un líder carismático pero ha sabido vender una gestión económica tan impopular como rigurosa. Con severos recortes de las prestaciones sociales y alguna alza fiscal inicial posteriormente revertida, el gobierno conservador ha convertido al Reino Unido en la décima economía más competitiva del mundo y ha reducido el paro hasta el 5,2%. La tasa de pobreza ha pasado del 17,1% al 16,8% entre 2010 y 2014.

cameron

Rechazo

1. Jimmy Carter (1980)

Muy a su pesar, el presidente demócrata tuvo que asumir una política monetaria muy estricta por parte de la Reserva Federal. El gobernador Paul Volcker procedió a elevar los tipos de interés para corregir los excesos cometidos en los años anteriores y ello sumió al país en la recesión. Para evitar que la inflación siguiera aumentando, la Administración Carter aceptó las restrictivas políticas de la Fed mientras crecía el desempleo. El déficit público era muy abultado y se arrastraba desde la Guerra de Vietnam, sin que Nixon y Ford hubieran hecho nada para reducirlo. Para colmo de males, la segunda crisis del petróleo de 1979 pilló al Gobierno estadounidense sin margen.

carter

2. Gerhard Schröder (2005)

El caso contrario al de Angela Merkel. El canciller alemán acometió importantes reformas en el país desde su llegada al Gobierno en 1998. Modificó el sistema de pensiones para garantizar su viabilidad y se propuso remover los cimientos de la economía alemana, que parecía haber encallado tras la compleja reunificación de 1990. En 2002 revalidó su victoria y dio inicio a la llamada ‘Agenda 2010’, el ambicioso programa destinado a culminar sus reformas estructurales. Entretanto, el desempleo se mantuvo en niveles muy elevados para lo que suele ser habitual en el país germano a pesar de introducir por vez primera la figura de los ‘minijobs’. Sus recortes en los subsidios sociales fueron muy criticados.

schroder

3. Pedro Passos Coelho (2015)

Un adiós con cierto sabor a victoria. El dirigente conservador portugués accedió al poder en 2011, justo después de que el país solicitara formalmente el rescate. Fue por tanto el encargado de aplicar las impopulares medidas recetadas por la troika, lo que incluía aumentos de impuestos, reducción de las ayudas sociales y recortes en las dotaciones ministeriales. Sin embargo, la economía comenzó a recuperarse y la tasa de paro, que alcanzó el 17,5% en 2013, bajó hasta el 12,4% en 2015. Esta mejoría permitió a Passos Coelho llevarse una meritoria victoria electoral que, no obstante, fue insuficiente ante la alianza de toda la oposición.

coelho

Foto: 360b /David FowlerGustavo Miguel Fernandes / Nir Levy vía Shutterstock.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...