Toys “R” Us, historia de un colapso que era inevitable

Con la bancarrota de Toys “R” Us se produce uno de los momentos más duros para el sector retail de los últimos tiempos.

Juguetería

La mayoría de expertos que han hablado en las últimas horas sobre el colapso de Toys “R” Us coinciden en que resultaba algo inevitable antes o después. La empresa arrastraba deudas desde hace 10 años que había sufrido por tener una enorme deuda de una compra y por no conseguir plantar cara a su máximo rival: las ventas registradas online, donde Amazon se ha convertido en su peor enemigo. La multinacional, que tiene presencia en 38 países, se despide con un proceso de bancarrota que deja en los anales de la historia la gran presencia que tuvo Toys “R” Us en las vidas de millones de niños a lo largo de las décadas.

De momento se ha confirmado que las tiendas de otros países, incluidas las de España, no se verán afectadas por el cierre de Toys “R” Us en Estados Unidos. Pero no hay duda alguna de que sin el apoyo y el empuje que proporcionaba la entidad madre en tierras norteamericanas es muy posible que estas filiales también terminen encontrándose ante una situación muy grave en fechas cercanas, sobre todo si siguen sin anteponerse a la competencia que supone ser Amazon también en nuestro país.

Toys “R” Us ha dicho que se despedirá del mercado de forma adecuada, cumpliendo con la inminente campaña de Navidad mediante lo que se espera que sea un volumen de ventas considerable. Para ello están preparando el stock necesario que les permita obtener unos ingresos cuantiosos y mantener el compromiso con su plantilla para un cierre de año que sea justo con todos. Después de tantos años cumpliendo con las ilusiones de los más pequeños lo cierto es que no se espera menos de ellos.

Intentando salir del agujero

Los últimos años de Toys “R” Us han sido una constante de intentar salir del agujero en el cual se han ido metiendo cada vez más. No echemos toda la culpa a Amazon, porque el golpe que está propinando el gigante del comercio electrónico es más reciente que la mayoría de problemas que ha acumulado la entidad juguetera con el paso de las décadas. Sus deudas proceden de muy atrás y son las que les han llevado a sufrir todos los ejercicios, a no ver la luz y a encontrarse siempre en una carrera constante para alcanzar un resultado positivo que nunca ha llegado.

Varios ejecutivos se han puesto en este tiempo al frente de la compañía, incluido un especialista en rescatar empresas en sus momentos más bajos y desastrosos. Pero este barco era uno que resultaba muy difícil levantar, sobre todo porque había muchos factores que era complicado poner en movimiento de manera conveniente. Toys “R” Us gastó mucho dinero, invirtió en mucho producto que quizá no debería haber adquirido y realizó alguna que otra operación de compra en el pasado que no salió bien. En la actualidad sus tiendas cada vez encontraban menos formas de destacar, de ofrecer exclusividades y buenos precios. Los niveles de facturación bajaban y aunque también tienen representación online, nunca se ha visto el mismo tipo de posibilidades en Toys “R” Us que en otras entidades como la mencionada Amazon.

Animal de peluche

Uno de los momentos más duros en la historia reciente de Toys “R” Us llegó cuando en el año 2015 la entidad se vio obligada a abandonar su local de Times Square en el que había estado durante más de 15 años. Era uno de los puntos de referencia de esta turística zona de Nueva York, un sitio al que todos los niños soñaban con acudir y donde se construían las ilusiones. Su enorme noria, uno dinosaurio de tamaño real y otros muchos elementos de juguete que eran auténticas maravillas para la vista, desaparecieron hace ya dos años debido a que el precio del alquiler de tan majestuoso local era imposible de mantener si no se realizaba una modificación de las condiciones (que obviamente no terminó por llegar). Muchos sueños e ilusiones se apagaron en la Navidad que Toys “R” Us se despidió de Times Square.

La compañía siguió con esa senda de no recuperarse y de no innovar suficiente, de no bajar los precios, de no introducir nuevos sistemas de gestión y de no potenciar su negocio online de una manera conveniente. Se veía claramente que la situación llegaría antes o después. Ahora una empresa fundamental en el sector del retail se vuelve a despedir y el mercado de los comercios tradicionales pierde un aliado que resultaba crucial para poder seguir plantando cara a sus rivales.

Historia de un gigante

Tenemos que retroceder muy atrás en el tiempo, justamente al baby boom que se vivió a finales de la década de los 40. La guerra había terminado y la sociedad norteamericana estaba pletórica. Era un momento perfecto para vender juguetes porque cada vez nacían más niños. En ese organigrama encajaba Charles P. Lazarus, un hombre nacido en 1923 que vio una excelente oportunidad al crear Children’s Supermart, un establecimiento especializado en muebles para bebés que se inauguró en Washington D.C. Se dedicaba a vender mobiliario para bebés, como cunas y otros elementos que son imprescindibles en cualquier habitación de un recién nacido. Pero muchos de sus clientes no solo se llevaban la cuna, sino que también le pedían juguetes. Eso le llevó a ver que era lógico que también podía vender juguetes de forma sencilla y no solo se los pedían para bebés, sino también para niños de una mayor edad. Además, se fijo que los juguetes se rompían más a menudo que los muebles, así que resultaba un negocio mucho más rentable.

Juguete de Blas

Con los años el negocio de Lazarus fue obteniendo cada vez más ingresos de los juguetes y su tienda se fue especializando. En el año 1957 fundó Toys “R” Us y la situación fue tan bien que vendió la compañía en 1966 por 7,5 millones de dólares a Interstate Stores. Las condiciones de la venta implicaban que Lazarus seguiría al frente de la entidad y que conseguiría que la cadena, que tenía cuatro tiendas en ese momento, creciera de forma notable. En unos años Interstate Stores comprobó que la compra había sido una de sus mejores operaciones, dado que llegaron a 47 locales en poco tiempo. La fuerza de Lazarus en la empresa también creció y unos años más tarde le nombraron CEO de toda la compañía.

Por su amor propio por el sector que le había dado la vida y por saber que seguía siendo una oportunidad excelente, Lazarus comenzó a cerrar divisiones de Interstate Stores para concentrar recursos en Toys “R” Us. Llegaron a ser un referente de su categoría, algo que ambicionan todas las tiendas y que solo unas pocas consiguen alcanzar. Con los años el mercado de Toys “R” Us se fue diluyendo debido a las grandes superficies, como Walmart o Target, pero continuaron siendo los grandes líderes del mercado. En la década de los años 90 Toys “R” Us introdujo la venta de videojuegos y con consolas como Game Boy consiguieron unos enormes datos de facturación anuales. En el año 1994 Lazarus se retiró como CEO, pero se mantuvo en la junta.

Posteriormente Toys “R” Us fue pasando por diversas épocas, pero entre el aumento de competencia, el cambio de liderazgo y la falta de una persona que dirigiera el barco de manera exitosa, llevaron a que poco a poco cada vez hubiera más problemas. En la actualidad Toys “R” Us da fin en Estados Unidos a una historia que ha durado 69 años.

Foto: Alexas_FotosAlexas_Fotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...