Las finanzas según los ‘millennials’

La generación que ha madurado en el contexto de la Gran Recesión presenta unos hábitos financieros que, por lo general, priorizan las certezas sobre los riesgos.

millenials

Bautizar a una generación entera en función de los rasgos más característicos de su tiempo es algo sumamente habitual. En el caso de los ‘millennials’, el término no se explica tanto por la realidad de su tiempo sino por ser la primera generación que alcanza la edad adulta en el siglo en curso. Se ha escrito mucho, y en muchas direcciones, sobre su personalidad, su carácter, su forma de entender las relaciones sociales y sus expectativas. Sin embargo, no siempre se ha puesto la debida atención a la hora de perfilar la cosmovisión financiera de los ‘millennials’. Esto es un intento de ello.

El entorno económico de los ‘millennials’

¿Acaso ha habido una sola generación que no se haya preocupado de algún modo por los asuntos económicos, ya sea a nivel comunal o circunscribiéndose a su situación personal? Los ‘millennials’ no son, desde luego, la primera excepción a la regla. El hecho de ser muchas veces casi caricaturizados mediante tópicos de trazo grueso ha impedido prestar la debida atención a la forma en que esta generación aborda los asuntos financieros. De entrada, su inquietud sobre este tema puede llegar incluso a ser superior a la de las generaciones anteriores. Al fin y al cabo, son la generación de la Gran Recesión.

Quienes nacieron entre 1940 y 1980 completaron su formación e iniciaron sus carreras profesionales en un contexto marcado, en distinta medida, por la exuberancia financiera. Esto fue particularmente evidente en las generaciones nacidas entre 1940 y 1950 (excepto en España), que capitalizaron la reconstrucción de un mundo en ruinas y tomaron posiciones de cara al vertiginoso crecimiento económico posterior. Las siguientes generaciones, por su parte, fueron madurando al compás de logros económicos relativamente sostenidos y que todavía les brindaban pingües posibilidades de promoción.

Frente a esta rosada historia, que no desmerece los méritos de muchos hombres de éxito, los ‘millennials’ han tenido que aprender economía a marchas forzadas. Nacieron y crecieron en un entorno todavía expansivo –de hecho, quienes nacieron entre 1980 y 1990 llegaron a paladear las mieles de la burbuja- pero quedaron atrapados cuando cambiaron las tornas a partir de 2008. Los niveles de desempleo crecieron con gran fuerza y los jóvenes se encontraron con que las salidas profesionales para las que se habían preparado se estaban cerrando con firmeza. Así, su vida adulta arrancaría en medio de una crisis.

La visión ‘millennial’ de las finanzas

De acuerdo con los datos publicados por la gestora financiera Legg Mason, el 93% de los españoles menores de 40 años se muestra interesado en comprender los productos de inversión disponibles (frente al 73% de la muestra internacional). Se trata del primer mito superado por la realidad, el de la indiferencia financiera. Las generaciones que se han enfrentado a la crisis sí que desean comprender mejor el universo económico y contar con más seguridad de cara al futuro.

Sin embargo, hay otros factores que sí que coinciden con los mantras más arraigados. Los ‘millennials’ priman la rapidez y la facilidad de lo digital en muchos ámbitos de su vida y tratan de trasladar este modelo a los negocios. Ello no tiene por qué ser negativo per se pero sí que puede llevar a una gran frustración cuando los frutos de una inversión tarden en comenzar a brotar. La inmediatez es un rasgo muy definitorio de una generación que no es comprensible sin el desarrollo tecnológico.

Los ‘millennials’ como inversores

Como generación que se ha enfrentado con una grave crisis, los ‘millennials’ se debaten entre la esperanza y la indignación. Muchos de ellos tratan de ver posibilidades tras la catarsis de 2008 pero otros entienden que se les ha robado el futuro. No crearon el mundo que les rodea pero sí que han sufrido los errores de otros, según su razonamiento. Ello les lleva a ser muy críticos con los convencionalismos corporativos y a priorizar su respaldo a compañías con trasfondo social. La gestora Schroders señala que el 60% de los ‘millennials reconocen condicionantes morales en sus inversiones.

La aversión al riesgo

La crisis ha llevado a los jóvenes a ser sumamente cautos con su dinero y a ver con recelo las opciones más arriesgadas. Ello puede traducirse en una parálisis de las inversiones pero también en decisiones mucho más meditadas y sólidas. Un cambio en la mentalidad que puede traducirse en una mayor estabilidad en las finanzas del mañana.

Vía: El País.

Foto: millenials vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...