Consejos para evitar sustos en las compras navideñas

Planificar las compras anticipadamente, seleccionar los supermercados y no abusar de los productos frescos destacan como las principales recomendaciones de cara a la Navidad.

Ahorro en Navidad

La Navidad es la época del año en la que más se dispara el consumo. No en vano, es en estas fechas cuando confluyen distintos elementos que tienen como resultado final una abultada factura. Por un lado, la abundancia de comidas y cenas pone a prueba la salud económica de cualquier. Por otro, la cuestión de los regalos se lleva un jugosa parte del presupuesto. Y para colmo, la calefacción da otro bocado a nuestras cuentas. Ahora más que nunca, seguir unos pequeños consejos puede ahorrarnos mucho dinero.

A pesar de que el impacto de la crisis ha reducido un notable 52,2% el gasto medio de las familias españolas en Navidad (de los 374 euros de 2007 hasta los 179 del año pasado), muchas economías domésticas siguen sin tener la salud necesaria como para asumir este desembolso. Entre las distintas recomendaciones sobresale la de planificar nuestras compras con antelación. Aunque parezca poco relevante, dosificar las compras y aprovechar las ofertas disponibles en cada momento puede ahorrarnos hasta un 20%. No olvidemos que algunos productos van encareciéndose progresivamente a medida que se acerca la Navidad.

En segundo lugar figura la mayor selección de los supermercados y comercios donde efectuamos habitualmente las compras. Según nuestras preferencias de consumo, encontraremos más económicos unos centros que otros, por lo que no debemos dejar nada al azar. En este sentido, cada vez es más habitual el consumo de productos de marca blanca. No obstante, tendemos a pensar que las fiestas navideñas exigen consumir artículos de primeras marcas. La realidad sin embargo es que muchos alimentos de marca blanca presentan estándares de calidad muy elevados.

Lógicamente, recurrir lo mínimo posible a los productos frescos o fuera de temporada abaratará sensiblemente nuestras compras. Una vez más, ello no implica renunciar a elaborar buenos platos, sino simplemente a adaptar nuestros hábitos de consumo a los tiempos actuales. Ni qué decir tiene que elaborar minuciosas listas con todo aquello que realmente necesitamos es imprescindible para no llevarnos sorpresas nada más comenzar el año. Ante todo, sentido común… ¡y feliz Navidad!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...