A vueltas con el recibo de la luz

Gobierno y empresas eléctricas se acusan mutuamente de encarecer artificialmente la factura energética, quedando en el aire el alcance de la próxima subida.

bombilla

El déficit de tarifa se ha convertido en uno de los conceptos más usados en los últimos tiempos para tratar de explicar a los ciudadanos por qué el coste energético no hace sino subir. Sin embargo, episodios dantescos como el vivido durante la pasada semana a cuenta de la subida de la luz a partir de enero no ayudan precisamente a serenar los ánimos. En el colmo de los despropósitos, Gobierno y eléctricas cerraron la semana acusándose mutuamente de la responsabilidad del entuerto.

Si el sábado era José Manuel Soria quien pronunciaba duras críticas a las empresas que controlan la producción de electricidad, el domingo estas cogían el testigo para defenderse y de paso poner la pelota en el tejado del Ejecutivo. Y es que, a ninguna de las partes le interesa presentarse ante la ciudadanía como la culpable de la enésima subida del recibo de la luz. No en vano, en los últimos diez años la factura energética se ha disparado un 70%, síntoma inequívoco de la incapacidad de políticos y empresarios del sector para gestionar tan amplio mercado.

Con todo, el grueso de la factura que llega a los hogares, el 56%, constituye simple y llanamente un coste político de la electricidad. Así las cosas, más de la mitad del recibo de la luz es el resultado del gasto público en energías renovables, mantenimiento de las infraestructuras y en la distribución propiamente dicha. Conociéndose este dato, no es difícil establecer que la intervención del Estado encarece notablemente el coste real de la electricidad.

En cualquier caso, también las empresas energéticas han incurrido en comportamientos poco edificantes. La polémica subasta que acabó con Competencia declarando su nulidad es un buen ejemplo. En aquella jornada, las eléctricas se ampararon en el repunte del consumo durante el invierno y en la clausura de varias centrales nucleares para exigir un aumento del 11% en la factura. El Gobierno salió rápidamente al paso alertando sobre la posible manipulación de la subasta. Sea como sea, los españoles volverán a sufrir la irresponsabilidad de unos y otros.

Vñia: ABC

Foto: anieto2k

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...