La rentabilidad de los depósitos cae en la zona euro pero no en igual proporción

España ofrece los mismos intereses que Alemania (0,56%) en una tabla que lidera Chipre (2,67%) y cierra Bélgica (0,22%). La media, 1,04%.

rentabilidad

Enumerar los desequilibrios dentro de la zona euro daría material suficiente como para redactar otro tratado como los de Roma, Maastricht o Lisboa. Las diferencias se trasladan a prácticamente todos los ámbitos de la vida de los ciudadanos y, de manera muy particular, al ámbito financiero. En este sentido, las últimas maniobras del BCE han dado un golpe generalizado a los productos de ahorro y a su emblema por antonomasia: el depósito a plazo fijo. Con todo, la situación es bastante distinta según qué países se comparen.

De entrada, el antiguo tópico que vinculaba la rentabilidad del depósito al riesgo-país o a la salud financiera del Estado en cuestión parece haber sido completamente superado por la realidad. Las diferentes actuaciones de cada país ante la crisis ha incidido en el castigo que han sufrido estos productos y por ello los ahorradores españoles reciben exactamente los mismos intereses que los alemanes (0,56% anual). En niveles muy similares se mueven Eslovenia (0,58%) y Letonia (0,53%). Cuatro economías, por tanto, considerablemente diferentes entre sí.

En la parte alta de la tabla también se observan curiosísimas disparidades. El país con mayor rentabilidad en sus depósitos es Chipre (2,67%) seguido por Eslovaquia (2,12%) y Holanda (1,82%), aunque lo que más llama la atención son los siguientes de la lista: Francia y Grecia. En ambos casos los ahorradores reciben un 1,8% al año, rompiendo definitivamente cualquier vinculación entre riesgo y rentabilidad. Malta (1,44%), Italia (1,29%) y Portugal (1,22%) superan igualmente el 1% y la media comunitaria (1,04%).

Muy cerca de este nivel se queda la solvente Finlandia (1,03%). La parte baja de la tabla corresponde a Austria (0,44%), Estonia (0,35%) y Bélgica (0,22%). Con este panorama, resulta muy difícil trazar un patrón que explique el porqué de los tipos que se aplican en cada país. En el caso español destacan la ‘recomendación’ del Banco de España en 2013, las tasas de inflación negativas y los bajos intereses de los créditos hipotecarios.

Vía: Cotizalia

Foto: PublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...