La Iglesia Católica no sufre recortes

Los Presupuestos Generales del Estado para el 2012 no prevén ningún recorte para la Iglesia Católica, que seguirá recibiendo 159 millones de euros al año, como hasta ahora. Así, la Conferencia Episcopal percibirá todos los meses de parte de Hacienda un cheque por valor de 13,266 millones de euros. Además, hay que tener en cuenta las otras ayudas que recibe el clero por parte de ministerios como el de Defensa, Interior o Cultura.

Mientras algunos políticos siguen empeñados en ignorar al fisco, el país se viene abajo. Así, los últimos Presupuestos Generales del Estado, diseñados para el curso 2012, preparan recrotes en (casi) todos los sectores. La prima de riesgo no para de subir y, la verdad, es que no es para menos. La falta de confianza por parte de los inversores en España está del todo justificada, ya que la reforma financiera deja mucho que desear y el déficit público se está abordando de una manera poco acertada. En este último apartado, es digno de mencionar las controvertidas actuaciones del gobierno central, al que se le ve demasiado el plumero cuando tiene que elegir qué segmento del Estado ha de ser sacrificado. El Partido Popular nunca ha ocultado su preferencia por dar privilegios a la Iglesia Católica, y ahora que estamos en plena época de crisis y recortes, menos aún.

La crisis no pasa por la Iglesia Católica

Si observamos con detenimiento los Presupuestos Generales del Estado para el 2012 nos daremos cuenta que la Iglesia Católica seguirá recibiendo la misma cantidad de dinero público que hasta el momento. Esto significa unos 159 millones de euros, cifra que desde mi humilde punto de vista me parece totalmente desproporcionada e injustificada. Así, durante todo el año presente, la Conferencia Episcopal recibirá todos los meses de parte de Hacienda (es decir, de parte de todos los ciudadanos) un cheque por valor de 13,266 millones de euros. Además, la financiación del clero en este país es mayor si se tiene en cuenta la liquidación del IRPF correspondiente a 2011, con un total de 248,2 millones de euros; por no hablar de las diferentes ayudas que recibe el estamento eclesiástico de otro ministerios como el de Defensa (capellanes militares), Interior (capellanes penitenciarios), Sanidad (capellanes para hospitales públicos), Cultura (restauración de iglesias y de patrimonio histórico), entre otros.

Ante este panorama habría que hacerse dos preguntas. La primera, ¿para qué utiliza todo este dinero la Iglesia?, pregunta que tiene más misterio que el de la Santísima Trinidad. Y la segunda, ¿por qué en época de crisis se recortan derechos y no privilegios? Esta es una cuestión que se la deberían plantear los políticos conservadores de este país, los cuales dudo que tengan una respuesta bien argumentada para ello. Quizás nos remitan a que el clero ya tiene suficiente con la abstención de la época de cuaresma. Y claro, como los presupuestos se publicaron a escasos días de la Semana Santa…

Foto: Gonzalo Barroso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...