El Eurogrupo quiere reducir el rescate a Chipre

Chipre necesita un rescate, pero la troika no está dispuesta a aportar más de 10.000 millones de euros para que el endeudamiento de la isla no supere el 100% de su PIB.

Chipre necesita ayuda, y el Eurogrupo, pese a haber convocado una reunión específicamente para hablar de la isla no parece dispuesto a aportar los 17.000 millones de euros que el país necesita para salvarse, según los cálculos que se hicieron el año pasado. La peculiar situación geopolítica del país, con la isla dividida entre Chipre y la República Turca del Norte de Chipre, su fuerte dependencia de Grecia y la oposición del expresidente Christofias a privatizar los recursos del país como pedía Europa han llevado a la isla a una situación límite: o el dinero llega ya o el 1 de julio Chipre entra en suspensión de pagos.

Las cosas empezaron a ponerse feas para Chipre a finales de 2011. El país había invertido el 10% de su PIB enla reconstrucción de la principal planta eléctrica de la isla, que quedó destruida tras una negligencia en el almacenamiento de explosivos, y entró en recesión. La quita de deuda privada en Grecia en 2012 fue un nuevo mazazo para la economía chipriota.

Sus bancos, muy interconectados con los griegos, acabaron perdiendo 4.500 millones de euros tras esa operación, que los dejó al borde del abismo. Precismanete esos estrechos lazos entre Nicosia y Atenas son los que hacen temblar a Bruselas ante un posible contagio a todo el continente si Chipre entra en bancarrota.

Aunque hace meses el país necesitaba 17.000 millones de euros, la troika quiere cerrar un rescate de 10.000 millones, lo que haría  que la deuda fuese más sostenible. Europa y el FMI no quieren que el endeudamiento supere el 100% del PIB en 2020, y si el rescate fuese de 17.000 millones el endeudamiento sería del 150%.

A las dificultades para llegar a un acuerdo sobre el dinero que necesita la isla se suma el rechazo del expresidente a las privatizaciones, un obstáculo que los  expertos creen que desaparecerá con el nuevo mandatario, Nikos Anastasiadis, que estaría dispuesto a aceptar prácticamente todo.

Otra de las alternativas polémicas propuestas por la Bruselas, de mano de Alemania y Holanda, es subir el impuesto de sociedades del 10 al 12’5%. Este impuesto es uno de los grandes atractivos para grandes compañías y oligarcas rusos, que tienen sus filiales y grandes fortunas radicadas en la isla.

La presencia de dinero ruso en la isla ha hecho que Europa invite ese país a colaborar en el rescate chipriota. Hace dos años, ambos países ya apalabraron un préstamo de 2.500 millones, y Europa podría instar a Rusia a que conceda un nuevo préstamo. Además, en la prensa griega corre el rumor de que el nuevo líder de Chipre ha pedido 2.000 millones a Atenas. Otro de los puntos calientes de la negociación es la obligación de los depositantes de asumir pérdidas, propuesta por Berlín y el FMI y rechazada por los países del sur.

Fuente: El Mundo

Foto: NASA

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...