¿Viajas mucho por trabajo? usa nuestros consejos para una vida sana

Aunque viajemos mucho por motivos de trabajo podemos llegar a tener una vida muy saludable si nos esforzamos.

Viajando

Dependiendo del trabajo que tengas en muchas ocasiones seguro que te has visto en la situación de tener que ir de un lado para otro con cierta frecuencia. Es cierto que viajar es uno de los mayores placeres de la vida, pero no lo hacemos tan a gusto si el motivo del desplazamiento son reuniones y otros encargos relacionados con el trabajo. Entre otras cosas, porque viajar muchas veces en un corto periodo de tiempo deriva en que nuestra rutina diaria se vea afectada. No podemos llevar adecuadamente los patrones que nos hemos establecido y al final llegamos a tener cierto descontrol en muchos factores que no siempre es fácil cambiar. Sin embargo, tenemos que decirte que viajar por trabajo y llevar una vida sana a la vez no es tan complicado. ¿Te gustaría saber cómo?, a continuación te dejamos algunos consejos que puedes llevar a cabo para que tu vida siga siendo saludable aunque estés lejos de casa de aeropuerto en aeropuerto.

Hay que dormir y descansar

Sabemos que algunos viajes pueden provocarte una alteración del sueño o puede apoderarse de ti el jet lag. Entendemos perfectamente que este tipo de situaciones pueden darse con frecuencia, pero en la medida de lo posible debes asegurarte de que vas a dormir al menos 8 horas, que es el tiempo recomendado. Es fundamental que estemos descansados durante nuestro viaje y no hay que olvidar que el descanso es un perfecto compañero para llevar una vida 100% saludable.

¿Qué alimentos comer?

La comida es un gran problema cuando salimos fuera de casa, puesto que no siempre los menús que hay en otras ciudades nos gustan. Nosotros estamos acostumbrados a tener nuestra dieta y, cuando nos la cambian, puede ser una verdadera locura para el organismo. ¿Qué es lo que debemos comer mientras estamos de viaje de trabajo? No tienes porqué privarte de nada, pero sí es recomendable que dejes de lado los alimentos que puedan absorberte demasiada energía tales como los fritos, snacks, bebidas azucaradas y por supuesto, el alcohol. Después, no obstante, seguiremos hablando de recomendaciones vinculadas a la comida.

Ten siempre agua a mano

Hidratarse es fundamental, sobre todo si estamos de viaje, puesto que las personas tendemos a deshidratarnos en este tipo de ocasiones. Para que esto no ocurra, lo mejor es que siempre lleves contigo una botella de agua y que bebas tantas veces como lo necesites.

¿Qué tal un poco de ejercicio?

Por norma general, cuando nos vamos de viaje de trabajo apenas tenemos tiempo para nada. Seguramente te pasarás muchas horas en largas reuniones y luego cuando llegues al hotel caerás rendido. Pero no estaría de más que buscaras un establecimiento que tuviera gimnasio o una sala para hacer ejercicio. De igual modo, otra buena opción es buscar lugares cercanos a donde te hospedas, como puede ser por ejemplo un parque, para correr un poco o estirar las piernas con un paseo. El movimiento y el ejercicio son piezas clave para mantener una vida sana.

Analizar los bares de la ciudad

Otra de nuestras recomendaciones para cuando te vayas de viaje de trabajo es analizar de forma previa los bares o restaurantes que hay en la ciudad y buscar aquellos cuyos menús sean saludables. De esta manera, sabiendo los establecimientos que tienen este tipo de comida, iremos a tiro hecho y evitaremos caer en la trampa de comer comida basura a todas horas.

comida saludable

Lleva siempre algo de comida

Precisamente por lo que te decíamos anteriormente de que es probable que te pases muchas horas en reuniones, lo normal es que entre hora y hora cada vez te empiece a entrar más hambre. Por ello es aconsejable que te prepares un pequeño tentempié para cuando tu estómago ruja y así calmes un poco el hambre que llevas arrastrando. Eso sí, ni se te ocurra preparar snacks, eso ya te hemos dicho que no es lo aconsejable. En estos casos lo mejor es llevar una pieza de fruta o una bolsita de frutos secos. Así seguro que podrás aguantar más horas sin problemas.

Respira aire puro

Después de una larga y dura jornada laboral, ni se te ocurra encerrarte en el hotel y esperar a que llegue un nuevo día. Debes tener un momento para evadirte y alejarte de esos sitios cerrados en los que te has pasado muchas horas en el día. ¿Qué es lo mejor?, buscar un lugar donde puedas respirar aire puro, salir a la calle, dar un paseo, sentarte en una terraza… todas esas cosas harán que tu vida en esos días tan cargados siga siendo saludable.

Comodidad ante todo

Aunque seguramente debas llevar algún vestuario arreglado para las reuniones, después de que termine tu jornada laboral lo ideal es que te pongas cómodo. Para ello llévate ropa que no te apriete, con la que te sientas bien y no te incomode en absoluto. Además, esta ropa cómoda será la mejor aliada durante tu viaje en avión, motivo por el cual nunca debe faltar en tu maleta en estos casos.

Las comidas son tres veces al día

Por muy ocupado que estés, siempre debes dejar un tiempo para poder realizar las tres comidas como marcan los cánones. Es esencial que respetes esta rutina para que tu organismo no se resienta. Está claro que si quieres ser sano jamás debes saltarte una comida.

Ser felices

Un momento de relajación

Lógicamente, en cualquier viaje de trabajo que realices vas a necesitar un momento de relajación. Una buena forma es meditar un rato, dejar la mente en blanco, desconectar por completo. Es una forma excelente de acabar con el estrés que puede ocasionarte el trabajo y mucho más si estás fuera de tu entorno.

Busca la felicidad incluso ante el estrés

Pero ante todo, lo que debemos plantearnos y tener muy en mente es que por mucho que estemos todo el día viajando de un lado para otro, tenemos que buscar la felicidad. Y quizá estéis pensando que porqué la felicidad tiene que jugar un papel determinante en mantenernos sanos durante estos viajes constantes que hacemos. La respuesta es realmente sencilla: solo siendo felices vamos a tener esa energía que nos permitirá aplicar todo lo que hemos mencionado sin excepción, sin dudas y sin que nos parezca un esfuerzo terrible. Puede parecer algo superficial y quizá no lo lleguéis a entender si simplemente leéis lo que hemos dicho y no lo racionalizáis, pero la felicidad acaba siendo uno de los factores que debe estar activo en nuestra mente si queremos tener apoyo interior por nuestra parte.

Hay que encender la bombilla de la felicidad, porque con ella tendremos más fácil ver el camino a lo largo de los distintos retos con los que nos encontraremos. No es fácil hacer sacrificios ni tampoco impedir que la tentación de la vagancia y de la facilidad de algunas de las cosas que no son recomendables se haga con nosotros, pero si estamos animados y contentos vamos a tener muchas más posibilidades de conseguirlo. Por eso siempre tenemos que intentar equilibrar nuestra vida, ilusionarnos, dejarnos llevar por esas pequeñas cosas que nos alegran el día y así llegar a un estado de ánimo que nos impulse a conseguir nuestras metas. No queremos que estéis en mala forma, ni que tengáis problemas de salud por vuestros viajes de trabajo, así que… ¡a esforzarse!

Foto: Free-PhotosgeraltPexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...