Se endurecen las condiciones para acceder a la Sanidad Pública española

La crisis empieza a ser muy severa, hasta el punto que los recortes en sanidad se han puesto a la orden del día. La supuesta cadena de recortes se ha iniciado con la retirada de tarjetas sanitarias a inmigrantes irregulares, pero amenaza con afectar a los regulares e incluso a los españoles, que ven cómo empieza a peligrar su sanidad púbica por falta de recursos económicos.

En un entorno económico de crisis, los recortes en España están llegando por todas partes. El ámbito de la educación y la sanidad están siendo los más duramente castigados o, por lo menos, son los que provocan una mayor sensibilidad de los ciudadanos. Ante esta situación de continuos recortes sociales en España, muchos inmigrantes que han venido aquí buscando un lugar mejor donde vivir, un trabajo, un hogar… se preguntan si ha llegado el momento de volver a su país o si vale la pena seguir luchando.

¿En peligro la sanidad pública española?

Ante los decretos que, por ejemplo, advierten de que la asistencia sanitaria no básica no se ocupará de inmigrantes ilegales, muchos se plantean si esto es el principio de una cadena de recortes más severos que pueden provocar que el siguiente paso sea buscar vuelos a Colombia o a otros países de origen. Sin embargo, siempre hay un hilo de esperanza y frente a la tenacidad del gobierno de turno en la aplicación de medidas de recorte del gasto social, la labor y el compromiso de los profesionales de la sanidad, por ejemplo, hace que cientos de ellos hayan manifestado ya su intención de objetar.

Esta objeción de conciencia de médicos españoles (cifrada en más de 800 profesionales de la medicina) consiste en negarse a acatar las órdenes que les prohíben seguir atendiendo a inmigrantes en situación irregular en España. De hecho, tras algunas dudas iniciales, el decreto estableció que los inmigrantes que no estuvieran de manera regular en España tan solo podrían recibir ayuda sanitaria de urgencia, por enfermedad o accidente, atención en el parto y en el postparto y atención completa si eran menores de 18 años.

El objetivo de esta medida, según el gobierno, es el de evitar el llamado “turismo sanitario”, una práctica que consiste en viajar a España para tratarse alguna dolencia o realizarse alguna operación que en otros países sería muy costosa. Otro objetivo del gobierno es el de evitar los abusos y los usos fraudulentos de la Seguridad Social (que varias personas se visiten con la misma tarjeta sanitaria, por ejemplo). El objetivo, económico sin duda, es el de ahorrar hasta 1.000 millones de euros anuales.

A efectos prácticos, los casos descritos acogen a la mayoría de las situaciones más comunes, pero para muchos médicos y asociaciones de inmigrantes esto puede suponer tan solo el principio de una cadena de recortes que acaben con la idea de la sanidad pública incluso para los propios españoles (y por supuesto para los inmigrantes en situación legal).

Foto | Irekia en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...