Los factores que más riesgo tienen de producirnos cáncer – Parte 1

Hablamos de algunos de los factores que aumentan el riesgo de que lleguemos a sufrir algún tipo de cáncer.

Todas las personas deseamos vivir el máximo tiempo posible. Llegar a tener vidas largas y satisfactorias. En el caso de los emprendedores es algo que tratamos de lograr por todos los medios posibles no solo como forma de disfrutar de la vida, sino también para tener tiempo suficiente a fin de llevar a cabo todos los proyectos que tenemos en mente. Por ello es necesario que nos cuidemos e intentemos mantenernos alejados todo lo posible de las enfermedades más mortales. El cáncer, por supuesto, es la que más tememos, el asesino silencioso que trágicamente ya ha acabado con millones de vidas y que todos los años se lleva a más y más personas.

En los últimos días dos grandes personalidades que han aportado muchísimo al mundo de la música y de la interpretación han fallecido por esta enfermedad. Por un lado Pau Donés, el cantante también conocido como Jarabe de Palo, y por otro la actriz Rosa María Sardá.

Como ellos, podemos luchar si llegamos a sufrir esta enfermedad, y nunca hay que tirar la toalla. Pero mientras nos mantenemos sanos lo que es recomendable es evitar lo máximo posible aquellos factores que pueden aumentar nuestro volumen de riesgo. Y entre ellos se incluyen alimentos y productos de consumo a los que, de forma bastante habitual, estamos muy acostumbrados.

Fumar y consumir tabaco

Podríamos comenzar hablando del azúcar y meteros el miedo en el cuerpo con algo que todos consumimos en mayor o menor medida, pero no vamos a dejar pasar la oportunidad de culpar al tabaco como una de las causas principales de cáncer en el mundo entero. Al fin y al cabo, el efecto de este es mucho más mortal que el del azúcar, por ejemplo, y tiene el inconveniente añadido de que afecta no solo a la persona que lo consume, sino también a quienes se encuentran alrededor, quienes adoptan el temido papel de fumadores pasivos.

Los fumadores pasivos tienen entre un 20 y 30% de posibilidades de sufrir cáncer de pulmón, un factor que siempre se debe tener en cuenta si tenemos costumbre de celebrar reuniones con clientes o socios en los que no esté mal visto fumar. Si bien en el pasado el tabaco era algo común y que generaba unos entornos propensos a una mayor cordialidad, en la actualidad su consumo está mal visto y ya no es habitual que nos encontremos rodeados de personas fumadoras. Suele ser una acción que queda reducida al consumo entre miembros de la familia debido a la confianza que se tiene entre estas personas. Pero especialmente entre la unidad familiar hay que tener mucho cuidado y no fumar delante de otras personas.

Si no podemos quitarnos este hábito al menos será importante que fumemos en solitario, aunque siempre se recomienda intentar abandonar el tabaco aunque sea poco a poco. Está confirmado que entre los componentes del tabaco hay nada más y nada menos que 70 productos químicos que son cancerígenos. Por ello no sorprende que resulte una causa de muerte tan frecuente.

Los muchos problemas que genera el azúcar

Comer azúcar, usarla en el café o en pasteles no es tan grave como fumar. Todos comemos azúcar de una u otra manera aunque sea en mayor o menor capacidad. El azúcar es un ingrediente básico en la cocina e incluso se utiliza en multitud de recetas, no solo en postres. Pero la realidad es que tenemos que tener cuidado con su consumo y no abusar de ella para no terminar teniendo serios problemas.

Porque están demostradas varias cosas en relación al consumo de azúcar. Una de ellas es que puede llevar a que el riesgo de cáncer aumente o que el cáncer que suframos se extienda más rápidamente. El motivo de esto último se encuentra en que los tumores utilizan el azúcar como combustible, por lo que cuanto más azúcar pongamos en nuestro organismo más estaremos facilitándole la posibilidad de crecer y causarnos daños irreparables. Por ello habrá que tener mucho cuidado con el azúcar, sobre todo si ya nos han diagnosticado la enfermedad y buscamos maneras de frenarla por todos los medios posibles.

Otro de los problemas que se atribuyen al azúcar es la forma en la cual puede dañar las células de nuestro cuerpo y que este debilitamiento lleve a que suframos cáncer. Por no mencionar que el azúcar es la principal causa de sufrir diabetes, lo que tiene graves efectos y consecuencias para nuestra salud y esperanza de vida.

El sol, amigo y enemigo al mismo tiempo

Las camas de bronceado son peligrosas y tenemos que recordarlo para no caer en la tentación de utilizarlas por mucho que queramos tener un color de piel distinto. Estudios recientes llevados a cabo por la Fundación del Cáncer de Piel indican que las personas que utilizan uno de estos sistemas de bronceado antes de los 35 años se están exponiendo al riesgo de incrementar las posibilidades de sufrir cáncer en un 75%. Por lo tanto, es preferible que evitemos estos sistemas de bronceado y que optemos por medios más naturales y saludables.

Pero no nos confiemos, porque el sol también es un problema. Nos ayuda a ponernos morenos, pero al mismo tiempo nos ataca y aumenta de forma considerable que podamos sufrir cáncer de piel. Son muchas personas famosas las que lo han sufrido y que hablan de la importancia de que usemos protector solar con un alto factor de graduación para bloquear los efectos nocivos del sol.

Otras opciones de protección incluyen que nos pongamos ropa que nos proteja del impacto de los rayos del sol y que en vez de caminar bajo el sol más intenso lo hagamos intentando aprovechar toda la sombra de la calle. De esa forma reduciremos los riesgos. Los expertos recomiendan que tengamos precaución siempre que nuestros paseos bajo la exposición del sol tengan una duración superior a quince minutos.

Comida procesada que nos tienta, pero es muy negativa

Por lógica sabemos o nos imaginamos que la comida procesada, aquella que está empaqueta o conservada de distintas maneras no puede ser demasiado sana. La comida, el alimento natural, es el que se pone malo a las primeras de cambio cuando lo dejamos unas horas de más fuera de la nevera durante el verano. Comida que, por el contrario, se encuentra empaquetada en plástico con una fecha de caducidad que se puede extender durante semanas o incluso más tiempo, no puede ser buena de ninguna de las maneras.

Un estudio que se ha realizado en Francia ha desvelado que indudablemente parece existir una relación entre el cáncer y la comida procesada. El problema es que por ahora aunque se han realizado pruebas y hay un vínculo entre ambos elementos, todavía se desconoce con exactitud cuál es la conexión que se esconde detrás de ello. Es decir, se sabe que la comida procesada deriva en mayores posibilidades de desarrollar cáncer, ¿pero qué es lo que lo provoca? ¿es el empaquetado con plástico o se trata de los conservante? Aún no lo sabemos, pero lo que está claro es que este tipo de comida aumenta el riesgo.

No dormir por la noche

Hay tantos factores que aumentan el riesgo de sufrir cáncer que no podemos decir que no nos preocupemos. Sobre todo porque algunos de ellos son tan simples como tener la costumbre de no dormir por las noches. No porque queramos estar despiertos o porque nos guste más la noche, algo que nos puede llevar a hacerlo solo determinados días, sino debido a que tengamos un trabajo nocturno.

Miles de personas en todo el mundo trabajan de noche y esto las lleva a alterar su ritmo circandiano del sueño, así como los patrones de sueño y despertar. Esto es algo que nos puede pasar factura a la vista de que algunos estudios dicen que puede ser «probablemente» una causa por la que suframos cáncer. Falta que este factor se desarrolle más, ya que hoy por hoy podría ser algo que preocupara mucho a la sociedad y que cambiara el hábito de una gran cantidad de personas a fin de reducir sus posibilidades de sufrir la enfermedad.

La obesidad

Cuando trabajamos a veces nos concentramos en exceso en lo que estamos haciendo y nos olvidamos de la importancia de caminar y de hacer ejercicio. Sobre todo nos ocurre si trabajamos desde casa, ya que la comodidad de estar en el hogar lleva a que tengamos la tentación de trabajar, trabajar y trabajar sin movernos. Al hacerlo estaremos aumentando nuestro riesgo de sufrir obesidad, lo que directamente puede derivar en que nos expongamos a distintos tipos de cáncer, entre los que se incluye el de riñón, pecho, colon o pancreas, entre otros.

Otro de los problemas relacionados con la obesidad y los emprendedores es que por ese mismo afán de trabajar y trabajar sin descanso, es frecuente que nos alimentemos mal. Recurrimos a la comida procesada y a los dulces principalmente, por lo que ya sabéis que no es precisamente la mejor idea. En lugar de ello es recomendable que comamos de una manera más saludable.

Vapear en lugar de fumar

Desde que se inventó el vapeo hay muchas personas que se han pasado a él para dejar de fumar. Lo hicieron principalmente porque pensaron que era más seguro y saludable que el tabaco. Pero las malas noticias llegan de la mano de estudios recientes que indican que el vapeo puede aumentar el riesgo de que suframos cáncer de pulmón y de vejiga, además de afectar a la salud de los pulmones y de la boca produciendo inflamaciones.

Falta que se hagan muchos más estudios e investigaciones al respecto para poder confirmar información, pero de momento en lo que los expertos coinciden es en que los pulmones sufren cuando vapeamos, especialmente sus células inmunes. Con el paso de los años se sabrá más a fondo cuál es el efecto del vapeo en nuestra salud, así que de momento también nos deberíamos apartar de él en la medida de lo posible.

La contaminación

Que en países donde los niveles de contaminación sean más altos también haya una mayor cantidad de muertes producidas por los cáncer relacionados directamente con la polución, no es una casualidad. La contaminación puede producir cáncer escrotal, de pulmón, vejiga o esófago, entre otros. Otra de las pruebas de este tipo de dato se encuentra en cómo hay profesiones que, como la de los deshollinadores, se ha vinculado de una forma más habitual con el desarrollo de cáncer.

Afortunadamente, la profesión de deshollinador, ha ido desapareciendo con el paso de las épocas debido a la modernización de los sistemas de calefacción, ya que es poco frecuente que sigan existiendo edificios con el tipo de chimeneas que era frecuente en 1770. En esa época fue cuando comenzó a salir a la luz el peligro que tienen los deshollinadores y desde entonces poco a poco se ha ido sabiendo más acerca de sus riesgos. Pero como tantas otras, es una profesión que actualmente solo se mantiene en muy pocos casos aislados en determinadas partes del mundo.

El pescado en escabeche o curado en sal

Como otros muchos de los factores de los que estamos hablando, faltan investigaciones que aporten una mayor información a los descubrimientos y estadísticas que se han obtenido hasta el momento. Pero se ha comprobado que los ciudadanos chinos tienen más posibilidades de sufrir cáncer nasofaríngeo, el cual se concentra en la cabeza y en el cuello. Los motivos están atribuidos a la ingesta de comida en escabeche y de pescado curado en sal, dos elementos que son muy habituales en la gastronomía china, pero no en la de otros países de Asia.

Una de las investigaciones realizadas en relación a esto comprobó que no solo los ciudadanos que viven en China son propensos a ello, sino que también ocurre con los chinos que se han mudado a otros países y han mantenido un tipo de dieta similar a la original de su país. Además del cáncer nasofaríngeo es frecuente el de esófago.

En una segunda parte de este reportaje abarcaremos otras causas comunes que pueden llevarnos a sufrir cáncer.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...