Las motos toman la calle con el aumento de sus ventas en un 20,2%

Motivados por su rentabilidad, muchos optan por subirse sobre dos ruedas para recorrer las calles de su ciudad; dejando, por tanto, en un considerable aumento las ventas de motos respecto al año anterior.

Moto

Julio se ha cerrado con un recuento de los meses desde enero y ha confirmado una subida en la venta de motos de nuestro país. Concretamente, se trata de un aumento del 20,2% respecto al julio del verano pasado. Cifrando en 66.416 las unidades que han sido matriculadas, 13.735 son las nuevas que se han registrado, según la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor).

Agrupándolas según el volumen de sus cilindros, entre dichos meses, las cilindradas altas (>750cc) han crecido más de un 38%, las cilindradas medias (126cc-750cc), un 24%, mientras que las motocicletas ligeras (hasta 125cc) lo han hecho en un 15%. Sin embargo, estas últimas siguen constituyendo el segmento más amplio de todos, exactamente con un 60%, dentro de su mercado total en el primer semestre.

Por otro lado, los segmentos por tipo de uso también han ido en alza. En primer lugar, los clásicos scooters han supuesto el 67% del mercado de motocicletas, con una subida del 17% en cuanto al año anterior, reflejando un 91% en el total de ventas. Respecto a las motos normales de carretera, estas han ocupado un 32% del total y las motocicletas off-road, las típicas del motocross, se han quedado en un 7%.

Pero también han crecido en ventas otros vehículos ligeros, como el triciclo, con un aumento del 36,9%, llegando a un total de 720 unidades, de las que 183 corresponden al mes de julio. Aunque los cuatriciclos se han visto reducidos un 5,6%, quedándose en 349 unidades; al igual que han descendido en un 6,5% las ventas de los ciclomotores, dejando 1.913 unidades.

A partir de estos datos, era de esperar que haya ciudades como Avilés, en Asturias, que ha duplicado el número de motos que circulan por sus calles. Como se ha hecho en esta localidad, se buscan nuevos incentivos para seguir promoviendo el uso de estos vehículos, por ejemplo, habilitando zonas azules para que puedan aparcar sin coste alguno. Algo que viene acompañado por el hecho de que el combustible y el mantenimiento de la moto suelen resultar más económicos que el coche.

Si resulta tan rentable, puede ser muy viable la posibilidad de abandonar los típicos viajes en coche que nos muestran tantas películas de carretera y optar por un viaje a dos ruedas, ya sea uno romántico como en ‘Vacaciones en Roma’ o uno más aventurero como en ‘Diarios de motocicleta’. Pero antes de emprender una larga travesía, siempre se recomienda que se haga una revisión del vehículo. Para ello, hay que asegurarse que se deja en manos de buenos profesionales y garantizar que disponemos de un buen seguro de moto. En mi caso, últimamente me han comentado tanto en la familia como entre amigos las buenas opciones de Mútua Madrileña, que tiene una variedad de seguros para la moto muy completos y podríamos decir que personalizados para que lo adaptes a tus necesidades.

Una vez asegurado el estado de nuestra moto, toca prevenirse uno mismo. Para un viaje en moto, es fundamental ser un buen conductor de ella, en cuanto a estabilidad y reflejos. Con el fin de lograr esto, lo primero es el descanso tanto el día anterior, como cada dos horas a lo largo del trayecto. Y, cómo no, lo principal es llevar siempre puesto el casco, que debería ser integral o abatible para una mayor protección.

Además del casco, la ropa es igual de esencial, independientemente del lugar al que se vaya y del clima que allí haga. No puede faltar un calzado correcto y firme para que no resbalen los pies si hay lluvia; incluyendo los guantes, la chaqueta y el pantalón que nos cubran y protejan el cuerpo en el caso de cualquier caída. Y dentro de esta selección de ropa, también debe tener su hueco el chaleco reflectante.

Por último, cabe recordar mantener la distancia entre el resto vehículos e intentar no conducir por los tramos que uno no controle o sean difíciles. Y, si no existe más remedio y el viaje debe ser durante la noche, hay que incrementar la precaución, ya que puede ser el momento más peligroso por su peor visibilidad.

Vía: Europa Press

Foto: mripp

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...