¿Cómo podemos evitar caer en la procrastinación?

La procrastinación es un problema que afecta a miles de emprendedores y que hay que saber superar.

Trabajando

¿Alguna vez has oído la palabra procrastinación? Aunque a lo mejor no te suena mucho, estamos seguros de que has caído en más de una ocasión en ella. Para ponernos un poco en situación tenemos que comentarte que la procrastinación es un estado en el que dejamos de hacer cosas que son importantes, se quedan pendientes y preferimos realizar otro tipo de actividades que, aunque no tan primordiales, pueden llegar a ser más agradables y placenteras para nosotros.

La realidad es que la procrastinación es un “fantasma” que suele afectar, en numerosas ocasiones, principalmente a los empresarios. Hay momentos en los que no se ve la luz para comenzar un proyecto que debía haberse empezado hace tiempo o también ocurre que no estamos lo suficientemente concentrados para ponernos manos a la obra y hacer crecer nuestro negocio rápidamente. ¿Cómo podemos evitar este tipo de situaciones? Si no quieres acabar siendo víctima de la procrastinación, a continuación vamos a darte algunos consejos que te serán de gran utilidad y notarás cómo llevándolos a cabo tu negocio prosperará de aquí en adelante. ¡Ánimo!

Fijar un calendario

Para llevar a cabo cualquier proyecto que se precie, algo fundamental es contar con unos plazos establecidos, para poder entregarlo al completo o por lo menos por partes. En muchas ocasiones, nuestros clientes o los mismos socios son los que nos imponen esos plazos, algo que puede llegar a ser más fácil para nosotros. Sin embargo, debemos tomar las riendas y establecer nuestro propio calendario para tener la certeza de que el proyecto se acabará en la fecha fijada.

Contar con unos plazos es esencial, porque así, nos obligaremos a ir terminando todas las tareas de forma progresiva y nos distraeremos menos, al tener una fecha límite de entrega. Sin duda alguna, tener un buen calendario es uno de los mejores compañeros de viaje para los empresarios que quieren hacer crecer su negocio de forma notable.

Vayamos por partes

Cuando nos enfrentamos a un proyecto de grandes dimensiones, es habitual que empecemos a agobiarnos y no sepamos cómo comenzar a realizarlo. No debemos ponernos nerviosos ante estas situaciones, la solución es mucho más sencilla. Lo único que tendremos que hacer es dividir ese gran proyecto en partes más pequeñas e ir elaborándolas poco a poco, para asegurarnos de que estará completo en la fecha que hemos establecido con anterioridad.

En el momento que hacemos esta división, el proyecto es mucho más manejable y ameno de realizar. Pero, eso sí, no te pongas a hacer varias tareas a la vez o entonces será un desmadre, ve poco a poco, una por una y te darás cuenta del buen trabajo que has hecho cuando veas el resultado final.

Evitar la procrastinación

Un descanso nunca viene mal

Aunque pueda parecer contraproducente, en realidad, descansar de vez en cuando del trabajo y desconectar de lo que se está haciendo es algo muy importante si se quiere terminar el proyecto con éxito. Para ello, podemos dar un paseo y olvidarnos por un rato de lo que estamos haciendo. En el caso de que no tomemos ningún descanso, nuestra cabeza no dejará de darle vueltas al tema y al final podemos terminar por saturarnos.

Otro truco es hacer algo de ejercicio ligero durante un rato, pero nunca lo hagas de forma intensa, o estarás más cansado y tu cerebro no pensará con claridad. Se ha demostrado que realizar una actividad liviana para despejarse, favorece a que nuestras ideas fluyan de mejor forma.

Hay que finalizar el trabajo

Lógicamente, cuando nos metemos de lleno en un nuevo proyecto, el objetivo es finalizarlo. Hasta aquí todo puede parecer algo normal, pero la cosa se complica si, además de acabarlo, queremos rozar la perfección con dicho proyecto. Es cierto que un trabajo bien hecho siempre va a ser mejor, pero de lo que no hay duda es que, lo más exitoso es acabarlo adecuadamente en el plazo establecido. Con lo cual, nuestro consejo es que trabajes para poder acabar las tareas que se te han encomendado y, una vez lo tengas finalizado, si tienes tiempo, céntrate en mejorarlas para llegar a esa perfección que tanto se busca.

Coge impulso y ¡trabaja!

Por muchos trucos y consejos que hayamos podido darte, en realidad, la mejor forma de acabar con la procrastinación es levantarte de la cama o el sofá y ponerte a trabajar. Tal y como dijo uno de los grandes autores de todos los tiempos, Stephen King, “los aficionados se sientan y esperan a que les llegue la inspiración; el resto de nosotros, simplemente nos levantamos y vamos a trabajar”. Así es, no vas a conseguir que tu negocio prospere si no te pones manos a la obra cuanto antes, por tanto, no lo dudes ni un segundo más y comienza ese proyecto que tanto deseas.

Puede que en algún momento de tu vida la inspiración te llegue sola, pero lo que es más que seguro es que, de nada sirve tener buenas ideas si no se llevan a la práctica. Sin duda, el trabajo es la mejor solución para eliminar por completo la procrastinación de nuestras vidas.

Foto: kaboompicsStockSnap

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...