Óscar Pierre: “Avanzamos hacia un tipo de envío a domicilio de cualquier cosa en cuestión de minutos”

oscar_pierre

Los proyectos de economía colaborativa están al alza, y el ejemplo que os traemos hoy es prueba de ello. Glovo es uno de los proyectos que más nos ha llamado la atención recientemente, y hemos tenido la fortuna de hablar con uno de sus fundadores Óscar Pierre. Este emprendedor barcelonés de sólo 23 años decidió lanzar una empresa de mensajería basada en la economía colaborativa que ahora ya tiene presencia en Barcelona, Madrid y Valencia. Tras varias rondas de inversión, la última conocida el mes pasado, de 2 millones de euros, la expansión sigue su camino con vistas a Europa. Él nos cuenta cómo empezó todo y las perspectivas de futuro.

-¿Cómo nace la idea de Glovo?
-La idea de Glovo nació en Barcelona a finales del año pasado. Tras un stage en Airbus decidí que al graduarme quería empezar un proyecto propio y al acabar mis estudios de Ingeniería Aeronáutica en Georgia Tech y volver a Barcelona llegó el momento. Decidí emprender tomando como ejemplo algunas de las ideas que había visto durante mis tres años en Estados Unidos, donde ya se estaba viviendo una clara expansión de apps y marketplaces colaborativos. Esto me dio mucho que pensar sobre qué podríamos “colaborizar” en España. De ahí surgió la idea de “colaborizar” el tiempo. Por un lado, hay gente con tiempo libre en busca de ingresos, y por otro, personas que siempre están ocupadas y faltas de tiempo. De este intercambio nace Glovo.

El desarrollo de la tecnología ha sido muy rápido, ¿dónde ha residido la clave?
-La rapidez en la ejecución ha sido clave, sin duda, pero sobre todo el equipo. En Glovo buscamos personas implicadas con nuestro objetivo de crear una cultura de creatividad, libertad y excelencia. Contamos con un equipo tecnológico joven, talentoso y muy motivado, además de internacional. Los requisitos que pedimos ya no solo a los desarrolladores, sino a todo el equipo, son curiosidad, proactividad, motivación y ganas de divertirse. Eso es lo que nos ha permitido llegar tan rápido al punto en el que nos encontramos. 

-¿En qué medida te ayudó estudiar en Estados Unidos para poner en marcha iniciativas como esta?
-Estados Unidos fue para mí un lugar de inspiración. Como te comentaba, en Atlanta viví de primera mano la expansión y normalización de apps y marketplaces colaborativos. Algunas plataformas eran muy cómodas incluso para un uso más diario. Es fácil acostumbrarse y en España era algo que no se había empezado a potenciar.

¿Cómo os ha funcionado la financiación? ¿Mantienes la idea de que hay que ir a Estados Unidos para ‘levantar’ buenas inversiones? ¿Cuál es vuestra experiencia?
-Acabamos de cerrar una segunda y mayor ronda de financiación con aportaciones de nuevos inversores tanto privados como públicos, por lo que podemos decir que nuestra experiencia está siendo buena.​

-Glovo está ya presente en las dos grandes ciudades de España, Madrid y Barcelona, y también en Valencia, ¿cuál es el siguiente paso de expansión?
-Por ahora estamos barajando opciones, analizando el mercado y pensando cuál es la mejor estrategia de expansión, pero ninguna decisión está tomada. Trabajamos muy al día a día con decisiones y movimientos rápidos. Muy pronto esperamos comunicaros la llegada de Glovo a otras ciudades de España y capitales europeas.

oscar pierre

Óscar Pierre y Sacha Michaud, co-fundadores de Glovo

 –¿Será París la primera ciudad europea?
-Por lo mismo que te decía en la pregunta anterior, todavía es pronto para dar el nombre de la primera ciudad europea. Me gusta decir que en Glovo trabajamos con la filosofía del Cholo Simeone: “partido a partido.”

 –¿Podréis garantizar la idea de los 60 minutos o planteáis ampliarla en ciudades más extensas?
-Por ahora, sí, esa es la idea que mantenemos. ​

-Vuestros mensajeros, los glovers, pasan por una selección previa para formar parte del equipo. ¿qué buscáis en ellos? ¿Cuántos tenéis en cada ciudad actualmente?
-Sí, sin la implicación y el buen hacer de los glovers nada tendría sentido. De hecho, gran parte del éxito de Glovo reside en la confianza que estos generen. Como dices, antes de fichar a uno, le pedimos que rellene un formulario, acude a una entrevista y recibe formación por parte del equipo de Glovo. Los requisitos que pedimos son que tengan un smartphone (iOS o Android) y vehículo propios y que vistan una sonrisa de oreja a oreja.  A día de hoy, entre Barcelona, Madrid y Valencia contamos con 90 glovers activos.

-¿Cómo gestionáis el crecimiento de los glovers?
-El número de glovers está creciendo a un ritmo similar al de los pedidos que se realizan diariamente, lo que provoca una mayor fluidez y mejor funcionamiento en ambos lados del mercado. Además, si de algo nos estamos dando cuenta es de que hay mucha gente buscando generar ingresos extra con actividades como la de ser glover, que ofrecen flexibilidad.

¿Existe el caso de negocios, como por ejemplo restaurantes, que hayan dejado de usar sus mensajeros y pasado a utilizar únicamente Glovo?
-Desde Glovo somos conscientes de que añadimos valor a negocios que necesitan un servicio de mensajería exprés integrado, ayudándoles a incrementar sus ingresos. Existen casos de negocios que antes no ofrecían servicio de entrega a domicilio y que ahora lo hacen a través de Glovo. Por otro lado, está el caso de restaurantes y establecimientos que cuentan con sus propios mensajeros pero que utilizan nuestro servicio en momentos del día en que la demanda es mayor y necesitan una solución rápida.

iphone

-Dime el último pedido más curioso que recuerdes…
-Se sale un poco de lo que estamos acostumbrados en Glovo, pero el más curioso que recuerde es un pedido de 200 cheese burgers de McDonald’s para unas oficinas en Madrid. Bestial…​

-¿Os consideráis competencia de las empresas de mensajerías? ¿Ellas os consideran como tal?
-En cierta manera, sí. Los servicios de mensajería y distribución tradicionales llevan arrastrando una estructura que no está tan adaptada a lo que pide el consumidor urbano de hoy en día (“quiero esto y lo quiero ya”). Con un creciente número de tiendas omnipresentes, es evidente que avanzamos hacia un tipo de envío a domicilio de cualquier cosa en cuestión de pocas horas o incluso minutos. En esta diferenciación es en la que se enmarca Glovo. De hecho, algunas de estas empresas tradicionales han empezado a incluir servicios “especiales” que garantizan envíos en el mismo día, por lo que podríamos decir que se empieza a notar ciertas ganas de innovar y competir.

¿El volumen principal de pedidos llega de particulares? ¿Los pedidos de comercios o empresas son un % elevado del negocio?
Por ahora las estadísticas están muy igualadas. Varían según los meses, pero por lo general están fifty-fifty.

Uno puede pensar que con una tarifa de 5.50€ o 4.90€ es difícil generar un volumen de negocio importante, ¿la escalabilidad está en ampliar el número de ciudades, principalmente?
-Creemos que Glovo es un negocio escalable y rentable a largo plazo. No vemos en estas tarifas como la fuente de ingresos más importante en términos de volumen de negocio. Aunque son fundamentales para cubrir las necesidades del negocio y el pago a los glovers, nuestro objetivo es trabajar con asociados “clave” y premium a través de nuestra API y encontrar ahí nuestra principal fuente de ingresos.

¿Cómo valoras un futuro cercano con envíos con drones? ¿Tendría cabida Glovo o se ha planteado su papel en ese escenario?
-Como graduado en Ingeniería Aeronáutica, para mí sería un sueño. Según información relativa a una futura normativa de drones en España, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea podría permitir el uso de drones siempre y cuando estos no superasen los 10 kg de masa ni una altura de vuelo de 400 pies. La mayoría de los pedidos realizados a través de Glovo no llegan a los 2 kg, por lo que el delivery vía dron sería del todo factible. ¿Quién nos dice que de aquí a dos años no veremos drones-mensajero a cargo de nuestros envíos?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...