Ya tengo una startup, ¿qué nombre le pongo?

Elegir el mejor nombre para nuestro negocio es un factor muy importante de cara a aumentar su difusión, crear una imagen de marca y crecer internacionalmente.

nombre

A pesar de no ser un aspecto al que se le preste demasiado interés durante la creación de una empresa, elegir un nombre apropiado para nuestro negocio puede resultar fundamental para su éxito. No en vano, el primer nombre con el que bauticemos a nuestra empresa nos va a acompañar durante mucho tiempo aunque decidamos cambiarlo. Los primeros clientes y las primeras campañas publicitarias serán pues determinantes en el devenir del negocio, y ello obliga a ser especialmente cautos.

De entrada, el nombre debe ser lo más temático posible. Si ofrecemos por ejemplo servicios de logística o mensajería debemos escoger una o varias palabras que guarden relación con este sector. Esto no siempre se cumple desde un primer momento y por ello muchas empresas se ven obligadas a modificar su denominación tiempo después. Una buena idea para evitar estos problemas (toda vez que no se nos ocurra ningún nombre original y que no esté registrado) es la de emplear los nombres o apellidos de los propietarios. Se trata de una alternativa que además confiere mayor seriedad de cara al público.

En cualquier caso, existe una suerte de método para encontrar el nombre idóneo para cada startup. De entrada, debe buscarse un término cuya pronunciación sea sencilla y bajo ningún concepto malsonante. Esto debe cumplirse tanto en castellano como en inglés, ya que si nuestra empresa tiene vocación internacional tarde o temprano deberemos dar el salto a otros mercados. El siguiente requisito es que no sea difícil de memorizar, por lo que se recomiendan palabras sencillas o conceptos claros.

Por último, la tercera regla es la de incluir al menos un término que haga referencia directa a nuestra actividad. En el caso de la empresa de mensajería no estaría de más incluir palabras como “express” o “fast”, fácilmente reconocibles por cualquier español y con connotaciones positivas en inglés. Una vez elegido el nombre llega el momento de registrarlo, un paso que muchas empresas dejan inconcluso por desidia. No obstante, registrar nuestra marca nos protegerá contra plagios y se convertirá en un activo más.

Vía: Loogic.com

Foto: molotalk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...