Uber y las puertas giratorias

La empresa norteamericana crea un consejo asesor compuesto por antiguos responsables políticos de todo el mundo, avivando el debate sobre las puertas giratorias.

uber

Las puertas giratorias son la metáfora más utilizada en España para describir el paso de un político a una gran compañía privada a la que, supuestamente, ha beneficiado durante el ejercicio de sus funciones públicas. Obviamente, no todos los políticos que ingresan en el consejo de administración de una empresa la han ayudado ante de algún modo pero es igualmente evidente que hay muchos casos, como mínimo, sospechosos. La semana pasada conocimos que Neelie Kroes, exvicepresidenta de la Comisión Europea (CE), se incorporará al consejo de expertos de Uber, firma en permanente litigio con la Administración. El debate está servido.

Uber, en busca de la licencia definitiva

La plataforma estadounidense Uber lleva ya bastantes años ofreciendo sus servicios de transporte privado no profesional y también lleva otros tantos creando una gran polémica allí donde quiere desarrollar su actividad. Algunos colectivos de profesionales, principalmente, los taxistas, han ejercido una intensa presión sobre las autoridades para tratar de evitar la implantación de Uber. Estas asociaciones entienden que la aplicación no reúne los permisos necesarios, pueden ofrecer tarifas muy económicas y por ello incurren en competencia desleal.

Neelie Kroes, que fue también comisaria de Telecomunicaciones, ha sido fichada por su conocimiento de los mercados y su experiencia en el ámbito de las nuevas tecnologías. Sin embargo, la incorporación ha sido cuestionada por determinados sectores al entender que la excomisaria ha protagonizado un nuevo caso de puertas giratorias. Quienes así piensan sostienen que Kroes siempre ha sido muy comprensiva con el modelo de negocio que defiende Uber. Durante su etapa al frente de la comisaría, la nueva asesora siempre se mostró reacia a poner obstáculos a las actividades económicas que iban surgiendo gracias al desarrollo tecnológico. A su juicio, se trata de un proceso imparable y son los sectores tradicionales quienes deben adaptarse.

No obstante, Kroes no es la única expolítica que pasa a asesorar a Uber. La plataforma norteamericana también ha reunido en su consejo al exsecretario de Transporte de la Administración Obama, Ray LaHood, y al expresidente de la Comisión de Competencia y Consumo australiana, Allan Fels. Al igual que sucede con la excomisaria europea, estos dos fichajes también han tenido responsabilidades públicas muy relacionadas con los temas sobre los que ahora asesorarán a Uber. En el citado consejo también estarán presentes un ex primer ministro peruano entre otros expolíticos de todo el mundo.

Los que están en contra

Tal y como hemos visto en el caso de Kroes, los críticos con este tipo de nombramientos suelen enfatizar las posibles ayudas que el nuevo asesor ha podido prestar a la compañía o al sector al que esta pertenece. También desconfían de la influencia de los expolíticos sobre sus antiguos compañeros y sobre los responsables de aprobar las leyes comerciales. A todo ello cabe añadir que la simple posibilidad de poder incorporarse a la dirección de una multinacional puede condicionar las decisiones de un alto cargo.

Los que están a favor

Quienes no ven ningún problema en que las empresas recaben expolíticos para sus consejos de administración apuntan a que es perfectamente lícito y lógico que estas busquen perfiles muy conocedores de la realidad del mercado. Un antiguo comisario puede ayudar a una empresa a orientar mejor su negocio, sin que ello implique un trato de favor durante su mandato público. De igual modo, los políticos también tienen que poder entrar o regresar al sector privado, siendo algo preferible a que sigan ocupando cargos públicos menores durante mucho tiempo (como suele decirse de los senadores).

Otros casos célebres

Entre los ejemplos de puertas giratorias más significativos de los últimos tiempos, el fondo de renta fija Pimco ha nutrido su nómina de asesores con el ex primer ministro británico Gordon Brown y el exgobernador de la Reserva Federal Ben Bernanke. También fue muy comentada la rápida incorporación del excanciller alemán Gerhard Schröder a la rusa Gazprom en 2005, un movimiento que se interpretó incluso como un favor de Vladimir Putin.

Por supuesto, en España contamos con una amplia relación de presuntos casos de puertas giratorias. Los casos más sonados fueron los de Felipe González (Gas Natural) y José María Aznar (Endesa), dos expresidentes del Gobierno que se convirtieron en consejeros de grandes empresas españolas. Jordi Sevilla (exministro de Administraciones Públicas, consejero de PwC), Josep Piqué (exministro de Industria, consejero de OHL) o Carlos Solchaga (exministro de Economía, consejero de Zeltia), fueron otros fichajes polémicos.

Foto: uber vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...