Telefónica se hace fuerte en Indra a petición del Gobierno

Tras convertirse en accionista mayoritario accidental por la retirada de Bankia en 2013, el Ejecutivo reducirá progresivamente su participación en Indra en favor de Telefónica.

El culebrón de Indra parece haber concluido con suerte dispar para todos sus protagonistas. No en vano, en las intrigas en la cúpula de la empresa española han participado desde el Gobierno hasta algunos pesos pesados del empresariado español pasando por algún que otro fondo de inversión. El objetivo generalizado de las presiones externas era acabar con el largo mandato de Javier Monzón, fundador de la firma y personaje cada vez peor visto por los principales accionistas de la compañía, entre los que destaca el Gobierno.

O destacaba, porque con el acuerdo final con Telefónica la empresa presidida por César Alierta elevará su peso en el accionariado de Indra hasta el 10% desde el 6,1% actual. Para ello, Telefónica contará con la ayuda de CaixaBank, que posee un 5% del capital de la teleco española por excelencia (sin adquirir acciones directamente). Fruto de estos movimientos, el Estado rebajará por fin su participación en la empresa de seguridad y logística, que se había disparado hasta el 20,14% después de la salida de Bankia en 2013.

La entrada del Estado se vio como algo obligado cuando los problemas de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri le obligaron a abandonar casi todas sus inversiones al margen de la banca. Fue entonces cuando entró en escena la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) para convertirse en accionista mayoritario de Indra. Las desavenencias con Monzón en los últimos tiempos y la voluntad gubernamental de ir reduciendo progresivamente su participación en empresas privadas han precipitado los acontecimientos.

De este modo, Fernando Abril-Martorell, hombre de confianza de Alierta (Telefónica pura y dura) se ha convertido en el nuevo presidente de Indra. Por el camino ha habido que pararle los pies al ex ministro de Defensa Eduardo Serra, que preparaba su desembarco en la compañía avalado por el actual titular de esta cartera, Pedro Morenés. No en vano, si la intención del Ejecutivo era retirarse elegantemente de Indra, no tenía ningún sentido presionar para colocar a ‘su’ candidato. Abril-Martorell tiene la difícil tarea de diversificar el negocio.

Vía: ABC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...