Repsol rechaza seguir buscando petróleo en Canarias

Los primeros trabajos de la compañía española resultan infructuosos y esta decide por sorpresa finalizar sus sondeos en la costa canaria. El fin de una larga polémica.

Repsol

Desde luego, decir que nos hemos llevado una sorpresa sería quedarnos muy cortos. Tras muchos meses de litigios, acusaciones, argumentos y contraargumentos en torno a la conveniencia o no de buscar petróleo en la costa de las Islas Canarias, Repsol ha comunicado que da por finalizadas las prospecciones de la discordia sin hallar hidrocarburos de calidad. O lo que es lo mismo, Canarias carece de suficiente petróleo como para rentabilizar las extracciones. De este modo tan inesperado concluye una polémica sin precedentes entre el archipiélago y la península.

La compañía española, que recientemente había iniciado los trabajos de perforación, considera que las bolsas exploradas albergan efectivamente petróleo pero que este no supera los estándares de calidad exigidos. De igual modo, las bolsas inspeccionadas carecen de suficiente crudo como para hacer rentable una explotación completa. En este sentido, cabe destacar que el actual contexto de fuertes caídas en el precio de los barriles ha tenido mucho que ver en el repentino escaso interés de Repsol en seguir con sus trabajos. Probablemente, las prospecciones hubieran sido rentables en otras circunstancias.

Lo que está fuera de toda duda es que la decisión de no prolongar los sondeos obedece a criterios que no se restringen exclusivamente a la calidad o la cantidad de las materias primas. Repsol se ha visto sometida a una intensa e injusta campaña de desprestigio convenientemente jaleada por gran parte de las autoridades isleñas, capitaneadas en todo momento por el presidente regionalista Paulino Rivero. En consecuencia, el debate sobre la necesidad de este proyecto se vició rápidamente por motivos meramente políticos.

Sea como sea, la no continuidad de las prospecciones acaba con las esperanzas de reducir la impresionante dependencia energética de España. Dado que nuestro país importa el 99,6% de los hidrocarburos que consumo, resulta difícil de entender cómo la simple posibilidad de remediar parcialmente esta situación ha podido generar posturas tan enconadas. Sobre el hipotético impacto ecológico negativo que podrían tener los trabajos, baste señalar que Noruega es el séptimo productor mundial con una situación medioambiental que ya quisiéramos en España.

Vía: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...