Principio de acuerdo entre Argentina y Repsol

Tras 18 meses con las negociaciones enquistadas, la mediación del Ministro de Industria José Manuel Soria agiliza un ventajoso acuerdo para Repsol.

Repsol

En abril de 2012, Cristina Fernández de Kirchner convocaba una incendiaria rueda de prensa en la que comunicó a todo el mundo la expropiación de YPF, hasta entonces propiedad de Repsol. Inmediatamente, la propia policía argentina tomaba los centros logísticos y las refinerías de la multinacional española y daba por concluidas sus actividades en la zona. Ante semejante ataque contra las más elementales garantías internacionales, los inversores extranjeros comenzaron a perder posiciones en Argentina. Un año y medio después, la presidenta argentina se ha sentado a negociar.

Consciente de que su polémica decisión ha deparado más penas que alegrías a las maltrechas finanzas argentinas, Fernández de Kirchner habría aceptado abonar una indemnización de 3.700 millones de euros a la petrolera presidida por Antonio Brufau. La negociación no ha estado exenta de complicaciones, siendo necesaria la intermediación del Ministro de Industria, José Manuel Soria, para elevar las conversaciones al máximo nivel institucional. Según se desprende de la última reunión del consejo de administración de Repsol, el concurso del ministro español ha sido clave para desbloquear la negociación y acercar el acuerdo.

Dicho acuerdo estipula que Argentina debe ofrecer un bono a diez años por valor de 5.000 millones de dólares y con tipo de interés del 8,75%. Si el Gobierno argentino cumple con su palabra, la empresa española de hidrocarburos habrá conseguido que su salida del país sudamericano no le cueste ni un solo euro. Está por ver la forma en la que los argentinos comenzarían a abonar los pagos acordados, a razón de 450 millones de dólares al año, y si el Tribunal de Tasaciones ratificará la cifra final.Ç

Los 5.000 millones de dólares en los que se ha cerrado el acuerdo recogen la oferta inicial de la presidenta argentina antes de enquistarse las relaciones con Repsol. Es de esperar por tanto que no haya mayor impedimento para llevar a cabo un plan de pagos que beneficia mucho más de lo esperado a la multinacional española. Fernández de Kirchner por su parte se verá obligada a dar explicaciones en el Parlamento.

Fuente: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...