Nuevas ventajas para los clientes de Iberdrola

Los clientes de Iberdrola pueden confiar en que la empresa les proporcione unas tarifas que no se alteren cada tres meses y de grandes resultados.

Trabajando con electricidad

Iberdrola es uno de los nombres más respetados en el sector de la luz y lo ha conseguido gracias a proporcionar a sus clientes una serie de ventajas más que relevantes. Los clientes de la compañía se benefician de distintos factores que les repercuten de manera positiva. Por ejemplo, Iberdrola no juega de la misma manera que otras empresas en lo relacionado con los precios del mercado libre. En realidad, la empresa mantiene unas ofertas que se mantienen respecto al precio que tiene la energía. Esto les permite proporcionar promociones y ofertas más ventajosas a los consumidores.

Esto evita que cada tres meses suframos variaciones en el precio de la luz tal y como ocurre con el servicio de otras empresas, restando así dolores de cabeza en cuanto a la recepción de facturas. Los clientes de Iberdrola que hayan contratado una oferta en mercado libre, la mantendrán sin tener que soportar los cambios trimestrales.

Es importante tener en cuenta que Iberdrola, por otro lado, proporciona a sus clientes un plan personalizado y de un atractivo elevado, debido a que perfilan una oferta diferenciada para cada persona y empresa. Se adaptan a las necesidades de cada uno de los clientes, hacen descuentos y garantizan que el precio acordado se mantenga al menos durante el plazo de doce meses. Además, la contratación del servicio de Iberdrola supone también el disfrutar de servicios y sistemas de soporte añadidos, como Asistencia Hogar o Gestión de Facturación, a fin de que tengamos un control absoluto en relación al gasto de luz en el entorno profesional.

Trabajando en la oficina

Las empresas también deben saber de qué está compuesto el precio de la factura correspondiente a la luz. ¿En qué se gasta ese dinero cobrado? Según datos un 40% de la tarifa que realiza una empresa por el pago de la luz se utiliza en lo referente a cubrir los costes que se han producido en lo relacionado al propio suministro eléctrico de la luz consumida. Estos costes se dedican a producir electricidad y a realizar el mantenimiento y administración de las redes que se encargan de su distribución. Sin este coste no habría forma de poder proporcionar electricidad.

Con el 60% restante del importe se realizan pagos diversos, como los impuestos y recargos a los que se obliga según las leyes actuales. Se tiene en cuenta, en este grupo de pagos, el impuesto de la electricidad existente, el tributo de la generación y los recargos que se estén aplicando dependiendo de la normativa vigente en cada caso.

Post patrocinado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...