La nostalgia como negocio: los casos de Nintendo y Nokia

Nintendo sorprendió el año pasado con Pokémon Go y NES Classic Edition, dos propuestas con décadas de historia. Nokia ha recuperado los móviles convencionales.

pokemon

En el verano de 2016, el mundo asistió al que posiblemente haya sido el fenómeno viral más mediático y multitudinario de todos los tiempos. Nintendo sacaba al mercado su aplicación Pokémon Go y ponía a millones de personas a buscar a estas peculiares criaturas por los enclaves más insospechados. De la noche a la mañana, la firma japonesa volvía a marcar el ritmo en el competido mercado del entretenimiento digital. Y en el marco del MWC de Barcelona, Nokia se sumaba al carro de la nostalgia al recuperar un modelo de móvil anterior a la revolución del ‘smartphone’. Veamos cómo han rentabilizado ambas empresas estas apuestas.

Nintendo, reinventando lo más clásico

Cualquier generación nacida a finales de los ochenta o durante todos los noventa habrá jugado o conocerá al menos la franquicia Pokémon. Nintendo lanzó una serie de juegos para la consola Game Boy que dieron varias veces la vuelta al mundo. Se trataba de un formato muy sencillo, recorrer un universo fantástico atrapando a mascotas virtuales, pero que se convirtió inmediatamente en una fuente de ingresos insospechada. Las ediciones de Pokémon se han sucedido hasta la actualidad y han desfilado por todas las consolas de la marca japonesa.

Pokémon Go no hizo más que adaptar ese esquema tan simple a las nuevas posibilidades que brindan los ‘smartphone’. El campo de acción se amplía a escala mundial y el usuario ya no se limita a manejar a un personaje que va recorriendo distintos rincones por la pantalla. Ahora es él mismo el que toma parte en la aventura capturando pokémons mientras realiza sus actividades cotidianas. Es más, la popularidad del juego ha llevado incluso a organizar expediciones grupales para cazar a algunas de las criaturas menos habituales. Recientemente, Pokémon Go organizó un evento especial con motivo del ‘Día del agua’.

La NES Classic Edition, otro golpe de efecto

Aprovechando la Navidad de 2016 y su recuperada iniciativa en el mercado, Nintendo lanzó algo así como la antítesis del modelo Pokémon Go. Si este juego se sirve de la tecnología más puntera, la NES Classic Edition recuperaba ni más ni menos que una de las consolas más clásicas de la compañía. La NES volvía a los hogares con un diseño compacto y marcadamente ‘vintage’ y con treinta videojuegos legendarios preinstalados. En menos de dos meses, Nintendo vendió más de 1,5 millones de unidades.

El Nokia 3310, a contracorriente

Desde luego, nadie considera que Nokia haya decidido ir contra de los ‘smartphones’ y apostar decididamente por un modelo convencional como alternativa real a la telefonía móvil de última generación. Lo que ha hecho la compañía finlandesa es lanzar una línea complementaria a los móviles actuales, de ahí que el precio del Nokia 3310 ronde los 50 euros. Por supuesto, la firma nórdica no se ha limitado a recuperar su icónica línea original sino que la ha rejuvenecido con un diseño más actual.

Ahora bien, ¿conseguirá desplazar el nuevo 3310 al ‘smartphone’? Ya hemos comentado que esta no es la idea con la que trabaja Nokia, que sigue desarrollando modelos en consonancia con el signo de los tiempos. Con todo, algunos analistas creen que el nuevo teléfono es la respuesta para aquellos usuarios que consideran que sus vidas eran más sencillas sin la conexión permanente que supone un ‘smartphone’. Está por ver si la funcionalidad se impone a los numerosos servicios disponibles a través de los móviles inteligentes. El desembarco del 3310 en Europa se espera para mediados de mayo.

¿Existen razones psicológicas para el éxito comercial de lo clásico?

Por supuesto que sí. Cuando una generación se hace mayor y concluye sus etapas infantil y juvenil comienza, por norma general, su andadura en el mercado laboral. A partir de ese momento, y esto está corroborado por numerosos estudios, es igualmente habitual que la mayoría de los profesionales ganen más con el paso de los años. En consecuencia, se trata de vender a los adultos de hoy (en torno a 30 años) aquello que sus padres les compraron hace veinte años.

¿Tiene recorrido este modelo de negocio?

Aunque de manera inconsciente, el consumo de artículos clásicos tanto actualizados como en su versión original ha estado siempre presente en el mercado. Para las generaciones que los utilizaron en su momento supone un regreso al pasado, que siempre es idealizado. Para las nuevas generaciones, se trata de productos fascinantes pese a su menor carga tecnológica.

Vía: Xataka

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...