La inmobiliaria Bami entra en concurso de acreedores al elevar su deuda a los 620 millones de euros

La compañía inmobiliaria, presidida por Joaquín Rivero, entra en concurso de acreedores al acumular una deuda financiera de 620 millones de euros

bami

El sector inmobiliario continúa sin levantar cabeza y, en esta ocasión, suma un nuevo tropiezo de la mano de la empresa Bami, presidida por Joaquín Rivero. La mercantil ha entrado en concurso de acreedores al situar su deuda financiera por encima de los 620 millones de euros. Un proceso hacia el que ha caminado la mercantil de forma voluntaria ante unos desequilibrios económicos que comprometían su actividad.

La firma se encontraba en un callejón sin salida ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo para obtener financiación a largo plazo con el sindicato bancario formado por el Banco Popular, Natixis y Hypotheken Bank. Ante este escenario, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ha dado el paso declarando en concurso de acreedores a Bami, además de establecer diferentes medidas para asegurar que la empresa se mantenga a flote.

La compañía, que despidió el año 2012 con unas pérdidas de 15 millones de euros, está integrada en la actualidad de manera mayoritaria por la empresa inmobiliaria Gecina ?de origen francés- que controla el 49% del accionariado. De igual manera, el 35% está en manos del grupo Rivero y un 16% pertenece a otros inversores.
Los directivos de la mercantil han realizado un llamamiento a la calma insistiendo en que se está haciendo frente de manera exhaustiva al pago de los intereses de la deuda contraída, además de advertir de que la cuantía amortizada asciende a 800.000 euros durante el pasado ejercicio.

El caso Bami sigue la estela del de otras empresas del sector inmobiliario que desde el comienzo de la crisis se han visto abocadas a un concurso de acreedores. Una lista en la que figuran nombres de firmas como Reyal Urbis, Nozar o Llanera.

Más allá de la actividad inmobiliaria, las dificultades a las que hacen frente los diferentes sectores económicos salen a la palestra y se ceban principalmente con las pequeñas y medianas empresas (pymes) concentrando un volumen importante de los concursos de acreedores registrados en España. Una realidad que se dejó notar de manera acusada el pasado ejercicio y que no ha modificado su tendencia en el inicio de 2013.

fuente: El País

Foto: alexandre prévot

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...