La división de telefonía móvil de Microsoft genera fuertes pérdidas a la compañía

La mayor parte de los 7.600 millones de dólares en pérdidas corresponden a Nokia y los malos datos de facturación en su primer año.

Microsoft

Aparentemente, las grandes compañías parecen estar tocadas por una suerte de varita mágica que garantiza que todas sus operaciones van a salir bien y contribuirán a incrementar más si cabe sus márgenes de negocio. No obstante, no todo es de color rosa en el mundo de las multinacionales y por ello incluso las que están más consolidadas pueden sufrir algún revés comercial importante. Eso es lo que le ha pasado a la todopoderosa Microsoft a cuenta de su aventura en el sector de la telefonía móvil.

El año pasado, Microsoft quiso dar un golpe sobre la mesa al completar la compra de la finlandesa Nokia. De este modo, la compañía estadounidense pretendía conseguir un buen nicho de mercado para competir en todos los frentes con Apple. La operación, cifrada en 9.500 millones de dólares, tuvo un claro impacto en las cuentas de la firma aunque los responsables esperaban que no tardara en comenzar a llenarse el vacío. Por desgracia para ellos, la actividad de la división de telefonía móvil ha estado por debajo de las previsiones.

Por todo ello, Microsoft declarará este año unas pérdidas de 7.600 millones de dólares a consecuencia de la citada operación de compra de Nokia y de la mala respuesta de los primeros compases de sus propuestas de telefonía móvil. Así lo ha declarado el propio consejero delegado de la firma, Satya Nadella, que no ha podido ocultar su decepción por los resultados hasta la fecha. El sistema operativo Windows parece que todavía no ha encontrado su hueco frente a los gigantes Android (Google) e iOS (Apple).

Lógicamente, estos resultados propiciarán un cambio de rumbo en la multinacional tecnológica, aunque por el momento lo único seguro es el ajuste de la plantilla de la división de telefonía. Fuentes de la firma hablan de 7.800 despidos, una cifra importante y que acarreará más costes a corto plazo. No en vano, este ajuste supondrá un desembolso de entre 750 y 850 millones de dólares. Por cierto, 2.300 despidos corresponden a la planta central de Nokia en Finlandia.

Vía: ABC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...