La corrección de la Liga BBVA agrava las diferencias entre clubes

Mientras la mayoría de clubes buscan hacer caja con sus mejores jugadores, Barça y Madrid siguen pagando cantidades desorbitadas.

bbva

La primera década del s. XXI vivió lo que ha venido en denominarse la «burbuja del fútbol«. Su estallido, como el de tantas otras burbujas, sirvió para evidenciar que la élite del fútbol era un gigante con pies de barro. Confiados en que la bonanza económica no tendría fin, muchos clubes profesionales comenzaron a endeudarse de forma desproporcionada. Los aficionados quedaban deslumbrados por los flamantes fichajes que llegaban cada año a su equipo y las Administraciones públicas no estaban por la labor de ser los malos de la película. En los últimos años, la situación se ha dado completamente la vuelta.

El verano de 2013 ha corroborado la tendencia de las últimas temporadas: los clubes buscan hacer caja aun a costa de mermar su capacidad competitiva. La era de los presidentes despilfarradores ha pasado y ahora son los gestores profesionales quienes llevan las riendas de la mayoría de equipos. Un ejemplo paradigmático de todo esto lo encontramos en el Valencia CF. La llegada del constructor Juan Soler a la entidad blanquinegra en el verano de 2004 dio inicio a una época de grandes gastos y escasos éxitos deportivos. La deuda del Valencia se disparó hasta el punto de que en 2009 llegaron a peligrar las propias nóminas de los futbolistas. Fue entonces cuando Manuel Llorente se hizo cargo del club para llevar a cabo una impopular política de contención del gasto y venta de los grandes referentes del equipo.

El caso valencianista no es el único. Atlético de Madrid o Sevilla FC son otros de los conjuntos que han pasado de pelear de tú a tú con Barça y Madrid a competir por objetivos más modestos. El Deportivo de la Coruña, campeón de liga en el año 2000, ha solicitado incluso el concurso de acreedores y ha estado muy cerca de descender a 2ªB por impago. Y mientras los otrora «animadores» del campeonato luchan por sobrevivir económicamente, Barça y Madrid siguen pagando cantidades astronómicas por la contratación de futbolistas. Una dinámica que desde luego resta mucho atractivo a la competición.

Fuente: elEconomista

Foto: JAN Solo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...