La automoción española despega por su conocimiento del mercado

Los coches fabricados en España suponen más del 20% de las ventas del sector en 2014 y consolidan los buenos datos registrados en 2013.

Hablar de coches en España es hacerlo de las grandes plantas de las principales compañías extranjeras que operan en nuestro país. Ford, Citroën, Seat o Volskwagen son algunas de las más conocidas y que más empleo crean, lo que constituye a su vez una espléndida carta de presentación. Y es que, más sensibilizado quizá con los problemas del mercado laboral, los españoles que han adquirido un vehículo en los últimos tiempos han apostado claramente por aquellos modelos fabricados en España. El sector lo sabe y lo estimula.

Consciente de que los grandes cambios en los hábitos de consumo a consecuencia de la crisis tardarán mucho tiempo en revertirse, no tenía ningún sentido que las marcas de automoción siguieran apostando por sus líneas clásicas (principalmente, berlinas). El consumidor español medio precisa de un vehículo económico, con bajo consumo de combustible y muy funcional. Utilitarios y compactos encajan a la perfección con este perfil y por ello las ofertas han sido especialmente insistentes entre estas gamas. Modelos como el Seat Ibiza o el Dacia Sandero dan buena prueba de ello.

El Seat Ibiza fue el vehículo más vendido en España en 2013 y sigue siéndolo en lo que llevamos de 2014, mejorando además los datos del pasado ejercicio. Este modelo, fabricado en Barcelona, es uno de los más competitivos del mercado por no haber dejado de adaptar su precio a medida que iba agravándose la crisis. El resultado, una gran cuota de mercado y una imagen de marca popular y dinámica muy consolidada. Idéntico camino espera recorrer el Sandero, cuya caja de cambios es de factura sevillana.

Analizando las cifras de ventas, se observa que los seis modelos más vendidos en España han sido fabricados total o parcialmente en nuestro país. En tabla liderada por el Ibiza le siguen el Citröen C4, el Seat León, el Renault Mégane, el Opel Corsa y el Volskwagen Polo. En total, más del 20% de los coches adquiridos por los conductores españoles en lo que llevamos de año llevan la etiqueta ‘Made in Spain’. Nuevos tiempos, nuevas realidades.

Vía: Expansión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...