La agresiva operación de Burger King le permite trasladar su sede fiscal a Canadá

La cadena de hamburgueserías se fusiona con Tim Hortons en una operación que le costará 11.000 millones de dólares. La sede corporativa estará en Canadá.

Burger

La que estaba llamada a ser una de las grandes operaciones del verano no ha defraudado las expectativas. La cadena de comida rápida Burger King ha cerrado un acuerdo con la canadiense Tim Hortons para integrar ambas firmas en una ‘supercompañía’ del sector. No en vano, la empresa resultante se convertirá en la tercera mayor empresa de esta temática en todo el mundo. Sin embargo, la fusión parece que va a reportar otros beneficios colaterales a la compañía norteamericana, que podrá disfrutar de mejores condiciones fiscales.

Uno de los flecos del acuerdo es precisamente la instalación en Canadá de la sede social de la firma resultante, lo que permitirá a Burger King pagar menos impuestos de los que actualmente abona en Estados Unidos. Todo ello no mermará la singularidad de los establecimientos, ya que tanto los norteamericanos como Tim Hortons seguirán utilizando su denominación y su imagen corporativa actuales. De este modo, el cliente no percibirá ni por fuera ni por dentro ningún cambio significativo. Todo lo contrario de lo que ocurrirá en los despachos.

El desembolso que ha tenido que acometer la segunda mayor cadena de hamburgueserías de EEUU asciende hasta 11.000 millones de dólares, una cifra que ha sido posible gracias a la entrada en el negocio de una de las firmas inversoras de Warren Buffet. El gurú de Omaha ha puesto sobre la mesa 3.000 millones de dólares, acelerando así la compra pero renunciando a cualquier responsabilidad en la gestión de la firma, quedando únicamente como inversor. Con todo, el principal accionista será Jorge Paolo Leman, que controla el 70% de Burger King.

Dado que Tim Hortons se dedica preferentemente al café y a la bollería, los negocios de cada firma son complementarios. Para los canadienses se trata además de la segunda ocasión en la que intentan entrar con fuerza en el mercado norteamericano. Hace más de veinte años, Hortons se alió con la cadena de restaurantes Wendy’s, pero los resultados no convencieron a los accionistas y las empresas se separaron una década después. Veremos si ahora funciona.

Vía: El País.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...