Koiki, una ‘startup’ de mensajería con trasfondo social

Esta empresa gestiona el envío de compras a domicilio en distancias reducidas. Incorpora como trabajadores a personas en riesgo de exclusión social.

El Compromiso Social Corporativo (CSC) es un concepto que está adquiriendo un gran protagonismo en los planes a medio y largo plazo de empresas de todos los tamaños. Si tradicionalmente se vinculaba estas medidas con las compañías de mayores dimensiones, por su alcance y sus recursos, los negocios más modestos también quieren poner su granito de arena. Koiki, por ejemplo, es una ‘startup’ que no solo ha cosechado un gran éxito con un interesante servicio de mensajería sino que promueve activamente la inserción laboral de colectivos sociales marginados.

En un sector donde parece que todo está inventado (circunstancia que se aprecia en muchos otros, dicho sea de paso, pese a que siempre haya ideas que nos sorprendan), la ‘startup’ vasca ha puesto el acento en la gestión de envíos de paquetes entre zonas próximas. Se trata de la tramitación de lo que en este ámbito se conoce como ‘última milla’, esto es, distancias muy cortas y, por lo general, poco rentables para las grandes compañías. Su servicio cumple, además, una doble labor social.

En primer lugar, las personas encargadas de recoger los productos comprados desde cualquier web y llevarlos hasta la ubicación deseada por el cliente están en riesgo de exclusión social. Sus posibilidades de acceder al mercado laboral son todavía muy reducidas y Koiki demuestra que pueden ser muy aptas si se les dota de la logística necesaria. Segundo, los clientes que se sirven de este servicio pueden ser también personas con problemas de movilidad que no puedan recorrer las reducidas distancias entre sus domicilios y las tiendas de bienes de primera necesidad.

La labor cívica de Koiki no ha pasado desapercibida ni para las Administraciones ni para los inversores. En 2015, recibió el premio a la Mejor Empresa Europea de Innovación Social, imponiéndose a 341 empresas de todo el viejo continente. Diferentes asociaciones de personas con discapacidad física o psíquica también han respaldado a la ‘startup’ desde sus orígenes. Entre los inversores, los fondos Creas Desarrolla, Seed Capital Bizkaia y Ship2B han financiado con 900.000 euros esta iniciativa.

Vía: Loogic.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...